Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Oliver marcó el día 5 como límite para tener el dinero

El máximo accionista del CF Reus apura los plazos y sigue sin cerrar ninguna operación de venta del club. Corre el riesgo de que la SAD pierda todo su valor

Diari de Tarragona

Whatsapp
Alba Mariné

Alba Mariné

El día 5 de diciembre como fecha límite para la entrada de dinero. Así lo anunció al vestuario Joan Oliver hace precisamente poco más de una semana, en la última toma de contacto con los jugadores. El máximo accionista explicó que la negociación con el inversor árabe iba por buen camino y que esperaba que para ese día, que es mañana, se solucionaran las deudas con jugadores, empleados y cuerpo técnico, además de con algunos proveedores. A los futbolistas, empleados y técnicos se les debe dos meses y tres semanas de sueldo. 

A 3 de diciembre todavía no ha trascendido un acuerdo de venta del club. El propietario agota plazos y ofrece poca información sobre las negociaciones. Nadie, ni siquiera en el mismo Reus, conoce a ciencia cierta qué está ocurriendo con todo el proceso.
Ni siquiera los futbolistas han vuelto a tener noticias directas del máximo accionista, que sólo se personó en el club en el sábado, acompañado por el abogado Pere Mellado, para presenciar el partido ante el Mallorca. 

Una negociación eterna
La negociación con el inversor árabe sigue sin cerrarse y se está haciendo eterna. Ha vivido capítulos de todo tipo y en algún momento ha llegado a romperse. En este caso, el diálogo sigue abierto, aunque el entendimiento aún no se ha sellado. Oliver podría manejar otras opciones algún plan B, aunque el tiempo se le viene encima. 

Los futbolistas, que disfrutan de días de fiesta semanales hasta precisamente mañana, pueden empezar a poner denuncias el día 10, con el cumplimiento de la tercera nómina sin cobrar y eso acabaría suponiendo un drama para el Reus. Según la normativa de la Asociación de Futbolistas Profesionales, después de esas denuncias, los jugadores quedarían libres para negociar con cualquier otro club y además con el mercado invernal a la vuelta de la esquina. Se abre el 1 de enero.

Oliver puede correr el riesgo de que la Sociedad Anónima pierda su valor si el equipo acaba hundiéndose en zona de descenso y sus mejores jugadores prefieran marcharse en el mercado de invierno. 
Da la impresión de que, en las próximas horas, esta agonía que el CF Reus está sufriendo en los últimos meses va a tener un final. Para bien o para mal. La llegada de una solución se encuentra ya en el descuento.

Temas

Comentarios

Lea También