Onolfo asegura que depositará 30.000 euros para que el CF Reus juegue en Tercera

El máximo accionista del club rojinegro afirma que Joan Olivé y Jan Laporta le engañaron y que el Ayuntamiento incumple el acuerdo firmado

Marc Libiano

Whatsapp
Clifton Onolfo en el centro y acompañado de sus asesores. FOTO: M.L.

Clifton Onolfo en el centro y acompañado de sus asesores. FOTO: M.L.

El todavía propietario del CF Reus, Clifton Onolfo, llegó ayer a Reus procedente de estados Unidos después de cinco meses y lo hizo para mandar un mensaje claro, acompañado de sus asesores y abogados, entre ellos el reusense David Peña. Además intentó desmentir todas las acusaciones hacia él y su gestión que han terminado con el club metido en plena ley concursal, dos descensos por problemas financieros y un futuro incierto.

En una rueda de prensa programada nada más pisar tierras reusenses, el propietario pudo expreserse ante el foco. Necesitó improviar la conferencia en el bar del Estadi, ya que no fue autorizado para celebrarla en las mismas instalaciones municipales.
Onolfo quiso remarcar que el CF Reus jugará, como mínimo en Tercera División, y el lunes se depositará en efectivo en la sede de la Federació Catalana de Futbol (FCF) los 30.000 euros necesarios para inscribir el club en la división autonómica. Todo quedará a expensas, eso sí, de las denuncias de los jugadores, que todavía la SAD no ha saldado. «Estamos hablando con la Asociación de Futbolistas. El Reus ha sido castigado por cosas que no tiene precedentes anteriormente», reconoció.

El engaño de Oliver 
El máximo accionista americano cargó contra Joan Oliver y Jan Laporta acusándoles de mentir y engañarle cuando le vendieron la SAD, a finales del pasado mes de enero. «Gran parte del daño ha sido por su culpa. No estamos relacionados con ellos y actuaremos contra ellos», admitió de forma tajante. «Tenemos un contrato firmado que nos dice que la deuda es de cuatro millones de euros, cuando la deuda real del club sube a ocho, después de todos los análisis de las cuentas que hemos realizado».
Onolfo no se olvidó del papel de la ciudad en toda esta crisis de la SAD. Señaló claramente al Ayuntamiento. «Por escrito se comprometieron a ayudarnos y nos hemos encontrado todo lo contrario. No han colaborado en nada».

El americano no da por perdida la plaza de Segunda B que la Federación Española le quitó al Reus hace un par de semanas por no haber depositado la fianza de 400.000 euros que exige la normativa. «La Federación dispone de los 400.000 euros de aval que nosotros ingresamos como fianza. Con ellos, si quieren, pueden pagar a los jugadores. Tenemos derecho a competir en Segunda B y lucharemos por ello».
A nivel de números, el propietario advirtió que cuando se hicieron cargo del club, con el equipo en Segunda A, la SAD disfrutaba de un valor de 20 millones más otros seis correspondientes a la plantilla. A la semana, con la expulsión de LaLiga, «nos quedamos sin activos económicos. Nunca en la historia del fútbol FIFA se había expulsado a un equipo como expulsaron al Reus».

El dinero, para empleados
El propietario rojinegro defendió al trabajo de la Fundació, algo sorprendete cuando unos días antes había criticado con dureza su creación, y también avaló el papel del administrador concusal, David López. Confirmó a Calderé como primer entrenador del equipo y a David Cabildo como técnico del filial. Gerard Escoda se convertiría en el director deportivo.
Finalmente, el americano comunicó que todo dinero pendiente que reciban de LaLiga y de Oliver, si es que lo reciben, irá destinado a pagar las nóminas pendientes de los exempleados de la SAD.

Temas

Comentarios

Lea También