Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Óscar Freire, un campeón mundial de ciclismo en el Rally Catalunya

El exciclista cántabro, tres veces campeón del mundo, ha debutado este fin de semana en el Mundial de Rallys al volante de un KIA

Raúl Cosano

Whatsapp
Óscar Freire (derecha), junto a su vehículo con el que compite. Foto: Race Seven

Óscar Freire (derecha), junto a su vehículo con el que compite. Foto: Race Seven

La edición recién concluida del Rally Catalunya, disputada de nuevo íntegramente en las carreteras de la provincia, ha contado con algunas participaciones ilustres. Una de ellas ha sido la de alguien no asociado por el gran público al mundo del motor. Se trata de Óscar Freire, tricampeón mundial de ciclismo y todo un mito de la disciplina tanto en España como a nivel internacional. Al célebre corredor cántabro, retirado del profesionalismo en 2012 tras una trayectoria llena de éxitos, se le ha podido ver tomando las curvas al volante de su KIA Pro-Cee’d GT N3, portando el dorsal 113 y compitiendo como uno más al máximo nivel. El Rally Catalunya ha sido la primera incursión de Freire en el Campeonato del Mundo de la especialidad. 

Su participación ha supuesto un salto de gigante para un Freire que, después de la retirada del ciclismo, hace ahora cinco años, aprovechó su pasión por los coches deportivos y la velocidad para iniciar su carrera como piloto. El mito ciclista ha debutado en la competición mundialista formando la dupla cántabra con el copiloto Gabino Martínez. Ambos han corrido bajo los colores del Año Jubilar Lebaniego 2017 y de la Red de Concesionarios Numar Motor y Asturconsa, pertenecientes al Grupo Auto Gomas. 

Óscar Freire, durante su participación en el Rally Catalunya. Foto: Race Seven

Freire ha competido con un coche construido en las instalaciones de la estructura Race Seven, el equipo que les ha asistido en la prueba celebrada en Tarragona. El exciclista de Torrelavega ha ido poco a poco cogiendo experiencia en el mundo del rally. Ha logrado bagaje en las citas asturianas del Campeonato de España de Rallys, así como en diversas participaciones regionales. Freire se ha sentido durante estos días un privilegiado. Así hablaba antes de la carrera: "Mis expectativas pasan sobre todo por vivir esta experiencia de estar rodeado de los mejores pilotos del mundo, con quienes obviamente no voy a pelear ni por nivel, ni por categoría en la que partimos encuadrados. La intención es acabar las tres etapas del rally y disfrutar de una oportunidad de las que sólo surgen una vez en la vida". 

Freire debutó en 2015 en el Rallysprint de Medio Cudeyo (Cantabria) al volante de un Citroën DS3. Desde entonces, se ha fogueado sobre el asfalto y la tierra, gracias a la oportunidad que le ha brindado José Emilio Criado, gerente del Grupo Auto Gomas, y en su día 'mecenas' de Dani Sordo, también cántabro, y principal referencia española en el mundial de rallys en la última década. 

Óscar Freire, en su coche. Foto: Race Seven

En esta incursión, el corredor que mantuvo un idilio especial con el maillot arco iris de campeón del mundo no tenía más pretensión que la de disfrutar de la experiencia, e incluso se ha llegado a tomar con humor su actuación. "Yo sufro tanto como si fuera subiendo puertos todo el día. En cambio, el resto parece que van llaneando", dijo al final de una etapa. 

El corredor no ha podido cumplir con su objetivo de finalizar la prueba. De hecho, la experiencia ha acabado siendo algo amarga. Sólo aguantó las tres primeras especiales del viernes. Se le rompió la dirección asistida del Kia y ya no pudo salir a pilotar en los tres tramos de la tarde ni reengancharse en la segunda jornada. En total, completó unos 58 kilómetros, los correspondientes a los tramos de Caseres, Bot y la Terra Alta. A pesar de todo, el balance, por la experiencia entre la elite, fue muy positivo. 

Óscar Freire, que ahora tiene 41 años, está considerado como uno de los mejores sprinters de su época. Brilló especialmente agenciándose triunfos en etapas y en clásicas. Además de ser campeón mundial en 1999, 2001 y 2004, ganó tres veces la Milán San Remo y se llevó victorias nunca antes logradas por corredores españoles: el Giro de la Provincia de Lucca (2003), la Flecha Brabanzona (2005, 2006, 2007), la Vattenfall Cyclassics (2006), la Gante-Wevelgem (2008), el maillot verde del Tour de Francia (2008) y la París-Tours (2010). 

 

Temas

Comentarios

Lea También