Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Pablo Abián, oro en bádminton

El jugador español se impuso en tres sets al francés Maurice Corvee en una final tremendamente disputada

Juanfran Moreno

Whatsapp
Imagen de un punto de la final entre Abian y Corvee. Foto: Pere Ferré

Imagen de un punto de la final entre Abian y Corvee. Foto: Pere Ferré

Pablo Abián ha conseguido la medalla de oro en bádminton después de imponerse en una durísima final al francés Maurice Corvee en tres sets (21-23, 21-15 y 21-17)

La primera manga comenzó con un Pablo Abián dominador y dejando claro que sus opciones por conseguir el oro eran firmes. Por su parte, el francés Corvee solo podía intentar cortar la sangría e intentar que la diferencia en el marcador no fuese insalvable a las primeras de cambio. Lo consiguió a base de fe y tesón ya que consiguió colocar el marcador del 8-3 al 8-6.

Tras ese comienzo que hacia presagiar que el set podía caer fácilmente del lado español, el partido entró en un intercambio de puntos emocionante. No obstante, Abián volvió a demostrar su gran estado de forma y volvió a encadenar una serie de puntos que le permitieron volver a abrir brecha en el marcador (14-10).

Esa segunda renta en el marcador la desaprovecharía el jugador español para  desplegar un juego brillante que despertó la admiración de los presentes. No obstante, el francés seguía empeñado en plantar batallas hasta el final y se volvió a meter en el set de lleno (17-15).

Al final del primer set se llegó con empate a 19 en el marcador. Abián tiró de personalidad para buscar llevarse la manga. Su juego fue ofensivo, mientras que el francés se limitaba a defenderse como podía. Finalmente, la táctica de Corvee funcionó y ante dos remates imprecisos de Abián que se marcharon fuera se llevo el primer set por un ajustado 23-21.

Lejos de acusar el golpe de haber caído en el primer set de manera injusta, Abián se vino arriba y comenzó el segundo set como el primer, mandando de manera clara en el marcador (8-1). Un claro golpe en la mesa para dejar claro que nada estaba perdido.

Sin embargo, el francés volvió a tirar de fe para volver a recortar la distancia en el marcador (8-5). En todo caso, Abián no quería que la tónica del segundo set fuese como la de la primera manga y volvió a abrir otra brecha importante (11-5). El jugador español supo gestionar la ventaja aunque no sin sufrimiento y finalmente se llevo el segundo set por 21-15.

La tercera manga comenzó con un Corvee totalmente recuperado y desatado que rápidamente estableció una brecha importante en el marcador (0-5). Abián se desesperaba. De repente, se había desconectado de la final cuando más de lleno se había metido. No obstante, el jugador español fue recuperando sensaciones y recortando distancias (7-5). La reacción se completó cuando la igualdad volvió a reinar (8-8).

El ecuador de la última manga se desarrolló en un constante intercambio de golpes. Ninguno de los dos jugadores quería irse de la final. Sin embargo, Abian pisó el acelerador e incrementó su nivel ofensivo. Volvió a ser más agresivo y eso le benefició en el marcador (17-12). La ventaja era muy claro. Tenía el oro en la mano después de un aluvión de puntos.

La ventaja fue determinante. El español no falló y cosechó el oro (21-17). Un triunfo brillante y otro oro más para España.

Temas

Comentarios

Lea También