Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pablo Gor, un tarraconense en la nueva Copa Davis de Gerard Piqué

El extenista se ha incorporado al área deportiva y de competición de Kosmos Tennis, el grupo inversor fundado y presidido por el futbolista del Barça

Francesc Joan

Whatsapp
Pablo Gor junto a la pista central del Tennis Tarragona, el club donde se formó como jugador y del que es socio. FOTO: Pere Ferré

Pablo Gor junto a la pista central del Tennis Tarragona, el club donde se formó como jugador y del que es socio. FOTO: Pere Ferré

Pablo Gor (Tarragona, 1993) sigue atento desde la grada el intenso peloteo que dos jóvenes tenistas mantienen en la pista central. Hasta hace pocos años era él quien soltaba el brazo. Quien imprimía a menudo velocidad a la bola con su raqueta, o ralentizaba el juego cuando le interesaba. Siempre con el objetivo de hacer correr a sus rivales y ganar cada punto. Se conoce casi como la palma de su mano esa misma central del Club Tennis Tarragona que abandonaba con las zapatillas completamente embadurnadas del color rojizo de la arcilla.

Como cualquier chaval de los que actualmente conforman la prolífica cantera de la entidad tarraconense también él entrenó y se esforzó para tratar de llegar a ser profesional algún día. Pablo intentó dar un salto de calidad a su trayectoria con 17 años. «Mis padres me habían inculcado que no dejara para nada los estudios hasta bachillerato. Y que una vez acabado, probara un año de dedicación plena al tenis si me apetecía. Y así fue», explica.

Su experiencia se inició en agosto de 2011 en la academia de tenis que la Federació Catalana regentaba en Cornellà. «Entrenaba mañanas y tardes, mejoré en el juego y no me iba mal. Llegué a ganar un punto ATP, y tuve ránking internacional. Hasta que sufrí una rotura del abdominal que me mantuvo lesionado durante dos meses. En ese momento quizás quise correr demasiado en la recuperación. Y empecé a dudar de mis posibilidades reales en el tenis».

Su intento duró hasta marzo del año siguiente, cuando apostó por retomar los estudios que, de hecho, no había abandonado ya que durante ese año de dedicación al tenis se había matriculado en una ingeniería a través de la UNED. 

Llegó entonces la que considera que fue la mejor decisión de su vida: marcharse a Estados Unidos con una beca completa gracias a su nivel tenístico. «Pasé mis cuatro mejores años. Cursé Económicas y Negocio Internacional en la Armstrong State University, en Savannah (Georgia). Y jugué la liga universitaria con ellos».

Para Pablo fue una experiencia única, que recomienda a quien disponga de esa oportunidad: «Los estudios se adaptan a los entrenamientos y a la competición, algo que todavía es imposible en España. Es genial porque compites por todo el país; promocionan los partidos al máximo y te sientes en la élite».

De esos cuatro años guarda entre sus recuerdos tenísticos su enfrentamiento con el británico Kyle Edmund, entonces situado entre los 300 primeros jugadores del mundo y actualmente número 24 de la ATP, en uno de los challenger ITF de la zona.

Pablo Gor forma parte de un equipo de trabajo que cuenta con Albert Costa y Galo Blanco 

Aquella etapa culminó con unas prácticas laborales en la Universidad de Miami, donde trabajó en el departamento de deportistas, marketing y patrocinio, y también en el departamento de marketing y comunicación del Miami Open.Experiencias que le sirvieron, en su regreso a Europa, para enrolarse primero en la Euroliga de baloncesto y en el Real Club de Polo después.

Su formación académica y tenística le ha valido ahora a Pablo Gor para incorporarse a Kosmos Tennis, el grupo inversor fundado y presidido por el futbolista del FC Barcelona Gerard Piqué. Lleva dos meses en el área de deporte y competición de la empresa, que gestionará la Copa Davis a partir de este año, y durante 25, tras el acuerdo alcanzado con la Federación Internacional de Tenis.

La próxima edición, de hecho, presenta ya buena parte de sus revolucionarias novedades: se jugará comprimida en una sola semana
-del 18 al 24 de noviembre- con la presencia de los 18 mejores equipos del mundo; las eliminatorias constarán únicamente de dos partidos individuales (a tres sets) y un doble (con super tie-break en el tercer set); los partidos serán sobre la superficie dura de La Caja Mágica de Madrid; y habrá un mínimo de cuatro jugadores y un máximo de cinco inscritos por cada federación.     

El tarraconense forma parte de una estructura que se ha puesto a trabajar con el objetivo de evolucionar la Copa Davis y el tenis. El equipo cuenta con unos 25 empleados, entre ellos los exjugadores profesionales Albert Costa (director del evento) y Galo Blanco (director deportivo).

Pablo está muy ilusionado con este nuevo proyecto. «Kosmos Tennis va a gestionar la Copa Davis desde todos los ámbitos y supone un reto mayúsculo. Este primer año, además, resulta esencial para que todo funcione a la perfección: necesitamos que los jugadores estén cómodos y que las gradas se llenen en cada eliminatoria (los partidos de cada selección se jugarán de forma consecutiva)», explica.

Los grandes ganchos de esta Copa Davis llamada a revolucionar el tenis serán Novak Djokovic (Serbia), Roger Federer (Suiza) y sobre todo Rafa Nadal (España) al jugarse en Madrid.

Temas

Comentarios