«Para el deportista el confinamiento es como una lesión»

Deporte. Los psicólogos deportivos Alex Barros y Vicenç Raluy dan las claves para que jugadores y entrenadores lleven lo mejor posible el periodo de confinamiento

Jaume Aparicio

Whatsapp
Bernabé Barragán realiza ejercicios en su domicilio durante el confinamiento. foto: nàstic

Bernabé Barragán realiza ejercicios en su domicilio durante el confinamiento. foto: nàstic

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus Covid-19 ha paralizado, entre otras muchas cosas, el deporte. Todos los deportistas han visto interrumpida su actividad profesional y obligados a seguir manteniendo su estado de forma con la incertidumbre de no saber cuándo regresará la competición. Si es que lo hace esta temporada.

Esta situación, completamente nueva, supone un desafío físico y también psicológico para el deportista. Los psicólogos deportivos Alex Barros y Vicenç Raluy comparan la situación con «la de una lesión y el proceso de recuperación, en cuanto a la incertidumbre y a los tiempos, ya que no conocemos ni el momento en que vamos a poder entrenar con normalidad».

Barros y Raluy señalan que «en una situación como esta lo importante esta es entender y aceptar lo que está pasando». Para ello recomiendan informarse de las noticias «una o dos veces al día», para evitar caer en la ansiedad. De esta manera se puede entender, dicen los psicólogos, que hay «aspectos que no están bajo nuestro control» y así «enfocarnos hacia lo que depende de nosotros». Porque lo que necesita el deportista son «certidumbres y foco».

El aumento del tiempo libre durante el confinamiento también suele ser un elemento distorsionador de la realidad habitual. En este sentido, Barros y Raluy convienen en la necesidad de «saber gestionar nuestro tiempo de manera adecuada». Para ello sugieren «organizarnos una rutina clara, pero flexible, teniendo en cuenta todos los elementos que queremos que formen parte de ella (personal, deportiva, lúdica, social, formativa/laboral) e irla siguiendo de manera más o menos regular nos va a ayudar a encontrar el bienestar personal».

Además recomiendan dedicar más tiempo a esos ámbitos que la rutina habitual nos lleva a dedicarle menos tiempo del que nos gustaría: «Es un buen momento para acercarnos a nuestros seres queridos y dedicarles tiempo (aunque sea virtualmente) además nos puede hacer más llevadero este momento». Además, aseguran, «es una oportunidad para potenciar la carrera dual del deportista, que puede encontrar dificultades para compaginar con su vida diaria, e incluso para dedicar más tiempo a aficiones».

Estar preparado

Los psicólogos apuntan a que «el deportista necesita certidumbres» como saber qué aspectos debe y puede mejorar. Pautas que pueden llegar a través de los técnicos, clubes, federaciones, etc. aunque habrá información que no estará a su alcance y otra que la podrán conseguir del autoconocimiento.

Los deportistas suelen trabajar en base a objetivos que les ayudan a mantener la motivación y el foco en lo que quieren conseguir. Álex Barros y Vicenç Raluy aconsejan flexibilizar esos objetivos. Asimismo, consideran esencial «generar espacios (diferenciados para cada actividad) y tiempos para su desarrollo, y introducir el entrenamiento dentro de la rutina global diaria/semanal establecida».

En este proceso, consideran al entrenador «es una pieza fundamental, ya que puede ayudar a marcar las pautas que el deportista debe seguir». Los psicólogos deportivos recomiendan a los técnicos «generar encuentros regulares con el deportista, para establecer elementos de puntuación para que vaya registrando su evolución, y/o con el equipo vía digital» con vistas a fomentar competiciones internas o alguno de los ‘challenges’ que estamos viendo y que se están popularizando estos días  para mantener o incrementar la esencia de equipo durante el tiempo que continúe esta situación».

También es buen momento, indican, para que el entrenador pueda trabajar con el material gráfico «con el propósito que el deportista visualice sus actuaciones, o las de otros deportistas y así reforzar sus puntos fuertes, e intentar progresar en aspectos en los que pueda tener más dificultades». Así se puede conseguir «que el deportista no se distancie tanto de la práctica, y reflexiones sobre la toma de decisiones».

Barros y Raluy aconsejan a los clubes contactar con un psicólogo deportivo para «ayudar a construir las rutinas diarias y planificar, tanto a deportistas como a entrenadores, así como realizar entrenamiento en habilidades psicológicas con la idea de que estas herramientas puedan aplicarlas en los momentos futuros de competición».

«El objetivo no es estar al 100%, sino estar lo mejor posible para cuando esto pase», concluyen.

Temas

Comentarios

Lea También