Más de Deportes

Pere Varias, entre la pizarra y el cava

Hockey. El técnico del Calafell lidera su proyecto empresarial en el sector del cava y lo compagina con su pasión deportiva

Marc Libiano

Whatsapp
Pere Varias, entre la pizarra y el cava

Pere Varias, entre la pizarra y el cava

Las raíces vitales de Peres Varias (1975) no son dudosas. Su lugar desde la cuna se encuentra en Sant Sadurní, la cumbre del cava y una de las canteras más prestigiosas del hockey, el lugar que ha logrado convertir casi en patrimonio de la humanidad un licor que reúne tradición y arraigo, además de exquisitez. 

Varias nunca ha podido dedicarse al hockey de forma exclusiva, ni en su época de jugador ni, de momento, ahora, cuando intenta consolidar su figura como entrenador. Eso le ha llevado a compaginar la tarea profesional y la pasión. Desde los cinco años que se ha relacionado con unos patines y un stick. Ahora ya cumple los 46 y el apetito competitivo no se ha agotado.

«Me hubiera gustado disfrutar del hockey desde un prisma profesional, porque creo que el rendimiento sería mucho mejor, pero a día de hoy no se ha dado la oportunidad», confiesa el protagonista. Cava Varias es su obra maestra empresarial. Compró la empresa en 2003, una propuesta que comparte con su hermano Jordi y que dispone de seis trabajadores. La idea resiste a los tiempos difíciles de pandemia y apuesta por crear un producto atractivo y a la altura de la exigencia de Sant Sadurní. 

El actual técnico del Calafell debe dividir su tiempo entre esas dos necesidades vitales que ahora mismo componen su día a día, además de su familia. Padre de dos niños y una niña, resultaría casi imposible mantener viva esa vocación por el hockey sin la comprensión de su entorno. «Tengo mucha suerte, porque sin el apoyo en casa, ahora mismo no sería entrenador». Con 40 años de dedicación al hockey, la ilusión por ampliar conocimientos y carrera como estratega se mantiene vigente. «Dedico entre seis y ocho horas semanas al trabajo de análisis del rival con la herramienta del vídeo, además de los entrenamientos. Tengo colaboradores que me ayudan», destaca.

Varias, que ya ha anunciado que dejará el Calafell para volver al Noia la próxima temporada, tiene relación con la industria del cava desde la plena juventud. Mientras se convertía en el capitán y referencia del Noia Freixenet en la pista, laboraba como administrativo en un negocio del sector. 

Ese conocimiento de la gestión le llevó a dar el paso, junto a su familia, en la compra de su propia marca, que hoy ya cuenta con prestigio en la zona de l’Alt Penedès y a nivel de Catalunya. «Hemos contratado a un enólogo y mi hermano y yo nos dedicamos más a la parte de gestión», detalla. 

Hockey y cava, dos actividades tan distintas que en Sant Sadurní han encontrado lazos comunes irrompibles. El caso de Pere Varias es un ejemplo indiscutible.

Temas

Comentarios

Lea También