Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pol Ballesteros, la esperanza del Nàstic que conquista Sabadell

Cedido en el conjunto arlequinado, el extremo de Vilassar de Mar está completando un muy buen año en Segunda División B

Juanfran Moreno

Whatsapp
Pol Ballesteros en un partido con el Sabadell esta temporada. Foto: Sabadell

Pol Ballesteros en un partido con el Sabadell esta temporada. Foto: Sabadell

Milita en el Sabadell un futbolista que puede ser importante para el futuro inmediato del Nàstic. Para la temporada que viene, en concreto. Pol Ballesteros (Vilassar de Mar, 1996) es un jugador propiedad del conjunto grana que está temporada está militando en el equipo arlequinado en calidad de cedido.

En su primera campaña en la categoría de bronce del fútbol español, Ballesteros está creciendo a pasos agigantados. Desde la llegada de Kiko Ramírez al banquillo del Sabadell su participación se ha disparado y traducido en tangibles. Son seis las titularidades consecutivas que acumula y las ha redondeado con dos goles. En total, son 20 partidos los que ha jugado en lo que va de curso y tres goles en total.

Óscar Cáceres, uno de los periodistas que sigue el día a día del Sabadell, no duda en confirmar que desde que “llegó Kiko Ramírez tras la destitución de Toni Seligrat está siendo el mejor de este Sabadell y lo está demostrando partido tras partido”.

Pol Ballesteros se trata de un extremo con un potencial descomunal. La temporada pasada fue un futbolista que marcó diferencias en la Pobla de Mafumet. Habilidoso en el uno contra uno, con mucha velocidad, capaz de jugar en ambas bandas y sobre todo con personalidad. Este último resulta un valor indispensable para hacerse un hueco en la élite del balompié, aunque en muchas ocasiones se le resté una importancia que sí que merece.  De hecho, Cáceres asegura que “es un jugador muy humilde al que se le ve muy entregado con el proyecto y se trata de uno de los jugadores más queridos de la afición”.

Todavía se recuerda en el Municipal de la Pobla el gol que consiguió la temporada ante el Santfelieunc en la jornada 36 de campeonato. Un tanto de bella factura que llegó tras una jugada personal en la que sorteó a diversos rivales haciendo gala de su regate para terminar definiendo con una frialdad despampanante. Con ese gol, Ballesteros terminó de presentarse en sociedad.

Su interesante año le sirvió para llamar la atención de un Sabadell que le reclutó para un proyecto atractivo en Segunda División B. Lo cierto es que la temporada del conjunto arlequinado no está siendo buena a nivel colectivo y por ello ocupa la posición que ocupa en la tabla.

Batallando contra el descenso

En estos momentos, el Sabadell está situado en la 15ª plaza con 33 puntos, solo dos por encima de un Ontinyent que marca el descenso. Una situación critica y que va a obligar a los arlequinados a pelear por la permanencia hasta el final. En ese contexto se está desenvolviendo con soltura un Pol Ballesteros que se está erigiendo como uno de los principales argumentos ofensivos de Kiko Ramírez.

El Nàstic camina ahora en un terreno de incertidumbre doloroso. No sabe si su futuro está en Segunda o en Segunda B y ya tiene que comenzar a pensar en la próxima temporada. Ya saben, el fútbol como la vida va demasiado deprisa. Lo que está claro es que Pol Ballesteros es una opción a tener muy en cuenta para la próxima temporada.

Para el periodista de Sabadell no hay dudas: “Pol Ballesteros podría estar jugando en el Nàstic sin problema. Yo tengo asumido que la temporada que viene va a estar el Nàstic porque tiene calidad de sobras para estar en Segunda División o en Segunda B”. El conjunto grana añora la figura de un jugador desequilibrante en banda, quién sabe si lo tiene en casa.

Temas

Comentarios