Portería cero desde pretemporada

Solo el FC Barcelona ha conseguido perforar la meta grana

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Gonzi controla el esférico durante el encuentro amistoso en Paterna ante el Valencia Mestalla. foto: nàstic

Gonzi controla el esférico durante el encuentro amistoso en Paterna ante el Valencia Mestalla. foto: nàstic

Cualquier buena construcción requiere de unos cimientos consolidados. Unos fundamentos que en el fútbol suelen consistir en establecer un bloque defensivo consistente. Toni Seligrat inició ese proceso el curso pasado. Nada más llegar se fijó como principal objetivo mantener la portería cero. Lo consiguió en cuatro de los quince partidos de liga que dirigió. Pero fijó una base que ha superado incluso los meses de inactividad.

En los primeros partidos de pretemporada el Nàstic ha ofrecido una excelente imagen. Buena parte de culpa la tiene el rendimiento defensivo. El equipo apenas ha concedido ocasiones a sus rivales. De los cuatro partidos disputados, solamente ha recibido goles en el amistoso que le enfrentó al FC Barcelona. Messi y compañía han sido los únicos en romper el muro tarraconense.

Pero no fue el delantero argentino el que consiguió superar la zaga grana. Ousmane Dembélé se aprovechó de uno de los pocos errores defensivos que han cometido los futbolistas del Nàstic en esta pretemporada. Un centro de Sergi Roberto desde la derecha, que Marc Trilles no llega a despejar y que Albarrán se mostró blando permitieron al aleatorio extremo galo anotar el primer tanto culé en los primeros minutos del partido. Parecía que con Messi a los mandos el Nàstic iba a encajar un saco de goles. Nada más lejos de la realidad. El sistema 4-1-4-1 que propuso Seligrat sobre el Estadi Johan Cruyff ofreció sus primeras bondades. El equipo exhibió una organización trabajada y conceptos bien definidos que pusieron serias dificultades a los jugadores azulgranas. Solo pudieron volver a perforar la portería grana desde los once metros con dos penaltis, uno por parte, transformados por Griezmann y Coutinho.

En el resto de encuentros, no solo no ha habido goles en contra, sino que el Nàstic apenas ha concedido ocasiones a sus rivales. En el primer amistoso de la pretemporada, el Horta de Víctor Valdés solo dispuso de una ocasión. Un remate de Víctor Bertomeu que se estrelló en el palo. La robustez sistemática que ofreció el equipo impidieron que el conjunto barcelonés, de Tercera División, pudiera si quiera acercarse con peligro a su área.

Tras el Barça, el duelo ante el Real Zaragoza fue otra prueba de fuego. Los aragoneses son cada año uno de los candidatos al ascenso a Primera División, pero el partido en el Nou Estadi no dieron esa sensación. Ni inquietaron la portería grana y tuvo más problemas en proteger a la suya. En Paterna, ante el Valencia Mestalla, el conjunto tarraconense también terminó el partido sin encajar.

Porteros seguros

El éxito defensivo del Nàstic en esta pretemporada es producto del oficio de todos y cada uno de los futbolistas. Ninguno baja el fuelle ni la tensión. La defensa se ha mostrado como una línea compenetrada. A falta de la competencia que incrementará con el nuevo miembro que aterrizará en las próximas horas, el central vasco Álex Quintanilla, y el regreso de Pol Domingo, en la fase final de su recuperación, se vislumbra una línea más o menos establecida. Albarrán y Joan Oriol están fijos en los costados con Marc Trilles como central indiscutible. El interrogante es sobre la pareja que le acompañará. Si Rueda, Pol Domingo o el sustituto de Goldar, Quintanilla.

No hay que olvidar tampoco el papel de los arqueros. No les han llegado, pero cuando lo han hecho han mostrado buena mano. Gonzi dejó a Braithwaite un mal recuerdo con una intervención espectacular, mientras que Wilfred impone su orden desde la línea de gol.

Falta algo menos de un mes para iniciar el campeonato y es pronto para lanzar las campanas al vuelo, pero el Nàstic tiene buena pinta.

Temas

Comentarios

Lea También