Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Preparados para arbitrar

Los colegiados de la Federació Catalana han asistido a los controles de media temporada. Los trencillas también ascienden o bajan, según los resultados

Gerard Virgili

Whatsapp
Pruebas de árbitro en las instalaciones del Reus Ploms. FOTO: FCF

Pruebas de árbitro en las instalaciones del Reus Ploms. FOTO: FCF

Aunque es el encargado de ver cumplido el reglamento y cuenta con una gran responsabilidad en cada partido, poco se sabe en realidad de cuáles son los requisitos para ser árbitro de fútbol. Y es que su papel sobre el césped, pese a que a menudo pase desapercibido, requiere de unas condiciones tanto físicas como técnicas exigentes.

En Catalunya, la Federació Catalana de Futbol mantiene a los árbitros en activo en constante evaluación: deberán superar un primer examen en septiembre, al comenzar la temporada, y uno en febrero para reafirmar su estado de forma a media campaña.

Fernando García, delegado del Comité Técnico de Árbitros de Tarragona de la Federació Catalana, explica que hay 220 colegiados y que su rendimiento en los exámenes afecta directamente a la categoría en la que podrán ejercer: «En una de las pruebas, por ejemplo, se deben correr 2000 metros. Quien haga una marca de ocho minutos o menos opta a Segona Catalana, y otro que pase de ocho y medio tendrá más opciones de entrar a Tercera Catalana».

Por lo que respecta al control técnico, la Federació presenta a los árbitros una lista de 25 preguntas tipo test y una prueba escrita en la que se medirán los conocimientos de los examinados en los temas relativos al reglamento y al arbitraje. 

Controles e informes

Aquellos que no pueden superar la puntuación mínima en las pruebas de septiembre deberán esperar para trabajar en su categoría: volverán a examinarse en una segunda convocatoria en octubre y, mientras tanto, deberán arbitrar en encuentros de Fútbol 7. Si tampoco logran aprobar en esta segunda vuelta deberán esperar a la tercera, ya en febrero, aunque eso sí: deberán esperar, esta vez, sin poder arbitrar en ninguna categoría.

La puntuación de los colegiados en los exámenes marca tanto su permanencia en activo como su categoría, pero también afecta a un sistema clasificatorio provincial: «Se van acumulando puntos durante toda la temporada con las notas de las pruebas, con controles mensuales optativos y con informes de nuestros supervisores», afirma Fernando García, «y en junio los árbitros pueden ascender, mantenerse o descender dependiendo de su rendimiento».

Esta semana, un mes después de las pruebas de mitad de temporada, finaliza el plazo de inscripción para aquellos que quieran convertirse en árbitros.

Actualmente cuentan con 90 personas apuntadas, aunque García avisa de que no se trata del número de futuros colegiados de la provincia: «Estos 90 pasarán primero por una entrevista personalizada, y después deberán hacer un examen de cultura general y uno escrito en el que se dará importancia a una correcta ortografía. Los que superen esta parte tendrán que superar las mismas pruebas que el resto de miembros activos: «Finalmente, de los 90 inscritos al inicio quedarán unos 30 árbitros para la próxima campaña», calcula García.

Entre estos nuevos árbitros se encuentran franjas de edad muy distintas, y es que el Comité Técnico permite la inscripción a personas de entre 14 y 54 años. Esta diversidad, sin embargo, falta aún por reflejarse en la presencia del género femenino en el arbitraje: García explica que, aunque han llegado a tener 15 mujeres apuntadas, actualmente cuentan solo con cinco arbitrando activamente en la provincia.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También