Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Fútbol

Primer 'match-ball'

El Nàstic podría descender matemáticamente esta jornada ante el Extremadura

Jaume Aparicio

Whatsapp
El último descenso del Nàstic a Segunda B se produjo el 20 de mayo de 2012 en el estadio de La Condomina, en Murcia. Foto: Diari

El último descenso del Nàstic a Segunda B se produjo el 20 de mayo de 2012 en el estadio de La Condomina, en Murcia. Foto: Diari

El descenso ‘virtual’ del Nàstic a Segunda B podría hacerse matemático este mismo sábado. El  equipo de Enrique Martín está a un paso de bajar de categoría y lo único que queda es alargar la agonía el máximo posible.

El descenso llegará, pero el deber de la plantilla es retrasarlo cuanto puedan. Un ejercicio puro de supervivencia y profesionalismo. Ganar continua siendo la premisa del conjunto tarraconense. Para eso les pagan, como recordó Josema de manera desacertada tras perder en Granada.

La diferencia con los puestos de permanencia es de 12 puntos cuando únicamente quedan 18 por disputarse. Ante la imposibilidad de recortar la distancia en tan poco tiempo y con tan poca calidad en el campo, como se ha demostrado, solo queda ver cuándo se consumará el descenso a Segunda División B.

El primer ‘match-ball’ será esta misma jornada. El Nàstic recibe al Extremadura, que mientras hubo esperanzas de salvación era uno de los rivales directos. Una derrota frente al conjunto pacense podría resultar decisiva en el futuro inmediato del Nàstic. 

Para que el cuadro tarraconense se despidiera de manera definitiva del fútbol profesional además de perder ante el Extremadura deberían darse otros tres resultados. Que el Tenerife ganara el derbi canario ante la UD Las Palmas en el Estadio Heliodoro Rodríguez López (sábado, 20.30 horas); que el Numancia hiciera lo mismo en su visita al Carlos Belmonte ante un Albacete que pelea por el ascenso directo, el domingo a las 18.00 horas; y que también el Rayo Majadahonda lograra el triunfo en Elche.

Una carambola difícil de ejecutarse pero que convertiría al Nàstic en el primer equipo en descender a Segunda B, ya que el Córdoba sumará esta jornada los tres puntos correspondientes al duelo frente al CF Reus.

Si el Nàstic sobrevive a esta jornada la pérdidad de la categoría podría ejecutarse ante el Mallorca de Vicente Moreno. Tendría mucho simbolismo. El mismo técnico que comandó al conjunto grana en su regreso al fútbol de élite, sería el encargado de enterrarlo y devolverle al bronce.

Solo faltaría que Xisco Campos, excapitán grana, liderara al Mallorca en el campo; que Reina, el portero del ascenso y el que salvó al Nàstic del descenso hace dos tres cursos, tuviera una actuación determinante y que Lago Junior, uno de los goleadores de aquél 31 de mayo de 2015 anotara el tanto del triunfo bermellón. Sería un cierre doloroso pero cargado de significado.

Podría suceder también todo lo contrario. Que el conjunto de Enrique Martín comenzara a sumar puntos mientras sus adversarios frenan en seco. Algo realmente complicado pero numéricamente posible. Todavía.

Otros lugares donde podría producirse el descenso son Córdoba, que tiene tantos números o más que el Nàstic, de bajar a Segunda B o ante el Elche en el Nou Estadi. Llegar vivos a Alcorcón o a la última jornada frente al Lugo, tercer firme candidato para el descenso, suena a quimera. 

El último descenso del Gimnàstic, en la temporada 2011-12, se produjo de manera pasiva a falta de tres jornadas para el final del campeonato. El triunfo del Girona frente al Córdoba hizo que el cuadro tarraconense saliera a jugar al estadio La Nueva Condomina como equipo de Segunda B. Un momento doloroso que se volverá a vivir este año.

Temas

Comentarios

Lea También