Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Profeta lejos de su tierra

Xavi Vela participará en los Juegos representando a Brasil, país en el que nació su progenitor. El remero tortosino y William Giaretton competirán en la modalidad de 2 skull de peso ligero

V. Maigí

Whatsapp
En la imagen Xavi Vela (derecha), remando con su compañero William Giaretton, con el que competirá en Río. Foto: cedida

En la imagen Xavi Vela (derecha), remando con su compañero William Giaretton, con el que competirá en Río. Foto: cedida

Xavi Vela Maggi, como su hermano Pau, que también estará presente en Río, comenzó en el Club de Rem Tortosa, donde destacó en su etapa de formación, logrando títulos a nivel catalán, estatal e internacional. El próximo 7 de agosto, precisamente el día de su debut en los Juegos Olímpicos, el tortosino cumplirá 27 años.

Los primeros éxitos internacionales importantes (a nivel sénior) los consiguió con Dani Sigurbjörnsson, culminando una trayectoria muy positiva, con la consecución de dos medallas de bronce en 2013, en la Copa del Mundo de Lucerna y en el Campeonato Europeo de Sevilla. En 2014, se clasificó octavo en skiff en el Mundial Universitario disputado en la ciudad francesa de Gravelines, y en verano de aquel mismo año, se planteó un cambio que necesitaba. Xavi decidió aprovechar la doble nacionalidad, y apostó por marchar a Brasil para intentar conseguir la clasificación para Río de Janeiro con el país en el que nació su progenitor.

Tándem con Giaretton

Una mala experiencia en marzo y agosto le hicieron encontrar al nuevo director técnico, Marcello Varrialle, también entrenador del club que está representando en la actualidad, el Gremio Náutico Uniao. Xavi fue convocado por la Selección Brasileña, formando pareja en el doble skull de peso ligero con William Karllos Giaretton (remero de la misma entidad). Tras conseguir en febrero los mejores tiempos en todas las pruebas de selección interna de la Confederación Brasileña de Remo, compitieron en el preolímpico que otorgaba las ultimas plazas olímpicas, en aguas del lago Curauma en Valdivia (Chile), y lograron el pasaporte después de una clara victoria con más de un segundo y medio sobre los mexicanos, los cubanos y los chilenos. Como si de una premonición se tratase, Xavi, el día de la clasificación, había dicho a su compañero que «hoy ganaremos por ellos», refiriéndose a su familia, y así lo hicieron, firmando una actuación histórica.

En Río de Janeiro, Francia, Gran Bretaña y Noruega encabezarán el grupo de favoritos en una especialidad en la que competirán 20 embarcaciones. Xavi explica que «queremos estar entre los doce mejores en una modalidad en la que hay mucho nivel. Tenemos la suerte de que en poco tiempo hemos logrado la posibilidad de competir con ellos. Se agradece el hecho de que llegue la hora de la verdad, porque estamos realizando el entrenamiento más duro que existe».

El ebrense y su compañero trabajan tan duro que no quedan muchas horas para dedicar a hacer otras cosas, como apunta el deTla capital del Baix Ebre: «tuve que priorizar, y remar unos Juegos Olímpicos donde mi padre nació era lo primero; la verdad es que él se merece esta sensación única e irrepetible de ver a sus dos hijos participando en esta competición. Es por eso que tuve que aparcar el trabajo y los estudios (estudia osteopatía y lo retomará este mismo año)».

Xavi sabe que está delante de un gran reto, y junto a él tendrá, como siempre, «a mi familia y a mi novia Silvia; ellos también son parte de todo esto. Sin ellos, hubiera sido imposible llegar tan lejos». El sacrificio de Xavi para cumplir su sueño de acudir a los Juegos de Río ha implicado, lógicamente, estar lejos de los suyos: «No estamos cerca físicamente, pero los siento conmigo siempre, y en los momentos en que más los necesito, están allí. Ellos han sido mi fuerza para lograr estar en Brasil. La verdad es que me ha tocado la lotería con la familia y por tener una persona como Silvia junto a mí». El tortosino sigue diciendo que «la mitad de lo que he hecho se lo debo a ella; incluso te diría que es olímpica también, ya que ha vivido todas mis locuras, y nunca ha dudado en darme su apoyo».

Xavi está plenamente preparado para entregar lo mejor de sí mismo en Río, y confiesa que no le preocupa el virus del zika: «Creo que es un mosquito como otro. Llevo ocho meses aquí y todavía sigo vivo. Es cierto que se tiene que prevenir, pero pienso que se ha creado mucha alarma. Es algo habitual que meses antes de unos Juegos Olímpicos salgan noticias de este tipo que dan la vuelta al mundo. A pesar de todo, esperamos que la gente disfrute de tener la oportunidad de vivir este evento en casa».

Cuando acabe su participación en esta importante cita, Xavi tendrá más tiempo para estar con las personas que quiere y para disfrutar de la lectura: «Cuando estoy solo me gusta leer los libros que me regala Silvia, que conoce mis gustos».

esports@diaridetarragona.com

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También