Punto y seguido, que no final

El empate en Cornellà no despeja las dudas sobre el futuro de Raül Agné

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Los jugadores del Nàstic antes de una falta en contra en Cornellà. FOTO: NÀSTIC

Los jugadores del Nàstic antes de una falta en contra en Cornellà. FOTO: NÀSTIC

El futuro de Raül Agné en el Nàstic sigue siendo incierto porque el empate en Cornellà no es suficiente para enterrar las dudas que existen sobre su figura. El conjunto grana volvió a ser competitivo, algo que había dejado de ser en sus últimos partidos como liguero como visitante, pero no consiguió ganar y volvió a ofrecer esa sensación de equipo que sale pensando más en no perder que en ganar. Una postura que en Algeciras le condenó, pero que en Cornellà le sirvió para arañar un punto.

Un punto insuficiente porque los granas necesitan volver a sumar de tres en tres porque la parte alta de la tabla se aleja a velocidad de crucero y los puestos de descenso cada vez andan más cerca del cogote. Por todo ello, la situación en el Nou Estadi sigue siendo de nerviosismo, aunque Raül Agné se sentará en el banquillo frente al Villarreal B en la que puede ser otra final por su puesto. Esta vez, ni el empate podría valerle.

Ya no se trata solo de la imagen, el Nàstic debe volver a ganar porque el objetivo de pelear por el ascenso se escapa. Eso el club, el cuerpo técnico y el vestuario lo saben y por eso son conscientes que el encuentro ante el Villarreal B será otra final por la continuidad del proyecto.

Por ello, los jugadores arroparon a su entrenador tras el encuentro frente al Cornellà. Utilizaron la zona mixta para defender la figura de su técnico tras el empate. Javier Bonilla y Marc Trilles se autoinculparon de la situación del equipo en un acto de generosidad y pensamiento colectivo. Creen en la idea del entrenador y eso es algo que el técnico de Mequinenza también percibe. Así lo dejó claro en la previa y en el post del encuentro en Cornellà.

Si alguien dudaba que el encuentro del pasado domingo era clave para la continuidad de Agné, el círculo inicial antes del encuentro, con hasta los suplentes haciendo piña, las despejaron. Todo el vestuario era consciente que una derrota unida a una mala imagen podía poner fin a la etapa de Raül Agné en el banquillo. La derrota no llegó, pero tampoco la victoria y eso provoca que se haya puesto punto y seguido, pero no punto y final a los rumores de cambio de inquilino en el banquillo.

En el Consejo de Administración se sigue confiando en que Raül Agné sea capaz de darle la vuelta a la situación, pero también son conscientes que otro tropiezo en casa dejaría al Nàstic al borde del precipio e inmerso en una racha de resultados ya demasiado negativa. Serían ya siete encuentros sin ganar en liga. Un mundo.

En tierra de nadie

Ahora mismo, los puestos de play off están ya a más de un partido. La quinta plaza, la última que da acceso a las eliminatorias por el ascenso, la ocupa el Castellón con 24 puntos, mientras que los granas suman 20 puntos. Cuatro puntos es también el margen que tienen los granas respecto a los puestos de descenso.

Por lo tanto, se está en un momento clave de la temporada y todo apunta a que este final de año decidirá cual será el objetivo de los granas en este final de curso.

Ayer, los futbolistas granas se ejercitaron con normalidad y hoy disfrutarán de un día de fiesta después de que la semana pasada no libraran. Mañana volverán a los entrenamientos para preparar el encuentro del próximo domingo frente al Villarreal B a partir de las 12.00 horas.

Temas

Comentarios

Lea También