Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Quién dijo parálisis?

Nueve personas en silla de ruedas cubrirán la Marató Costa Daurada

Raúl Cosano

Whatsapp
Un entrenamiento de los atletas voluntarios de tres clubes que llevarán nueve sillas de ruedas.  Foto: Lluís Milián

Un entrenamiento de los atletas voluntarios de tres clubes que llevarán nueve sillas de ruedas. Foto: Lluís Milián

Al ‘runner’ tarraconense Antonio Montes y a su hijo Álex les ha pasado como a Forrest Gump. Comenzaron corriendo ellos solos, el padre empujando la silla de su hijo, con parálisis cerebral, en un proyecto nacido en las medias maratones de Tarragona pero que les ha llevado por carreras populares de toda España; tres años después, como al personaje cinematográfico de Tom Hanks que salió a correr y cruzó Estados Unidos mientras los seguidores se añadían a su estela, si Antonio y Álex giraran hoy la cabeza verían tras de sí por lo menos a 80 atletas más, que son los voluntarios que este domingo trotarán trasladando nueve sillas por los 42 kilómetros de la Marató Costa Daurada.

«Mi objetivo era extender a más personas mi experiencia como corredor llevando a Álex, para que la gente se anime y vea que existe esta posibilidad», cuenta Antonio. El desafío es que personas con movilidad reducida, generalmente niños afectados por algún tipo de parálisis con dificultad motriz, puedan completar la cita atlética por excelencia, aquellos 42.195 metros legendarios del soldado griego Filípides.

A esos amplios grupos de corredores se les ha podido ver ya en entrenos por el Port Esportiu, el Miracle o el Moll de Costa. En relevos de entre cinco y diez kilómetros, cada corredor portará una de las nueve sillas de ruedas, con sus respectivos ocupantes, que participarán en la prueba y la completarán íntegra. Antonio tiró de contactos y experiencia en el universo ‘runner’ para armar un ‘ejército’ de corredores ayudantes aportado por tres entidades. Una de ellas es Egoísmo Positivo, alumbrada para integrar a discapacitados en el deporte y centrada especialmente en que personas en sillas de ruedas puedan disfrutar de la competición.

Otros dos clubes de Tarragona se han apuntado al reclamo: el Tarragona Fondistes y el Alliberadrenalina. «Nosotros conocíamos a Antonio por compartir carreras populares. Cuando nos contó la iniciativa, mucha gente del club se interesó y aceptó. Somos aficionados, populares, no buscamos una marca y cualquier propuesta de este tipo atrae y gusta mucho a la gente. Algún corredor que se había inscrito para la maratón incluso dejará de lado el reloj y se apuntará al proyecto», relata Juanky Gil, responsable de la sección de ‘running’ en Alliberadrenalina, organización que aportará unos 20 corredores.

Similar cifra será la que disponga sobre el asfalto el Tarragona Fondistes. «Cuando nos presentaron el proyecto nos quedamos encantadísimos. La respuesta del club fue muy buena desde el principio. Hemos hecho ya entrenamientos y la experiencia es muy gratificante, confiamos en que el domingo salga todo bien. Para nosotros fue un honor que quisieran que colaboráramos», explica José Manuel Fariña, corredor y vicepresidente de Fondistes.

Más habituada a estas gestas está Egoísmo Positivo, una aventura nacida en octubre y fogueado en algunas carreras de Barcelona. «Todavía seguimos viendo como raro a alguien que va a una prueba en silla de ruedas. Queremos colaborar para que eso se acabe. ¿Por qué alguien en silla de ruedas no va a poder correr una carrera?. A partir de esa pregunta empezó esta idea. Vamos a Tarragona a darnos a conocer y a colaborar. Nosotros no decimos que ayudamos, sino que acompañamos a la persona», narra Álex Parreño, impulsor de la iniciativa junto a Jesús Oliver. En un área de servicio regresando de la Behobia de San Sebastián, se encontraron Antonio Montes con su hijo y los responsables de Egoísmo Positivo. Allí se puso la semilla de la hazaña múltiple y flamante que se prepara para esta Marató. Ellos aportarán unos 30 atletas a la causa. «Estamos ampliando nuestro radio de acción y el proyecto se está haciendo muy grande. Queremos dar total normalidad al hecho de que alguien en una silla de ruedas pueda disputar una carrera. En Barcelona la gente poco a poco se está acostumbrando», reconoce Álex Parreño.

La maratón de este domingo, que transitará por las calles de Tarragona, multiplicará por nueve el reto que Antonio y su hijo llevan protagonizando desde 2013 en distintas carreras, bajo el proyecto ‘Xq no Álex?’. «Queremos dar la oportunidad a más personas y familias para que, igual que Álex, puedan disfrutar de todos los beneficios que nosotros hemos recibido», confiesa Antonio.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También