Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quim Puigdemunt, el historiador reusense experto en los Balcanes que admira a Lekic

Acude a cada partido en el Estadi con una bandera de serbia. Él y el resto de aficionados del fondo norte ya han recibido la complicidad del delantero. Les regaló la camiseta en el último partido ante el Cádiz

Marc Libiano

Whatsapp
Puigdemunt, con la bandera de Serbia, y el resto de fans de Lekic. Foto: Cedida

Puigdemunt, con la bandera de Serbia, y el resto de fans de Lekic. Foto: Cedida

Nadie discute el idilio que Dejan Lekic (Kraljevo, 1985) mantiene con el Estadi desde el día uno de su ingreso. Fue al límite del pasado mercado estival cuando el Reus anunció la adquisición de un atacante con cartel lujoso en el fútbol nacional. El serbio despertó la atención y la curiosidad de un adepto con simpatía hacia sus raíces. El reusense Quim Puigdemunt ejerce la profesión de historiador como profesor y es experto en el conflicto de los Balcanes. De hecho pasó varios días del pasado verano en Serbia, el país de Lekic. Cuando Quim recibió la noticia del fichaje encontró un motivo más para animar al CF Reus.

Habitual en el gol norte del Estadi, donde se juntan los hinchas más jóvenes del equipo, a Puigdemunt le distinguió un atuendo distinto. Solía acudir con la bandera de Yugoslavia, algo que Lekic se encargó de corregir de forma sorprendente para sus fans. En una de esas citas en el santuario rojinegro, en plena celebración tras la victoria, Lekic se dirigió al fondo norte y con gestos parecía querer explicar algo a sus nuevos adeptos. Las señas del delantero no fructificaron, aunque minutos después de produjo un encuentro simpático. Ya en los accesos del Estadi, justo enfrente del bar de la asociación de veteranos, los jóvenes hinchas, con Quim a la cabeza, mandaron un saludo al atacante, cuando éste se dirigía a recoger su vehículo.

En lugar de limitarse a devolver la correspondencia, Dejan se acercó con naturalidad a sus fans y les explicó que la bandera era antigua, aunque les mostró su agradecimiento por tanto cariño. Quim no obvió la aclaración de Lekic y compró la bandera actual de Serbia para poder lucirla a primera fila de la grada. Desde entonces le acompaña a todos los partidos con el guiño simpático de su ídolo, que por cierto no ha parado de celebrar goles en el Estadi en los últimos tiempos. Acumula siete aciertos y se ha convertido en pichichi.

La complicidad de Dejan Lekic con ese sector de aficionados rojinegros no terminó en ese pequeño encuentro. Ante el Almería, el atacante anotó el gol de la victoria del Reus, algo habitual en casa. No dudó en acudir a la zona donde se encontraban sus colegas para celebrarlo con ellos en un abrazo que captó la atención de los flashes mediáticos y la euforia de los jóvenes, incontenibles hacia el futbolista.

El último presente de Lekic, en pleno vértigo de goles y reconocimiento, apareció en el último partido en Reus, ante el Cádiz. Dejan recogió un rechace en el segundo palo, tras una rosca de Carbonell, para marcar el 1-0 y ofrecer tres puntos de oro al Reus. El plantel celebró el éxito como si se tratara de la permanencia virtual en Segunda División. Sobre el mismo césped hubo festejos con los hinchas. El serbio no se olvidó de su sector de adeptos. Acudió hacia ellos se quitó la camiseta con el número 25 y se la entregó a Quim y compañía. El detalle resultó totalmente inesperado, ya que nadie se la había pedido de forma personal. La zamarra ya es cuidada como si de un tesoro se tratara.

Temas

Comentarios

Lea También