Deportes ENTREVISTA

Quintanilla: «La esencia está en competir»

El central grana cree que el equipo debe recupera la solidez defensiva y ser más eficaz en las áreas

Jaume Aparicio

Whatsapp
Alexander Quintanilla posa para el Diari tras la sesión de entrenamiento del miércoles. Foto: Pere Ferré

Alexander Quintanilla posa para el Diari tras la sesión de entrenamiento del miércoles. Foto: Pere Ferré

Alexander Quintanilla (Bilbao, 31 años) habla pausado. Tranquilo. Reflexionando bien antes de cada respuesta. Como si quisiera diseñar la explicación más práctica. Gajes de su otro oficio, el de ingeniero industrial. Pero también es su apuesta para afrontar los momentos más complicados del fútbol. En la montaña rusa en la que se convierten las temporadas futbolísticas los clubes que tienen éxito son los que en los peores momentos consiguen mantener la calma de todas las ‘burbujas’ que lo componen (directivos, aficionados, medios, jugadores, etc). Es el camino que más te acerca al objetivo.

Era imposible ganar todos los partidos en casa pero, ¿cómo está el equipo después del empate ante UCAM?

Bien. La sensación es que pudimos llevarnos el partido. En la segunda parte hicimos muchos méritos para sumar los tres puntos. Ahora, como cada semana, toca corregir debilidades y fortalecer lo que mejor sabemos hacer para sacarles el máximo rendimiento.

¿Como defensa, se nota en el ojo del huracán por los errores defensivos?

No. Defensivamente buscamos esa consistencia y solidez que nos caracteriza desde hace tiempo. Claro que la defensa lidera el aspecto defensivo del bloque y tenemos responsabilidad pero es un tema colectivo.

En los últimos dos partidos han encajado cuatro goles. ¿Se ha perdido esa sensación de solidez que había en las primeras jornadas?

Son dos partidos. El análisis hay que hacerlo de una manera más profunda. Hemos tenido momentos en los que el rival no ha estado tan acertado y puede parecer que hemos sido rigurosos, cuando la realidad es que concedimos muchas ocasiones. Es evidente que el nivel ha caído un poco, pero no estamos preocupados, sino ocupados en recuperar sensaciones y conceder las menores ocasiones posibles para poder ganar.

¿Más allá de las charlas técnicas, los jugadores os reunís para tratar de solventar los problemas?

El trabajo defensivo es colectivo de los once jugadores. Evidentemente te relacionas con la gente que tienes más cerca, de manera más continuada. Es importante que la comunicación y las ideas sean compartidas para ejecutar movimientos al unísono y que todos tengamos claro el rol en cada circunstancia. Tenemos la suerte de estar rodeados de jugadores con mucha experiencia y los criterios los tenemos claros. Luego tienes que decidir en décimas de segundo y hay que estar acertado.

Sigo con la pregunta que le he hecho a sus compañeros. ¿Qué pasa fuera de casa?

No podemos achacarlo a una sola causa. Si miras los partidos fuera de casa el equipo se ha comportado de diferentes maneras y se han dado diferentes casuísticas. Ha habido partidos que hicimos más méritos para lograr la victoria y no llegó; y en otros en los que no hemos merecido ganar, por otras circunstancias. Esto no se podría dar si todo fuera por el mismo motivo. La imagen siempre sería la misma y no ha sido así. Ni hemos dominado todos los partidos ni nos han dominado en todos. El equipo tiene que retomar la solidez defensiva grupal, como la que tuvimos en Sanlúcar y ser efectivos en ambas áreas.

¿Ha vivido una situación similar?

El año pasado nos costó mucho ganar fuera de casa...

No tanto como esta...

Bueno hay otros equipos que están en la dinámica contraria. Hablaba con un compañero del Racing Ferrol que me explicaba que solo ganan fuera. El Algeciras en casa ha empatado la mayoría de partidos. Creo que nuestro punto de inflexión más bajo lo hemos superado. La esencia es ser competitivo. Cada balón, cada disputa y cada duelo. Más allá de la fluidez en el juego, el competir es lo que te hace tener posibilidades de ganar. Si lo tenemos, la victoria llegará.

¿Hay algún componente mental  en este tipo de situaciones?

No te sabría decir. En casa siempre te sientes más cómodo. Tu estadio, afición, dimensiones, las sensaciones que has tenido, ya has sido ganador, etc. Hay un intangible que está ahí. Además, para el jugador siempre es más cómodo jugar en tu campo. Insisto tenemos que ser competitivos. Fijarnos en nuestro juego. No le busco tres pies al gato.

Lleva un año y medio en Tarragona, ¿qué es lo que más le fascina de la ciudad?

No he tenido mucha suerte. El año pasado hubo muchas restricciones. Me gusta moverme y conocer la cultura, restaurantes y poblaciones cercanas. He hecho el ‘tour’ por los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Tarragona es una ciudad con una historia y un cultura milenaria de talla mundial. Es una suerte poder empaparte de esta cultura. Una ciudad costera con buen clima...

Muy diferente al de Bilbao

Sí, pero yo llevo muchos años fuera. Es verdad que en Bilbao estamos acostumbrados a la nube encima y el chirimiri y no nos pesa. Pero cuando estás fuera te acostumbras fuera.

¿Es de los que está pendiente de la situación de la pandemia?

Sí. Suelo mirar para estar al corriente. Mi familia está en Bilbao y estoy pendiente. Tampoco hemos tenido otra cosa en dos años.

Hablando de la pandemia, ¿cómo está el modelo de respirador Ventijet diseñado por usted?

Estamos en ensayo clínico. Vamos por el cuarto paciente de los catorce que tenemos que hacer. Es el único proyecto ‘pandémico’ que ha llegado a ensayo clínico en humanos. Aporta unas ventajas significativas por los resultados que estamos viendo. Este tipo de proyectos son a largo plazo. Los procesos son muy lentos. Es una ilusión porque estamos ayudando a gente en situaciones graves y te reconforta.

¿Cómo se lleva el seguimiento desde lejos?

El teletrabajo está más aceptado. Yo era un avanzado en ese aspecto. Pero sobre todo tengo mucha  suerte con la gente que me rodea. Cada uno de ellos son unos grandes profesionales y muy válidos en sus respectivos campos. Ellos tiran del carro.

Temas

Comentarios

Lea También