Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ramon Besa, el embajador del Club Patí Voltregà

El periodista y actual jefe de deportes de El País no esconde su pasión por el club osonense, rival del Reus Miró este sábado

Marc Libiano

Whatsapp
Ramon Besa, a la izquierda, durante la presentación del libro de Guillem Trabal. Foto: Albert Llimós/ El9Nou

Ramon Besa, a la izquierda, durante la presentación del libro de Guillem Trabal. Foto: Albert Llimós/ El9Nou

Juntar un puñado de palabras y ofrecerles un sentido repleto de color forma parte del día a día de Ramon Besa (Perafita, 1958) uno de los cronistas deportivos con mayor prestigio del momento, muy respetado en el Camp Nou, su oficina ambulante los fines de semana de partido. Desde 1994 ejerce como jefe de deportes de El País e ilustra su talento con textos sobre el gigante FC Barcelona, del que ha conocido sus paraísos y sus infiernos y ha disfrutado de sus mayores cracks. Maradona, Romario, Stoichkov, Laudrup, Iniesta, Xavi y Leo Messi, entre otros, han formado parte de su catálogo literario.

Perafita vio crecer a un periodista de los de antes, aunque con una distinción asombrosa; explicaba lo que veía con una delicadeza y una claridad que hoy todavía asombran. Perafita, la pequeña localidad del Osona, a unos 20 kilómetros de Sant Hipòlit, entrelazó las relaciones de Besa con el Club Patí Voltregà, ese club romántico de hockey patines que le ganó por su ecosistema familiar. El comunicador inició su tránsito en el mundillo de la pluma en el tradicional semanario El 9 Nou, con gran recorrido en la comarca. Allí se relacionó con el Voltregà gracias a los primeros textos que escribió sobre hockey patines. 

La final de Copa en Lloret
Ramon Besa guarda algunos recuerdos de su primer contacto visual con aquel equipo del Voltregà que dominó Europa en los 70 con Nogué, Ordeig y Umbert Ferrer, en la nómina de artistas. 

Mantiene viva la memoria en una final de Copa del Rey que  presenció en Lloret, en 1978. Los duelos con el Barcelona no sólo se limitaban a una rivalidad sana. «Los jugadores salían de la pista totalmente vendados y llenos de golpes», admite. Aquel día, el Barça levantó el título por la mínima. 5-4. Alguna ‘batalla’ internacional ante los portugueses del Oeiras, con Nene Zabalia, ex del Voltregà y también del Reus, en la pista también despierta nostalgia en el periodista. 

Besa, a la derecha, junto a Guillem Trabal y Carles Folguera. Foto:Albert Llimós/El9nou 

La labor de una población pequeña capaz de formar talento a cantidades extraordinarias llamaron la atención del cronista. El Voltregà siempre ha presumido de su academia, una de las mejores a nivel europeo. «Recuerdo que antes, cuando nacía un bebé en el hospital, recibía una felicitación y la invitación del Voltregà para aprender a patinar».

El vínculo con la entidad osonense se fortaleció con el paso de los años. Besa firma el prólogo del libro conmemorativo de los 50 años de historia de la entidad y es socio. Incluso mantiene una excelente relación con la familia Sala, que en dos generaciones dirigió al Voltregà desde la presidencia. Hasta el punto que Ramon admite su preferencia. «De fútbol soy del Barça, pero de hockey, del Voltregà. Pasa muchas veces. Ves a gente en el Palau, anti Barça, y dos horas más tarde, en el Camp Nou, animando al equipo azulgrana». Hace unos meses acompañó, como invitado de excepción, al exportero internacional Guillem Trabal en la presentación de su libro; «El portero de hockey patines». Trabal se crió en el Voltregà y marcó una época en el Reus (2004-13). Se trata de uno de los arqueros modernos con mayor influencia en el juego actual. Se retiró este verano. 

Este sábado, el Reus Miró recibe en el templo a uno de sus grandes rivales de siempre. Los duelos directos ante el Voltregà han dejado noches inolvidables, tanto en Europa como en la competición doméstica. De rojinegro viste uno de los últimos productos de las inferiores del Voltregà. Se trata de Àlex Rodríguez, que vive su mejor estado de forma desde que llegó al club. Le anotó cuatro goles al Caldes hace pocos días. «Se le ve un jugador diferente. Yo tengo buena relación con su hermano Dani». El mayor de los Rodríguez, también formado en el viejo Voltregà, una mina de talento.

Temas

Comentarios

Lea También