Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ramon Folch, la leyenda del pulpo

Lidera la clasificación de jugadores que más balones recuperan de Segunda con 287, a pesar de responder a un perfil de pivote creativo

Marc Libiano

Whatsapp
El capitán Ramon Folch firma un autógrafo a un joven aficionado. Foto: Alfredo González

El capitán Ramon Folch firma un autógrafo a un joven aficionado. Foto: Alfredo González

La leyenda del ‘pulpo’ quedó inaugurada en Cuenca, así definían los hinchas del Conquense a Ramon Folch, su pivote y eje en la sala de máquinas del histórico equipo de Fabregat. Alguno también se atrevió con el ‘quitanieves’, por su capacidad para conquistar balones imposibles. En el Conquense, Folch se vestía cada domingo como único referente por delante de los cuatro defensas. Llegó como un auténtico desconocido. Se marchó en verano de 2013, con el reconocimiento de una ciudad y un ascenso a Segunda B bajo el brazo.

Ramon Folch realiza un pase. Foto: Alfredo González

El reusense abandonó Cuenca para regresar al nido. Le esperaba el CF Reus. Después de cuatro temporadas como rojinegro ha enseñado una evolución deslumbrante. A la capacidad para combinar que se le intuía, le ha añadido más registros a su fútbol. Conquista muchas disputas sólo porque piensa antes que el resto. La inteligencia táctica le distingue. Ocupa mucho campo porque siempre anda bien colocado. En el cuerpo a cuerpo ha dejado de sentirse frágil, aunque nunca destacará por el vigor ni el exceso de energía. Su perfil responde a la delicadeza, al trato exquisito con la pelota.
Hoy, a pesar de la facilidad para crear sociedades del capitán, éste lidera una clasificación poco valorada por el exterior, aunque con tintes significativos. Con 287 recuperaciones en 41 jornadas, se ha convertido en el futbolista más recuperador de la Liga de Segunda División por delante de De Galarreta, del Numancia, y Pere Pons, del Girona. En su primer año como profesional. Además ocupa la tercera posición en la tabla de mejores pasadores y la quinta en la de faltas sufridas.

Nadie discute la influencia de Ramon Folch en el actual Reus. Probablemente se trata de la computadora del mejor equipo de la historia de club. En su debut profesional acumula 39 de las 41 fechas del campeonato. Cumplirá la cuarentena en Almería, mañana sábado. Sólo se ha perdido dos domingos por acumulación de amarillas. Incluso, a su hoja de prestaciones ha añadido cuatro goles. Su concurso resulta descomunal. 

A pesar del ruido que suele generar su juego, Folch no ha perdido ni un ápice de su personalidad. Habla poco, no se postula ante el foco mediático. Mantiene la misma seña de identidad que el primer día que pisó el Estadi. No lanza fuegos artificiales baratos. Su mejor aval tiene que ver con la admiración de los especialistas. Probablemente podría fichar por el 90 por ciento de los equipos de Segunda División. En Almería cerrará el curso de la confirmación. La de un jugador al que nadie esperaba para la élite. Ha conseguido derribar fronteras y pronóstico con una receta humilde. El progreso.
En Cuenca todavía recuerdan al ‘pulpo’. Folch ha confirmado la leyenda.

Temas

Comentarios

Lea También