Más de Deportes

Raül Agné perfila su once en el Nàstic

Ante el Barça B compareció con una alineación que podría ser la del estreno liguero

Juanfran Moreno

Whatsapp
Agné tiene casi cerrado el once para el debut liguero.

Agné tiene casi cerrado el once para el debut liguero.

El partido ante el Barça B (0-0) fue el último test real del Nàstic en esta pretemporada. Lo fue porque se midió a un rival de su misma categoría y al que se enfrentará en la segunda jornada de campeonato, aunque en este caso será en el Nou Estadi y no en el Johan Cruyff. Todavía hay por delante dos amistosos ante La Cava y el Olot, pero son dos equipos de menor categoría ante los que se supone que Agné repartirá más minutos y no planteará un once tan cercano a su idea como hizo ayer.

Ante el Barça B fue un partido en el que se pudieron extraer algunas conclusiones. El equipo compite, sabe defender en repliegue y está listo para plantar batalla en los distintos escenarios que se le pueden presentar. 

Uno de los aspectos más relevantes del encuentro fue que Raül Agné ya parece tener casi definido el once inicial que se medirá al Atlético Sanluqueño en la primera jornada de campeonato que será en el último fin de semana de agosto y que todavía no tiene una fecha y un horario definido. Durante toda la temporada ya ha ido dando pistas de que jugadores encajan más en un sistema de juego definido (4-4-2) y una idea ya muy interiorizada por parte de la plantilla. En eso ha influido que el equipo haya comenzado la pretemporada con tanta antelación y que los jugadores que se han fichado presenten unas características que casan perfectamente con la visión del juego que quiere plasmar el técnico de Mequinenza sobre el verde.

En la portería no había dudas de que Manu García iba a ser el elegido. Gonzi es un portero que siempre que ha jugado ha ofrecido un rendimiento notable, pero el guardameta sevillano llegó con una trayectoria y dos ascensos que le avalan y le convierten en el líder del arco en estos momentos. En pretemporada está ofreciendo buenas sensaciones. Ha coleccionado varias paradas de relumbrón y por arriba está demostrando ser un portero fiable, algo necesario en una categoría en la que el balón aéreo suele estar presente en la tesitura de los partidos.
En la defensa tampoco quedan ya demasiadas dudas sobre quienes serán los elegidos y eso que la cantidad de futbolistas que hay y que pueden jugar es muy extensa. Aythami y Quintanilla, que ya se conocen del Córdoba, parece que serán los elegidos para ocupar la zaga. El canario ha sido el fichaje estrella para la retaguardia y de momento está demostrando solidez y calidad. Un jugador básico también en el juego ofensivo, ya que tiene muy bien pie a la hora de sacar el balón jugado. A su lado un central rápido y contundente que ya fue intocable durante casi todo el curso pasado.

En los flancos, Joan Oriol no tiene competencia en el flanco izquierdo. No hay un futbolista que pueda amenazarle y además su rendimiento no baja del notable. Fiable en defensa y con más protagonismo este año en fase ofensiva, Agné le ha entregado las llaves del carril izquierdo desde el minuto uno. En la derecha hay más dudas aunque parece que Pol Domingo le gana de momento la partida a un Carlos Albarrán que empezó más tarde la pretemporada, pero que apretará por recuperar su sitio, siendo la fase ofensiva su gran aliado para ello.

En el centro del campo solo ha habido un puesto que ha generado dudas. El resto desde el principio ha estado claro. Robert Simón es el extremo vertical y a pie natural que busca Agné para la banda derecha, mientras que Javier Ribelles y Pedro del Campo son los dos mediocentros que conforman el doble pivote. El gerundense es el creador de juego, mientras que el valenciano actúa de stopper. En la derecha hay tres candidatos en ese rol de extremo a pierna cambiada que busca el técnico grana. Buyla comenzó con ventaja, pero será baja en la primera jornada por sanción, por lo que Fullana y Ballesteros se han disputado este puesto. Parece haber ganado la partida el balear, que ya ha jugado a lo largo de su carrera en esta posición, ya que ante el Barça B fue titular y el de Vilassar no tuvo minutos. 

Arriba la competencia es extrema, pero Pablo Fernández y Pedro Martín han dado un golpe en la mesa en lo que va de pretemporada. Los Picapiedra grana, así se le conoce ya, están finos de cara a puerta y encima se entienden bien sobre el terreno de juego. El asturiano es el delantero fijador, mientras que el malagueño disfruta con la libertad ofensiva que se le concede y yendo al espacio. En todo caso, Fran Carbia y Édgar Hernández, que han sufrido molestias este verano, no van a bajar la guardia y son dos alternativas que no permitirán bajadas de rendimiento. 

Temas

Comentarios

Lea También