Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Raúl y Miramón, la entrañable historia entre los cracks del Genuine y del primer equipo del Reus

Uno es central en La Liga Genuine y el otro lateral derecho de máximo nivel en Segunda División. Una foto les unió y hoy se han reencontrado en el Estadi

Marc Libiano

Whatsapp
Raúl y Miramón se saludan durante el encuentro que han tenido hoy. Foto: Alfredo González

Raúl y Miramón se saludan durante el encuentro que han tenido hoy. Foto: Alfredo González

Raúl Moreno se presentó en el Estadi adornado de arriba abajo con el traje oficial rojinegro. Polo Kappa y pantalones negros. Este reusense de cuna impone respeto a simple vista. Tiene pinta de central poderoso. Alto, corpulento, moreno, de los de la antigua usanza. La Alemania de los 70 lo hubiera mantenido en su nómina de futuros inquilinos en el once nacional. También la Furia del 82. A Raúl los ojos le brillaban. Sonreía sin descanso. Sabía dónde iba. A unos metros, en ese nuevo césped impoluto que colorea el Estadi, sus ídolos del CF Reus terminaban de pulir la sesión de trabajo del jueves. Últimos detalles antes de recibir al Córdoba.

Raúl Moreno González disfruta de un sueño de infancia. Forma parte del Genuine del CF Reus, que luce el escudo con orgullo por todo el territorio nacional. Claro, es defensa, uno de los guardianes de ese grupo que lideran Jordi Segura y David Sangrà. El buen gusto futbolístico también le distingue. Siente admiración profunda por Jorge Miramón, ese lateral diestro que vuela cada fin de semana por los estadios de Segunda División. Raúl se reencontró con su ídolo en el verde del Estadi. No existe mejor escenario para hacerlo.

La relación entre los dos cracks se inició, eso sí, mucho antes. La historia se remonta a inicios de curso, en una foto que ya es como un lazo irrompible para ellos. Un recuerdo único. Raúl conoció a Miramón cuando el Genuine iba a tomar el autobús hacia Villarreal, en la primera fecha de fin de semana celebrada en octubre. Miramón se acercó a los chicos para desearles suerte y generó cierto revuelo. Especialmente para Raúl, un fan acérrimo que desconocía. Moreno le pidió una foto junto a David Sangrà, el excentral histórico del CF Reus que sigue prestando servicios al club como formador. Esa foto ha terminado en la nevera de Miramón.

Raúl, con cierto atrevimiento y orgullo, se la firmó y se la dedicó a Jorge Miramón. Se la llevó personalmente al Estadi. El aragonés la tomó con tanta ilusión que pocos minutos después ya lucía regalo en sus redes sociales personales. Hoy, esa instantánea cuelga en su nevera, como si se tratara de un auténtico aviso de realidad. Ni siquiera las mieles del éxito pueden hacerte perder la perspectiva. Jorge Miramón se encuentra, probablemente, en el instante más deslumbrante de su carrera. Ni eso le ha borrado la sencillez.

Miramón se acercó a su socio con una pelota bajo el brazo. Justo después de finalizar la labor rutinaria. Ese oficio de lateral que tan bien le queda y con sólo un año de trayecto. Tras el abrazo de rigor, Jorge echó la pelota al piso y le soltó “dale, bicho”, a un Raúl entre tímido y asombrado.  El jugueteo con la pelota era ritual innegociable entre dos actores que veneran su juego. A Raúl se le escapó un pase al otro barrio. “Perdona”, como hacen los buenos compañeros.

 

 

La cita terminó en un intercambio de deseos y algún consejo de Miramón. “Sobre todo disfruta de esta experiencia, ganar o no es algo que forma parte del juego. Hay un rival enfrente que siempre tenéis que respetar”. También con la incorporación inesperada de parte de la familia de Raúl Moreno. El pequeño Adrián había acudido con una misión. En sus sueños de almohada siempre hay espacio para Edgar Badia, del que estudia todos sus movimientos. Adrián ya ha iniciado sus primeros pasos para llegar a convertirse en un arquero de postín. “Dile, a Jorge lo que me has comentado a mí”, le anima Raúl. “Los guantes de Badia”, le susurra con discreción. Se llevó una camiseta, que tampoco está nada mal.

Raúl Moreno y sus compañeros del Genuine viajan hoy a Vigo, donde concluirán un año inolvidable de fútbol y nuevos amigos inolvidable. En eso consiste el Genuine, en defender valores. Como los que Jorge Miramón le mostró a Raúl.

Temas

Comentarios

Lea También