Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Comparativa de dos cursos para olvidar

Remake del Nàstic 2011-12

El último Nàstic que bajó a Segunda B (2011/2012) guarda muchos paralelismos con este conjunto grana que también está destinado al descenso

Juanfran Moreno

Whatsapp
_AGP2509.jpg

_AGP2509.jpg

nas en 4.jpg - NASTIC GUADALAJARA ENTRENADOR JORGE D

nas en 4.jpg - NASTIC GUADALAJARA ENTRENADOR JORGE D PERE FERRE

Remake del Nàstic 2011-12

Remake del Nàstic 2011-12

19 de mayo de 2012, el Nàstic certifica su descenso a Segunda División B a falta de tres jornadas para el final de la temporada tras la victoria del Girona ante el Córdoba. Una temporada en la que los granas han convivido de manera constante con el infierno al ocupar los puestos rojos desde la jornada 4 y no volver a abandonarlos. Ya se habían escapado de milagro de las garras del descenso en la anterior temporada, pero esta vez no pudieron correr la misma suerte.

¿Les suena la película? Efectivamente, el Nàstic de esta temporada recuerda y mucho a la última vez en la que los granas descendieron a Segunda División B. Los paralelismos son muchos y es difícil pensar que el devenir de la temporada no vaya a ser igual de triste.

Comencemos analizando los banquillos. El Nàstic destituyó en la temporada 2012/2013 a Juan Carlos Oliva en la jornada 11 de campeonato tras caer ante el Barça B por 1-0 en el Mini Estadi. 10 jornadas aguantó este año en el banquillo José Antonio Gordillo tras caer por 1-0 en el Anxo Carro ante el Lugo. Curiosamente, el mismo resultado que apuntilló a Juan Carlos Oliva. Solo una jornada de diferencia hubo entre ambas destituciones.

Para intentar obrar la salvación en la temporada 2011/2012, el Nàstic apostó por la llegada de Jorge D’Alessandro, un técnico de dilatada carrera en los banquillos. Su inicio no pudo ser más alentador ya que el conjunto grana arrolló al Sabadell en el Nou Estadi (5-0). Esta temporada, se volvió a apostar por la llegada de un técnico veterano curtido en mil batallas como Enrique Martín. Su comienzo también fue prometedor, victoria en la agonía contra el Oviedo en el Nou Estadi (2-1). Sin embargo, con el paso de las jornadas el discurso de ambos entrenadores fue agotándose. Tanto, que la afición acabó harta de Jorge D’Alessandro y va camino de terminar con Enrique Martín.

¿Cómo estaba el Nàstic a estas alturas en la temporada 2012/2013? Pues el conjunto grana se encontraba con 25 puntos a ocho puntos de la salvación que la marcaba el Alcoyano con 33 puntos. A día de hoy, los granas están con 27 puntos, a 10 de la permanencia que la marca el Lugo en estos momentos. Es decir, este Nàstic tiene dos puntos más, pero también está a dos puntos más de la salvación.

No es casualidad que la distancia por aquel entonces fuera menor. Aquel conjunto dirigido por Jorge D’Alessandro presentaba mejores números que el Nàstic de Enrique Martín. Finalizaron la temporada con 37 goles a favor y 54 tantos en contra. A falta de ocho jornadas, el conjunto grana solo acumula 20 goles y ya ha encajado 51 tantos en contra. Es decir, debe marcar 18 goles y solo encajar dos tantos para mejorar los registros defensivos y ofensivos de la última plantilla que descendió.

Además, las dos temporadas guardan otro paralelismo y es que solo bajaban tres equipos a nivel deportivo, cuando suelen hacerlo cuatro. En la temporada 2011/2012, el motivo era que el Villarreal había bajado a Segunda División y en consecuencia su filial descendía en los despachos al prohibir la normativa que un primer equipo y su filial jueguen en la misma categoría. Esta temporada, el CF Reus ha bajado ya en los despachos y no ha disputado la segunda vuelta al no cumplir con el control económico de LaLiga.

Un espejo del pasado

No hay dudas de que el Nàstic de la temporada 2011/2012 es un espejo del de la temporada 2018/2019. Tanto en la trayectoria como en los perfiles de los entrenadores que le condujeron a esa situación. Quizás incluso peor, porque ese Nàstic fue colista muchas más jornadas a lo largo de la temporada, pero sus números en ataque y en defensa van camino de ser mejores tal y como se ha demostrado anteriormente. El devenir parece también destinado a estar calcado.

Temas

Comentarios

Lea También