Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Remontada y salvación (Manlleu 1 - Ascó 2)

Los goles de Artur Gòdia y Argilaga dieron la vuelta al marcador y un gran triunfo al ascó

Albert Fernández

Whatsapp
Imagen del encuentro que disputaron ayer por la mañana el Ascó y el Manlleu. Foto: Iris Solà

Imagen del encuentro que disputaron ayer por la mañana el Ascó y el Manlleu. Foto: Iris Solà

 

El Ascó suma ya 42 puntos tras la victoria de ayer en Manlleu, con remontada incluida, y se aleja del fantasma del descenso. La confrontación empezó con un contragolpe de los visitantes que terminó con un centro de Guiu y un remate de Argilaga que se marchó rozando el travesaño. Poco después, en el minuto 7, Manel Sala recortó a dos defensores en el pico del área y disparó cruzado al palo largo, logrando un gol espectacular. Fueron unos minutos en los que el equipo de Miguel Rubio estaba espeso y no terminaba de encontrar fluidez en el juego. No obstante, en el 16’, Edu Vives sacó un córner y Artur Gòdia remató a primer palo el gol del empate. Había reaccionado rápido el bloque de la Ribera d’Ebre, y eso era sin duda una buena noticia. El tiempo fue transcurriendo, y el partido se igualó, algo que provocó que ninguno de los dos conjuntos pisara las respectivas área. A pesar de todo, en el minuto 28, el portero asconense Manolo salvó un remate de Aumatell que propició un contragolpe letal de los riberenses. Guiu cedió el balón a Virgili, y éste se lo pasó raso al segundo palo a Argilaga, para que anotara el 1-2. Hasta el final de la primera mitad, el Ascó defendió bien, pero se llevó un buen susto en el 44’, cuando Manel Sala cazó una falta lateral y mandó un centro-chut al travesaño.
Aguantaron bien
En la segunda mitad, aguantó bien el Ascó y el partido entró en una fase de aburrimiento. En el 78’, Bertomeu sacó una falta a la barrera, y el rechace lo recogió De Nova, que no encontró portería. Fue la única jugada destacada de unos segundos 45 minutos en los que las ocasiones brillaron por su ausencia, pero en los que los de Miguel Rubio supieron administrar a la perfección la ventaja obtenida en la primera parte, para conseguir tres puntos muy importantes. 
El Ascó se ha recuperado en las últimas semanas, y ha podido sumar 13 puntos de los últimos 18 que se han disputado, algo que les ha dado moral para poder afrontar el último tramo de campeonato liguero. Esta semana, prepararán el partido de la 33ª jornada que les llevará a jugar ante su afición, contra el Rubí, que lucha por no descender. La semana siguiente, el Asco visitará al Sabadell, que está intentando alcanzar puestos de play off de ascenso a Segunda B. Sea como sea, los ebrenses lucharán en ambos casos para poder firmar la victoria.

El Ascó suma ya 42 puntos tras la victoria de ayer en Manlleu, con remontada incluida, y se aleja del fantasma del descenso. La confrontación empezó con un contragolpe de los visitantes que terminó con un centro de Guiu y un remate de Argilaga que se marchó rozando el travesaño. Poco después, en el minuto 7, Manel Sala recortó a dos defensores en el pico del área y disparó cruzado al palo largo, logrando un gol espectacular. Fueron unos minutos en los que el equipo de Miguel Rubio estaba espeso y no terminaba de encontrar fluidez en el juego. No obstante, en el 16’, Edu Vives sacó un córner y Artur Gòdia remató a primer palo el gol del empate. Había reaccionado rápido el bloque de la Ribera d’Ebre, y eso era sin duda una buena noticia. El tiempo fue transcurriendo, y el partido se igualó, algo que provocó que ninguno de los dos conjuntos pisara las respectivas área. A pesar de todo, en el minuto 28, el portero asconense Manolo salvó un remate de Aumatell que propició un contragolpe letal de los riberenses. Guiu cedió el balón a Virgili, y éste se lo pasó raso al segundo palo a Argilaga, para que anotara el 1-2. Hasta el final de la primera mitad, el Ascó defendió bien, pero se llevó un buen susto en el 44’, cuando Manel Sala cazó una falta lateral y mandó un centro-chut al travesaño.

Aguantaron bien

En la segunda mitad, aguantó bien el Ascó y el partido entró en una fase de aburrimiento. En el 78’, Bertomeu sacó una falta a la barrera, y el rechace lo recogió De Nova, que no encontró portería. Fue la única jugada destacada de unos segundos 45 minutos en los que las ocasiones brillaron por su ausencia, pero en los que los de Miguel Rubio supieron administrar a la perfección la ventaja obtenida en la primera parte, para conseguir tres puntos muy importantes.

El Ascó se ha recuperado en las últimas semanas, y ha podido sumar 13 puntos de los últimos 18 que se han disputado, algo que les ha dado moral para poder afrontar el último tramo de campeonato liguero. Esta semana, prepararán el partido de la 33ª jornada que les llevará a jugar ante su afición, contra el Rubí, que lucha por no descender. La semana siguiente, el Asco visitará al Sabadell, que está intentando alcanzar puestos de play off de ascenso a Segunda B. Sea como sea, los ebrenses lucharán en ambos casos para poder firmar la victoria.

 

 

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También