Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes HOCKEY

Reus-Porto: 'El miedo escénico de La Bombonera'

El Reus pretende recuperar el ambiente de las noches más románticas en el Palau d´Esports, este sábado, en el decisivo partido de vuelta de cuartos de final de la Champions ante el FC Porto

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
El Palau d'Esports celebra una victoria del Reus Deportiu en 2008. Foto: DT

El Palau d'Esports celebra una victoria del Reus Deportiu en 2008. Foto: DT

En Reus existía una tradición innegociable los fines de semana. Si el equipo de hockey competía en la calle Gaudí, la ley no escrita obligaba a cubrir de almas el cemento del templo, porque pocos discuten la mística del Palau d’Esports. Allí se han librado batallas sin cuartel, se han conquistado premios prestigiosos y también se han llorado derrotas dolorosas. Forma parte de la historia legendaria de una sección que pretende volver al lugar que le corresponde y que nunca debió dejar.

La modernidad, los tiempos de la play station y del fútbol sin descanso en la cajita tonta, le han cambiado el paso a las rutinas históricas. Hoy, el Palau d’Esports sufre de soledad porque aquella tradición se ha quedado en un recuerdo fantástico para los románticos. Cuesta llevar gente, aunque el goteo haya aumentado algo con el Reus instalado esta temporada en las alturas. También descuidos a nivel de gestión lo han impedido. El gentío ya no acude al reclamo del hockey sólo por una cuestión familiar, de saga. Resulta imprescindible incentivarle. Ofrecerle un atractivo.

El nuevo proyecto y la llegada de jugadores de postín al equipo de Mariotti han llamado la atención. Los registros tampoco engañan. El Reus se ha colocado en unos cuartos de final de Champios de nuevo. Desde 2014 no ocurría. Una eternidad para un equipo con exigencia de éxito constante. Marín, Torra, Casanovas, Henriques, Platero, Salvat, Ollé, Álex Rodríguez, Torner y compañía han devuelto el entusiasmo. El Reus se enfrenta el sábado a otro desafío maravilloso. Recibe al Porto, uno de los clásicos europeos, en condiciones ideales para alcanzar la Final Four. Los dos protagonistas escribieron un primer capítulo maravilloso en la ida del Dragao. 7-7. Ahora debe hablar el templo. Y eso siempre se convierte palabras mayores.

El Reus espera disfrutar el sábado de un clima caliente, efervescente, de impulso, de esos que erizan pieles. Ocurría no hace tanto. Los hinchas no pueden mirar hacia otro lado. No aparecen motivos para las excusas. Partido de relumbrón y un premio mayúsculo en el horizonte.

Un vermut electrónico

El club ha dado el primer paso para movilizar a sus hinchas. Les ha convocado incluso antes que el mismo equipo. A las 17.00 horas del sábado se va a montar un vermut electrónico que incluye el ticket para el partidazo sólo a cinco euros. Precio de ganga.

La iniciativa pretende caldear el ambiente y alargar la previa de la forma más enérgica posible. Que los jugadores sientan el aliento de sus hinchas nada más pisar el recinto. Como antaño, en aquellas noches mágicas, en las que el Reus saltaba a la pista con ventaja, sólo mirando al tendido, espoleado por más de 3.000 gargantas. Incluso algunos entusiastas necesitaban hallar un rinconcito en los mismos pasillos de acceso para ver la velada.

La visita del Porto, uno de los rivales más poderosos de Europa, convierte el escenario en ideal para recuperar viejas costumbres. Aquel miedo escénico de La Bombonera.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También