Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes HOCKEY

Roger Molina, embajador mundial

Ha visitado Australia para intercambiar conocimientos y también ejerce como entrenador de porteros del FC Porto

Marc Libiano

Whatsapp
Roger Molina, embajador mundial

Roger Molina, embajador mundial

El dogma de Roger Molina (Reus, 1985) ha ampliado su radio de acción. El entrenador más global de formación que existe actualmente en el hockey patines toma aviones con frecuencia para explorar nuevos ámbitos, otros lugares con cultura distinta, aunque con la misma pasión por el deporte del stick. 

Durante el pasado período navideño tomó voló para presentarse en Australia y descubrir un nuevo ecosistema, totalmente limitado de recursos y alejado de la tradición hockística, aunque conoció a entusiastas con muchos rasgos en común. Stephen Hoey conserva viva la llama por el hockey en Melbourne. En una nave alejada de la ciudad entrena el Melbourne Hockey Club, una entidad modesta que cuenta con vida gracias a la incesante dedicación de Hoey y la llegada de jugadores de todos los países que establecen su residencia en Australia por trabajo o estudios. Los de Maria Saldaña y Anna Serrano se convierten en dos ejemplos claros. Exjugadoras del femenino del Reus Deportiu, han decidido pasar un año de experiencia vital en Melbourne, donde entrenan y juegan mezcladas con chicos.

La pista del Melbourne no dispone de las medidas normales, es extraordinariamente pequeña y no cuenta con vallas diseñadas para el hockey patines. Dos paredes limitan los fondos. Roger Molina dirigió un entrenamiento con los más pequeños y también con los porteros. Luego participó en la sesión de los mayores debajo de los palos. En Australia no se distingue un campeonato regular, en los próximos días, la ciudad de Melbourne organizará la Autralia Day Cup, una competición de una semana que va a juntar a todos los clubs del país. «La experiencia fue muy buena porque, más allá de los problemas que pueden tener, te transmiten unas ganas increíbles», admite Roger Molina.  

El reusense es una especie de embajador mundial que colabora con las categorías de formación de todos los países. Donde le piden opinión o ayuda allí va, no escatima esfuerzos. Actualmente puede dedicarse a su gran vocación, el hockey. Desde hace varias temporadas marca las pautas y el plan organizativo como director deportivo del Valls, entidad que ha renacido gracias al modelo educativo de Molina y Jepi Selva, sus líderes. No sólo el Valls le quita horas de ocio. Su proyecto OK Porters cuenta con una buena salud y desde esta temporada ha añadido un nuevo desafío a su trayecto. 

La llamada de Cabestany

Guillem Cabestany, actual técnico del Porto y amigo personal del reusense, al que dirigió en El Vendrell durante (2011-13), acudió a su magisterio para ficharlo como técnico de porteros de la primera plantilla del club portugués. La figura del entrenador de guardametas no está instaurada y ni muchos profesionalizada en el hockey actual, así que Molina se ha erigido, gracias al reclamo del Porto, como un pionero en ese registro. Eso sí, no trabaja 24 horas para los dragones. Ni siquiera ha instalado su residencia en la ciudad. Una vez al mes viaja a Porto para crear un plan de trabajo mensual, siempre codo a codo con el staff técnico. El resto del scout lo realiza desde Reus, donde accede a vídeos y los organiza para las sesiones personalizadas con los arqueros.

El FC Porto se ha postulado como uno de los grandes equipos del hockey mundial, por potencial de recursos, por plantel y también por historia. En el equipo cumple su primer curso Xavi Malián, uno de los porteros con más caché del mercado. «Para mí eso uno de los tres o cuatro mejores del mundo. A veces, incluso pienso que no se le valora lo suficiente. Está aceptando el trabajo con mucha profesionalidad. Muy receptivo», confiesa Molina, en esa relación a veces tan extensa entre entrenador y jugador.

El reusense espera que, algún día, los clubs inviertan en la figura del técnico porteros. «Se puede sacar mucha información y aportar mucha mejora, aunque ahora mismo se destinan los recursos a otras prioridades. Yo disfruto muchísimo con esta labor», añade un protagonista que vive una especie de sueño. Su capacidad para mantener la

Temas

Comentarios

Lea También