Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes Fútbol

Rovira y Gasparin, confinados en Zambia y EUA por el Barça

Los dos técnicos ebrenses trabajan en dos de las academias del FC Barcelona

ENRIC ALGUERÓ

Whatsapp
Arriba Jordi Rovira en la Academia de Lusaka. FOTO: CEDIDA

Arriba Jordi Rovira en la Academia de Lusaka. FOTO: CEDIDA

Los jovenes técnicos Jordi Rovira y Miquel Gasparin ocupan desde hace dos temporadas el cargo de director general de la Academia del FC Barcelona en Zambia y Estados Unidos, respectivamente. Allí estaban cuando estalló la crisis del coronavirus.

En Zambia, las primeras restricciones comenzaron el 18 de marzo, aunque el epicentro de la pandemia estaba en Europa, África se preparaba para protegerse del Covid-19. El Gobierno de Lusaka ha limitado las restricciones al cierre de restaurantes, escuelas y academias, como la del FC Barcelona que dirige Rovira. Existen otras obligaciones como la de utilizar mascarilla y y guantes en comercios y supermercados pero no hay un confinamiento estricto, puesto que hasta ahora no se ha limitado la circulación de personas. Sin embargo, Rovira y su mujer han preferido llevar a cabo un autoconfinamiento.

«Hemos decidido seguir las indicaciones del club y de la embajada de España en Zambia y sólo salimos para ir a hacer compras, para hacer deporte y caminar por los alrededores de la casa donde vivimos». Según los datos oficiales ofrecidos por el país africano, hasta ayer había únicamente 920 casos confirmados y 7 fallecidos. Pese a ello, Rovira advierte que «la situación sanitaria aquí no es la misma que en Europa o en España, no hay tantos recursos médicos, hospitalarios ni de laboratorios y por eso es más complicado poder hacer un recuento exacto del número de casos, por lo que decidimos ampliar nosotros mismos las medidas de prevención».

Rovira tampoco podía regresar al trabajo ya que la academia FCB de Lusaka estaba cerrada por orden gubernamental. Así que se organiza «trabajando a distancia desde casa y formándome con cursos del club». Otras escuelas tienen la posibilidad de hacer ejercicios, actividades, charlas o retos a través de vídeos o videoconferencias, pero en Zambia el sistema de comunicación más utilizado es el SMS y esto hace inviable que se pueda mantener una mínima actividad a pesar de las restricciones».

Jordi mantiene el contacto permanente con la familia y los amigos con la esperanza de que todo vuelva lo más rápido posible a la normalidad. Su contrato acaba el próximo 30 de junio, y ha manifestado la voluntad de seguir al menos un año más en Lusaka con el proyecto FCB. Por parte del club azulgrana también hay buena predisposición, pero con todo el tema del virus habrá que ver cómo evoluciona todo. «Confío que todo se solucione y seguir trabajando aquí», sentencia.

Gasparín, con miembros de la FCB de Columbus. FOTO: CEDIDA

La situación en Estados Unidos es más complicada. El rapitense Miquel Gasparín, director de la Barça Academy Columbus de Ohio, vive confinado por el Covid-19.

Gasparín, después de varios años defendiendo la portería de diferentes las Terres de l’Ebre, se inició como técnico la temporada 2016/17, como entrenador de porteros en la escuela de tecnificación del FC Barcelona en la Ampolla. Una temporada más tarde se incorporó a la escuela de porteros del club azulgrana y ese mismo año le surgió la posibilidad de formarse como DPL y dirigir la FCB Academy Columbus, la más grande que tiene el FC Barcelona a Estados Unidos junto con la Barça Academy PRO de Nueva York.

El ebrense ha conseguido mantener la actividad de la escuela, después de su cierre el 12 de marzo por orden gubernamental, a traves de «un plan de actividades virtuales para minimizar el impacto negativo en los niños y niñas de la academia que viven esta situación». Gasparin explica que hacen «sesiones de vídeo diarias, entrenamientos en línea, actividades de autoevaluación o familiares, entre otros». Desde el 13 de marzo todos los jugadores y jugadoras tienen una media de dos actividades diarias que consigue «mantenernos unidos y conectados como si fuéramos una gran familia».

La nueva actividad de la Academia ha mantenido a Miquel Gasparín ocupado con su renovada tarea habitual. Sin embargo, el rapitense destaca la dificultad de tener que vivir la situación de confinamiento solo en Estados Unidos: «Mi pareja y familia están en Catalunya y ahora estoy viviendo solo. El volumen de trabajo es muy elevado, ya que la situación es constantemente cambiante, pero intento pasar mi tiempo libre haciendo algún paseo al final del día y leyendo y escribiendo, dos cosas que me apasionan». Aunque Estados Unidos es el país más afectado por el coronavirus con más de 1,64 millones de casos confirmados y 96.793 muertos, el estado de Ohio es uno de los menos golpeados por la pandemia.

Buena parte de los esfuerzos de Gasparín hayan centrado en planificar la próxima temporada esperando poder reanudar la actividad habitual lo antes posible.

Temas

Comentarios

Lea También