Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes BALONMANO

Sandra, ‘guerrera’ en la grada

BALONMANO. La jugadora (de Mora la Nova) juega en el equipo amateur de El Perelló. Estos últimos días ha disfrutado in situ de la plata cosechada por la selección en el Mundial de Japón

Juanfran Marcelo

Whatsapp
Sandra Margalef en uno de los pabellones en los que se ha disputado el Mundial. FOTO: cedida

Sandra Margalef en uno de los pabellones en los que se ha disputado el Mundial. FOTO: cedida

Sandra Margalef ha sido testigo directo de otro capítulo dorado de la historia del deporte español. La jugadora de El Perelló ha estado animando a la selección española en el Mundial en el que las ‘Guerreras’ han roto todas las lógicas establecidas y se han llevado una medalla de plata tan inesperada como merecida. 

La pasión de Margalef con el balonmano no tiene límites. Por ello no duda en guardarse algunos días de sus vacaciones, ejerce como enfermera en el CAP Marià Fortuny de Reus, para animar a la selección española en sus citas internacionales siempre que puede.

 «Los lugares donde hemos estado siguiendo las ‘Guerreras’ han sido Hungría (2014) y Suecia (2016) y los Juegos Mediterráneos. Cuando no podemos viajar intentamos siempre que nuestro calendario nos lo permita seguir las CESA (competiciones españolas de selecciones autonómicas) o la Copa de la Reina. Principalmente el balonmano femenino», explica la tarraconense.

En todo caso, la aficionada de Móra la Nova no olvida su primera experiencia con la selección en el Europeo disputado en Hungría en el año 2014. «Me alucinó el juego, el ritmo, la actitud de las jugadoras, teniendo poco que ver con el balonmano que en aquellos momentos personalmente veía aquí», señala Margalef, a lo que añade: «Me impactó ver a jugadoras de la élite como Nora Mork de Noruega, Cristina Neagu de Rumanía y Niki Groot de Holanda».

Sin embargo, lo que más le impactó fue como se siguió aquel Europeo en Hungría. «Las gradas estaban llenas de seguidores de toda Europa. Daba un poco de envidia de cómo se vive el deporte femenino y en particular el balonmano fuera de España».

Su mejor momento con la selección ha sido este Mundial. Margalef resalta que esta plata es una evidencia del potencial y el desarrollo del balonmano español en estos últimos años. «Esta plata dice mucho de cómo está trabajando el equipo técnico del Carles Viver y refleja un poco el esfuerzo que hacen todos los clubes para fomentar el balonmano femenino», recalca la seguidora.

Dentro de este campeonato del mundo, la seguidora de la selección tiene claro que las semifinales fueron el punto álgido de la experiencia. «Vivir en directo el partido contra Noruega en las semifinales para mí fue como ganar el oro. España jugó muy bien, me gustó mucho la dirección de Nerea Pena al central y Ainhoa Hernández hizo mucho trabajo en el pivote con la eficacia de la Sandy Barbosa y Almudena», apunta la jugadora y aficionada.

Para Margalef, el motivo por el que prefiere disfrutar de estos torneos a nivel internacional en directo es porque «viajo porque el balonmano se ha de vivir en directo, tienes otra visión de los equipos, además interactúas con otros fanáticos del balonmano de diferentes países». A lo que añade: «Por ejemplo, en este mundial hemos estado con el presidente del equipo ruso del Rostov y con familiares de las jugadoras noruegas».

Próximas citas en la agenda

Esta cita internacional no será la última que vaya a seguir en directo, puesto que ya tiene en mente seguir a la selección en los próximos eventos deportivos de gran nivel, incluido el próximo mundial que se celebrará dentro de dos años en España. «El próximo Mundial nos cae más cerca (España 2021), pero intentaremos seguir disfrutando del balonmano en directo el próximo año 2020 en Noruega y Dinamarca», asegura la de Móra la Nova.

Más allá de ser una gran seguidora del balonmano, Margalef también practica este deporte a nivel amateur con El Perelló y son ya muchos años los que lleva jugando. «La pasión por el balonmano nace desde que tenía 11 años que empecé jugando en la escuela de Mora la Nova y continuando en Ascó, pasando a División de Honor plata con el Amposta y después al Perelló, donde actualmente sigo jugando tras ser madre con 31 años», relata la tarraconense.

Temas

Comentarios

Lea También