Santi Castillejo: «Me da mucha pena la situación del CF Reus»

El extécnico rojinegro, Santi Castillejo, ahora en el Osasuna Promesas, cree que el club lo tenía todo para crecer

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
El actual técnico de Osasuna Promesas y exentrenador del CF Reus, Santi Castillejo. FOTO: CA  OSASUNA

El actual técnico de Osasuna Promesas y exentrenador del CF Reus, Santi Castillejo. FOTO: CA OSASUNA

Santi Castillejo acaba de cerrar una temporada feliz en el Osasuna Promesas, al que ascendió la pasada temporada a Segunda B y con el que ha logrado una meritoria sexta plaza con el mismo bloque de jugadores que en Tercera. De hecho, el 90 por ciento de ellos son navarros. El de Valtierra le resta un año más de contrato como técnico del filial, un contrato que va a cumplir ya que se siente muy a gusto en Tajonar, formando jóvenes promesas. Dos de ellas ya han dado el salto al fútbol profesional. Moncayola es miembro de pleno derecho de la primera plantilla rojilla, mientras que el goleador Barbero ha firmado por el Almería.

El extécnico del CF Reus no se mantiene ajeno a la triste realidad de la Sociedad Anónima Deportiva rojinegra, a un paso de la liquidación. «Me da mucha pena ver la situación del CF Reus. Yo soy entrenador, en parte, por la oportunidad que me dio ese club y habíamos construido unos hábitos de trabajo muy interesantes. Después de dos años permaneciendo en el fútbol profesional, el Reus lo tenía todo para crecer y verlo caerse así me pone triste».

El entrenador navarro pasó cuatro temporadas como primer técnico del equipo (2009-13), dos en Tercera y dos en Segunda B. Fue el artífice del último ascenso reusense a la categoría de bronce en 2011. Luego lo consolidó hasta la llegada de la nueva propiedad. «Creo que con Ramon Alabart dimos un paso hacia adelante como club. Él ya avisó sobre los riesgos de una Sociedad Anónima Deportiva. Ya es la segunda vez que el Reus sufre una crisis como ésta».

La carrera como míster de Santi Castillejo se inició precisamente en el CF Reus, cuando ejerció de segundo técnico de Ramon Calderé durante la temporada 2008-09. En verano de 2009, Ramon Alabart, entonces presidente, confió en él como primera espada del nuevo proyecto, el que llevó a la entidad a Segunda B, después de cinco intentos en el play off que no fructificaron. Sí se alcanzó ese éxito en Níjar (Almería), un mes de junio de 2011.

Justo cuando finalizó su etapa en el Estadi fichó por el Nàstic, también en Segunda B, aunque la aventura no funcionó. Fue cesado por malos resultados. «Creo que de los últimos 10 entrenadores que han pasado por el Nàstic he sido el único que cesaron sin estar en descenso», recuerda. De las malas experiencias ha aprendido «esto es fútbol y tienes que estar preparado porque sino no te puedes dedicar a esta profesión». El regreso a Tajonar le ha otorgado tranquilidad y equilibrio.

«A pesar de que no te juzgan tanto por si ganas o pierdes, yo siempre quiero ganar porque es la mejor forma para que los jugadores progresen. La presión te la pones un poco tú». La vuelta a casa le ha mejorado.

Temas

Comentarios

Lea También