Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Semedo tumba a un buen Reus

El central marcó el único tanto del encuentro en su regreso al Estadi

Juanfran Moreno

Whatsapp
Semedo realizó un gran encuentro en su regreso al Estadi. Foto: Alfredo González

Semedo realizó un gran encuentro en su regreso al Estadi. Foto: Alfredo González

Al Villarreal le dolió la derrota ante el Nàstic. En la élite no se admiten despistes. Ni la pretemporada sirve como excusa. Salió al Estadi con la obligación de vencer y convencer. El once planteado por Escribá, plagado de titulares salvo el canterano Chuca, ya era un claro manifiesto de ello.

Por su parte, el Reus sacó de inicio a tres de los seis fichajes. Íñiguez, Gus Ledes y Borja Fernández salieron de partido. Garay es consciente de que la medular tiene que llegar completamente engrasada para el comienzo de temporada.

Ledes y Fernández tienen muchas papeletas de ser inquilinos de ella. No hay mejor manera de interiorizar automatismos que en un encuentro de pretemporada. En la sala de máquinas les acompañó el canterano Marcel Meseguer.

Gustavo Ledes fue uno de los futbolistas más destacados de los rojinegros. Foto: Alfredo González

No obstante, fue el portugués quien acaparó las miradas. Tiró de personalidad para comandar el centro del campo. Constante en el ofrecimiento y con una exquisita técnica a la hora de controlar y combinar.

Semedo castiga a su pasado

Sin embargo, fue el Villarreal quien golpeó primero. Lo hizo un viejo conocido. Semedo en su regreso al Estadi mostró virtudes y finalizó con una frialdad tremenda un balón perdido en el área. Cruzó el balón haciendo inútil la estirada de Badía.

El encuentro tomaba la dirección más saludable para el submarino amarillo. Aquel golpe no noqueó al Reus. Se resguardó con el balón para defenderse. No lo suficiente para soportar alguna que otra embestida liderada por Samu Castillejo, un futbolista que hace de la verticalidad un credo.

Generó el Reus una  de las ocasiones más claras de la primera mitad a balón parado. En una falta lateral, el conjunto rojinegro comenzó a exponer el catalogo en la estrategia que ya prepara. Ledes amagó con un centro cerrado, pero dio el pase atrás, donde Miramón controló y disparó raso a las manos de Andrés Fernández. Otra vez a balón parado avisó el conjunto rojinegro, con un doble remate en las profundidades del área, a cargo de Édgar Hernández y Olmo, que permitió lucirse de nuevo a Andrés Fernández. Al descanso se llegaba con un Reus que se había ido haciendo dueño y señor de la primera mitad, pero que caía por la mínima ante el submarino amarilla.

Borja Fernández debutó en el Estadi con el Reus. Foto: Alfredo González

En la segunda parte, el Villarreal le robó el protagonismo con el balón al Reus. En ella, Pablo Fornals debutó con la camiseta del submarino amarillo. Lo hizo en el doble pivote, retrasando su posición unos metros por detrás. A punto estuvo Sansone de hacer el segundo tanto de los castellonenses con un disparo seco que se estrelló en el palo de la meta de Badía.

Aquello fue el preludio al carrusel de cambios por parte de ambos equipos. En el conjunto rojinegro sólo se mantuvieron Olmo y Badia sobre el césped. Aquellas múltiples sustituciones terminaron de romper el ritmo del encuentro. La intrascendencia se apoderó del choque.

Dejó detalles de calidad en el frente ofensivo Álex Menéndez. Sin embargo, la tónica del encuentro no permitía lucirse a ninguno de los 22 futbolistas. El choque no estaba para sobresaltos. Ambos conjuntos parecían resignarse ante ello.

Hubo un carrusel de cambios en el ecuador de la segunda mitad

Ricardo Vaz tuvo el empate en sus botas después de una rápida contra que comandó y finalizó con un disparo raso desde la frontal que se marchó muy cerca de la meta castellonense. Aquella jugada fue una excepción en el entramado defensivo que ambos conjuntos estaban planteando en el tramo final del duelo.

Al final del choque se llegó con victoria por la mínima de un Villarreal que volvió a dejar serias dudas en este comienzo de pretemporada. Por su parte, el Reus dejó una actuación muy seria en la que se pudo comenzar a vislumbrar que la organización sin balón y la posesión con él serán las premisas que marquen el juego de los rojinegros a lo largo de la temporada.

Sin tiempo para descansar, el Reus viaja hoy a Leioa donde disputará otro amistoso de gran nivel ante el Athletic de Bilbao. Será el tercero de la pretemporada tras la victoria ante el Ascó y la derrota por la mínima en el Estadi Municipa

Temas

Comentarios

Lea También