Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Sergi Roberto, el héroe del Camp Nou formado en Can Nàstic

El centrocampista reusense completó sus dos años en categoría infantil con el club grana. Jordi Abella, actual preparador físico del primer equipo, lo descubrió en el Santes Creus

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Sergi Roberto con la camiseta del Nàstic, en su época de infantiles. FOTO: Cedida

Sergi Roberto con la camiseta del Nàstic, en su época de infantiles. FOTO: Cedida

Sergi Roberto convirtió La Masia en su residencia cuando tenía 14 años. Los formadores culés esculpieron un diamante surgido en el Santes Creus de Reus, pero cuyo potencial fue descubierto con 11 años por el Nàstic de Tarragona. 

Jordi Abella, actual preparador físico del primer equipo grana, le echó el ojo cuando dirigía el departamento de captación del fútbol base del club tarraconense. Poco le costó descubrir las virtudes que el centrocampista luce ahora en la elite. "Se veía que iba a convertirse en un gran jugador. Tenía una visión de juego extraordinaria. Físicamente era un portento, tenía potencia, llegada y una enorme presencia en todo el campo. Siempre aparecía. No era un goleador, le gustaba más el rol de pasador", recuerda Abella.

No fue fácil convencerle. El primer intento fue estéril. Sergi Roberto no quiso dejar a sus compañeros del Santes Creus. Abella, junto con Javi Tortosa y Albert Melendo dirigían la sala de operaciones de la cantera del Nàstic. Su metodología consistía en formar la base de los equipos que luego irían creciendo en las categorías superiores, en el segundo año de alevín. En aquella época, a los 11 años ya se jugaba a fútbol once, no a fútbol siete como ahora, y permitía iniciar el germen de todo el trabajo futuro. Así lo hicieron con Alberto Varo o Edu Campabadal. Jordi Abella quería tener al reusense para liderar la generación del 92.

No le convencieron y Sergi Roberto acabó su época de alevín en su equipo de toda la vida. La segunda acometida del Nàstic por hacerse con el mediocentro, un año después fue la buena. Sergi Roberto se enfundó la zamarra grana con 12 años en categoría infantil. Su primer año tuvo a Yago Aguilar de entrenador y el segundo a Ivan Moreno, actual entrenador del Vilafranca de Tercera división.

De cerca, la dimensión de Sergi Roberto superaba lo meramente futbolístico. "Muchos jugadores tienen potencial, pero para explotarlo hace falta mucha faena. Sergi Roberto es un ejemplo. Humilde, trabajador, rodeado de una familia excelente que simpre han tenido los pies en el suelo. Ya fuera con el 10 del filial del Barça o con el 28 del primer equipo", explica su descubridor enormemente orgulloso del éxito del jugador. "Se lo merece".

No tardaron los observadores del FC Barcelona en centrar su atención en el centrocampista de Reus. Tras finalizar su periodo de formación en infantiles el jugador puso rumbo a Barcelona para convertirse en leyenda.

Su gol ante el PSG provocó la locura. Su remate volador culminó una remontada histórica como ninguna otra para llevar al Barça a los cuartos de final de la Champions League. Ningún otro equipo había sido capaz de levantar en la Copa de Europa un 4-0 en contra de la ida. Para conseguirlo, los pupilos de Luis Enrique tuvieron que obrar un milagro. Marcar tres goles en apenas seis minutos. Neymar hizo de asistente para que un chaval de Reus, de 25 años, hiciera los honores y metiera un pedacito del Nàstic en la historia del fútbol mundial.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También