Sònia Franquet revive la pesadilla

La tres veces olímpica de Ascó comparte galería de tiro con su expareja, condenado por acoso

ENRIC ALGUERÓ

Whatsapp
Sònia Franquet, tiradora olímpica de Ascó. FOTO: CEDIDA

Sònia Franquet, tiradora olímpica de Ascó. FOTO: CEDIDA

Sònia Franquet vive de nuevo momentos de incertidumbre y preocupación, al volver a encontrarse en la galería de tiro con la presencia de su expareja, el también tirador olímpico Jorge Llames, condenado por acoso a la deportista ebrense.

Primero vio una imagen por las redes sociales y después lo pudo comprobar en persona en la galería de tiro de Trasona donde suele entrenar. «No daba crédito a lo que estaba viendo, no puedo comprender cómo es posible que una persona con antecedentes penales recupere la licencia de armas», explica la tiradora asconense.

Sònia no puede encontrar una explicación lógica, pero debe asumir que en el futuro pueden coincidir en competiciones federadas: «No entiendo qué ha pasado en este caso, pero la Guardia Civil ha aprobado su petición, y por tanto ya nada le impide competir».

En el caso de las federaciones, tampoco ha obtenido una respuesta satisfactoria, alegando que al tener licencia de armas no pueden impedirle federarse. Sònia Franquet está viviendo un nuevo episodio de esta larga situación, víctima de violencia de género.

La tiradora asconense es la deportista de las Terres de l’Ebre con mejor palmarés. Ha participado en tres Juegos Olímpicos, obteniendo un diploma, y cuenta con una larga lista de títulos, tanto a nivel estatal como internacional. En las dos últimas décadas ha sido una de las representantes de la selección que más éxitos ha aportado al tiro de precisión español, destacando la medalla de plata en los Juegos Europeos de Bakú, bronce en los campeonatos europeos de Deauville y Maribor y diploma olímpico en Río de Janeiro, participando también en los Juegos Olímpicos de Londres y Pekín. Una trayectoria que no le ha servido tampoco para obtener el apoyo de las federaciones Asturiana y Española, que a raíz de la repercusión mediática del caso, hicieron público un comunicado conjunto, pidiendo disculpas y mostrando su apoyo a la deportista.

Ahora las federaciones han indicado que tienen las manos atadas y que como dispone de nuevo de la licencia de armas no pueden impedirle el volver a competir.

Sònia Franquet decidió poner fin a la pesadilla que estaba viviendo y denunció el acoso que sufría en mayo del 2018. El juzgado Penal número 1 de Avilés, además de decretar una orden de alejamiento de 400 metros, obligó a Jorge Llames a entregar las armas y a tener que dejar de competir. A finales de febrero pasado se celebró el juicio en el que Llames reconoció todos los hechos, que asediaba, vigilaba, perseguía e, incluso, que protagonizó un altercado violento, por el que fue condenado en sentencia firme contra la que no cabía recurso, a 80 días de trabajo a beneficio de la comunidad, ya no acercarse a Sonia a menos de 500 metros.

La tiradora de Ascó había vivido momentos de angustia, comentando que la vigilaba continuamente, y la seguía con su coche, debiendo cambiar sus hábitos y rutina y también el número de teléfono. Ahora han vuelto sus inquietudes. El pasado mes de mayo finalizó el período de la orden de alejamiento y se encontró con la sorpresa de que ha recuperado el permiso de armas.

Sónia Franquet es policía nacional, desde hace algunos años, y reside en Asturias, con plaza en la Comisaría de Policía de Gijón. En algunos momentos incluso se planteó dejar la competición, o la posibilidad de cambiar de residencia: «He decidido seguir compitiendo y no cambiar mis hábitos, en este caso soy la víctima y después de lo que he sufrido, ahora además no tengo por qué alterar más mi estado y costumbres».

Sonia vuelve a pedir apoyo a las entidades feministas y de ayuda a las víctimas. Debemos conseguir impedir, que las personas con antecedentes, sobre todo por este tipo de casos, puedan conseguir licencia de armas y disparar junto a la víctima», alega.

Sonia sigue compitiendo, y ha intervenido en algunos campeonatos. Su última competición ha sido en Mollet del Vallés, con motivo de la disputa del Campeonato de España de disparo de precisión en pistola de aire comprimido en la distancia de 10 metros. Desgraciadamente en el primer tiro sufrió una avería en su arma, que le impidió seguir en la prueba.

Temas

Comentarios

Lea También