Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Sonrisas navideñas

El Nàstic se marcha de vacaciones con un buen sabor de boca después de ganar al Elche Ilicitano a domicilio en un partido solvente, de gran calidad y cómodo. Rayco abrió el marcador y Luismi sentenció antes del descanso
Whatsapp
David Rocha, durante el partido en Elche. Foto: Información

David Rocha, durante el partido en Elche. Foto: Información

 

El Nàstic despidió el 2014 con una victoria solvente. La segunda consecutiva. De esas que llenan. Muy cómoda. Controló el partido sin balón. Sin conceder ni un milímetro a los habilidosos delanteros del Elche Ilicitano. Cerró bien las líneas y encontró el filón de oro en la fragil defensa local. Desordenada y blanda a la presión. Marcó dos, pero pudieron ser más. 
En la primera parte, los granas ya habían solventado el partido, con los goles de Rayco y Luismi. La seguridad en defensa hacía difícil pensar que el cuadro de Vicente Mir pudiera reaccionar. Claudicó pronto. No le quedó más remedio ante uno de los mejores partidos del equipo tarraconense fuera de casa. 
Salió valiente el Elche Ilicitano. Atrevido en ataque. Quizás para sorprender al Nàstic. Para cogerle desprevenido. Sucedió justo lo contrario. Los granas saltaron al Diez Iborra conscientes de su papel. Con el guión aprendido. Bien plantados en el campo y con verticalidad en ataque. Buscando los espacios en la adelantada defensa local. El plan salió mejor de lo previsto. A los cinco minutos ya mandaban en el marcador. Rayco sentó al lateral para plantarse ante el portero del Ilicitano y batirle con sencillez. Un tiro seguro al palo corto. 
El gol no varió el escenario del partido. Ratificó los planes de ambos equipos. El filial franjiverde con las líneas avanzadas, pero desordenadas, y el Nàstic manteniendo la posición y buscando el ataque rápido. Cerca estuvo Gerard de aprovechar un contragolpe forjado en una combinación de pases al primer toque. Su tiro salió desviado.
La presión de Marcos De la Espada y Rayco sobre la salida del balón local dio sus frutos. El canario robó el cuero. Cedió el balón a la llegada de Luismi que buscó más la potencia que la puntería (25’).
El Nàstic corría con espacios por delante. El escenario ideal para Gerard. El lateral llegó a línea de fondo y sirvió un centro raso que Marcos remató forzado, desde el suelo, y Jose Carlos atrapó. El segundo se volvía a escapar. 
Pero por poco tiempo. El que tardó Luismi en sacarse un disparo con rosca desde la frontal para dejar clavado al portero del Ilicitano. 
Un minuto después el delantero cacereño pudo aumentar la cuenta goleadora, pero su remate, en el segundo palo, lo sacó el arquero local (40’). 0-2 y el partido cerrado.
Control absoluto
No levantó el pie del acelerador el Nàstic en la segunda mitad. Igual de serio y seguro en el campo. Convencido de la estrategia a seguir. La que le estaba dando resultado. El Elche Ilicitano iba perdiendo fuerza y fe. Incapaces de superar las líneas granas. Bien cerradas. El sacrificio defensivo fue eficiente. 
A los de Vicente Mir les quedaban las jugadas de estrategia para tratar de romper el orden grana. Tuvo un amago, en una mala salida de Reina que David Rocha rectificó bajo palos. La única ocasión de peligro en los 90 minutos. 
El dominio grana era total, el filial del Elche había hincado la rodilla, y el Nàstic buscó mejorar su balance goleador. Lago Júnior mandó un testarazo a la misma cruceta (87’). También la tuvo Gerard con un potente tiro que despejó el portero local, que volvió a salvar el tercero ante Cristóbal.  Triunfo para marcharse celebrar las Navidades con una enorme sonrisa.

El Nàstic despidió el 2014 con una victoria solvente. La segunda consecutiva. De esas que llenan. Muy cómoda. Controló el partido sin balón. Sin conceder ni un milímetro a los habilidosos delanteros del Elche Ilicitano. Cerró bien las líneas y encontró el filón de oro en la fragil defensa local. Desordenada y blanda a la presión. Marcó dos, pero pudieron ser más. 

En la primera parte, los granas ya habían solventado el partido, con los goles de Rayco y Luismi. La seguridad en defensa hacía difícil pensar que el cuadro de Vicente Mir pudiera reaccionar. Claudicó pronto. No le quedó más remedio ante uno de los mejores partidos del equipo tarraconense fuera de casa. 

Salió valiente el Elche Ilicitano. Atrevido en ataque. Quizás para sorprender al Nàstic. Para cogerle desprevenido. Sucedió justo lo contrario. Los granas saltaron al Diez Iborra conscientes de su papel. Con el guión aprendido. Bien plantados en el campo y con verticalidad en ataque. Buscando los espacios en la adelantada defensa local. El plan salió mejor de lo previsto. A los cinco minutos ya mandaban en el marcador. Rayco sentó al lateral para plantarse ante el portero del Ilicitano y batirle con sencillez. Un tiro seguro al palo corto. 

El gol no varió el escenario del partido. Ratificó los planes de ambos equipos. El filial franjiverde con las líneas avanzadas, pero desordenadas, y el Nàstic manteniendo la posición y buscando el ataque rápido. Cerca estuvo Gerard de aprovechar un contragolpe forjado en una combinación de pases al primer toque. Su tiro salió desviado.

La presión de Marcos De la Espada y Rayco sobre la salida del balón local dio sus frutos. El canario robó el cuero. Cedió el balón a la llegada de Luismi que buscó más la potencia que la puntería (25’).

El Nàstic corría con espacios por delante. El escenario ideal para Gerard. El lateral llegó a línea de fondo y sirvió un centro raso que Marcos remató forzado, desde el suelo, y Jose Carlos atrapó. El segundo se volvía a escapar. 

Pero por poco tiempo. El que tardó Luismi en sacarse un disparo con rosca desde la frontal para dejar clavado al portero del Ilicitano. 

Un minuto después el delantero cacereño pudo aumentar la cuenta goleadora, pero su remate, en el segundo palo, lo sacó el arquero local (40’). 0-2 y el partido cerrado.

Control absoluto

No levantó el pie del acelerador el Nàstic en la segunda mitad. Igual de serio y seguro en el campo. Convencido de la estrategia a seguir. La que le estaba dando resultado. El Elche Ilicitano iba perdiendo fuerza y fe. Incapaces de superar las líneas granas. Bien cerradas. El sacrificio defensivo fue eficiente. 

A los de Vicente Mir les quedaban las jugadas de estrategia para tratar de romper el orden grana. Tuvo un amago, en una mala salida de Reina que David Rocha rectificó bajo palos. La única ocasión de peligro en los 90 minutos. 

El dominio grana era total, el filial del Elche había hincado la rodilla, y el Nàstic buscó mejorar su balance goleador. Lago Júnior mandó un testarazo a la misma cruceta (87’). También la tuvo Gerard con un potente tiro que despejó el portero local, que volvió a salvar el tercero ante Cristóbal.  Triunfo para marcharse celebrar las Navidades con una enorme sonrisa.

 

Elche Ilicitano. José Carlos, Pepe, Fran, Nacho, Hostench, Iván Agudo, Sergi (Javi Llor, 68’),  Mario, Franco, Anaba (Joaquín, 46’) y Rubio (Nico, 46’).

Nàstic. Reina, Gerard, Xisco Campos, Pablo Marí, Mossa, Manolo, Rocha, Rayco, Luismi (Molina, 88’), Giner (Lago, 58’) y Marcos (Cristóbal, 68’).

Goles. 0-1, Rayco (5’);  0-2, Luismi (38’).

Árbitro. Ortiz Arias. Amonestó a Sergi, Agudo,, para los locales, y  el visitante Cristóbal. 

Incidencias. Partido disputado en el Municipal Díez Iborra de Elche ante 250 espectadores.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También