Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sonrisas que valen oro

Los 30 equipos de la liga recibieron la misma medalla, haciendo gala de los valores de la competición

Alex Saltó

Whatsapp
La plantilla al completo del Nàstic Genuine. Foto: Alfredo González

La plantilla al completo del Nàstic Genuine. Foto: Alfredo González

Si una competición se desmarca de las otras en cuanto a su componente social, ésta es LaLiga Genuine. Lo comprendes al instante. Cuando al término del partido todos los jugadores se abrazan, cuando celebran juntos el final de la liga, o cuando un jugador histórico como Xabi Prieto queda maravillado con el mensaje y valores que se transmiten en ella.

Ayer se cerró la primera fase de LaLiga Genuine 2018/2019. Si la primera edición de la liga fue un éxito rotundo, ésta segunda promete repetir y superar expectativas. La primera fase de la nueva temporada se disputó en el Complex Esportiu Futbol Salou. Buena prueba del crecimiento de la competición es el hecho de que se haya pasado de 18 equipos participantes a 30 en un solo año.

Josep Maria Andreu, presidente del Nàstic, equipo impulsor de la competición, se dirigió al término de los partidos a los presentes para agradecer y felicitar a todos los equipos, jugadores, voluntarios y familias por su «gran comportamiento deportivo», además de «desear un feliz viaje de regreso a sus casas», para acabar encomendando a todo el mundo para que asista a la segunda fase de LaLiga Genuine en Córdoba. 

Foto para el recuerdo del CF Reus Genuine con las medallas colgadas. Foto: Alfredo González

Acto seguido llegó uno de los momentos más significativos para los equipos, la entrega de medallas. Todos los equipos recibieron la misma medalla, ejemplificando el mensaje que pretende dar la competición en todo momento. «No pierde nadie, todos ganamos». Josep Maria Andreu entregó, entre otros equipos, las medallas a los jugadores del Nàstic y Reus, en señal de compañerismo. Otras de las personalidades que también entregaron el premio fueron la coordinadora de LaLiga Genuine, Conchita Esteve, y Xabi Prieto, embajador de LaLiga. Éste último fue el más vitoreado cuando se acercó a saludar a las diferentes plantillas, especialmente por su exequipo, la Real Sociedad. El exjugador vasco destacó lo especial que es «poder convivir, dormir, compartir ratos con todos ellos. Se fomentan unos valores preciosos y los tienen integrados».
Sin embargo, dentro del futbolista siempre existe un espíritu competitivo innato. José Antonio, jugador del Reus, pese a que afirmaba que «lo importante es participar», reconoció entre risas que «estaría bien poder entrenar más para estar más preparado para el partido». Por otra parte, el portero del Nàstic, Héctor, agradeció a la afición que animara «a todos los equipos».

En el plano deportivo, Nàstic y Reus desempeñaron un papel más que digno en el verde. Los tarraconenses se marcharon invictos, con un empate ante el Albacete (1-1) y victorias contra Las Palmas (2-1) y el Málaga (2-0). El Reus sí conoció la derrota cuando cayó ante Osasuna por 0-3. En cambio, venció al Sevilla (0-2) y empató con el Almería (2-2). 

Antes del final, la organización dio una sorpresa en forma de detalle para todos y cada uno de los equipos de la liga. Un cargamento de pizzas coronó un fin de semana que los más de 300 jugadores de LaLiga Genuine no van a olvidar jamás, aunque ardan ya en deseos de disputar la segunda fase de competición, que se celebrará en dos sedes diferentes. Primero en Córdoba, del 18 al 20 de enero, posteriormente en La Coruña, del 1 al 3 de febrero.

Comentarios

Lea También