Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sprint final en las obras para albergar los Juegos Mediterráneos

En el anillo de Camp Clar las obras de la piscina de 50 metros finalizarán la próxima semana con el montaje definitivo de la grada fija; el Palau d’Esports estará listo a mediados de junio para poder acoger el balonmano, como también la adecuación del velódromo para la petanca

Francesc Joan

Whatsapp
La piscina y la grada fija, casi lista,  durante la visita de los nadadores del CN Tàrraco. FOTO: Club Natació Tarraco

La piscina y la grada fija, casi lista, durante la visita de los nadadores del CN Tàrraco. FOTO: Club Natació Tarraco

La actividad es frenética en el anillo mediterráneo de Campclar. Los operarios aceleran los trabajos para dejar completamente a punto las principales instalaciones del evento cuando restan 31 días para la inauguración de los Juegos.

La próxima semana se dará por acabada la construcción de la piscina de 50 metros. Las obras sólo están pendientes de completar la instalación de la grada fija, con capacidad para 800 espectadores, a la que se unirá a continuación otra desmontable para 1.200 personas más.  

La piscina se llenó de agua hace ya dos semanas y media con el objetivo de comprobar si existen fugas; luego se instalaron las baldosas de la zona perimetral y ya sólo quedan las gradas y asientos para completar las obras, que van a cargo de la empresa Acsa Obras e Infraestructuras.

Los trabajos comenzaron el pasado mes de noviembre y el plazo de ejecución habrá sido el acordado de seis meses. El presupuesto total ha sido de 1,7 millones de euros, financiados por el Consejo Superior de Deportes. La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, será la encargada de inaugurarla el jueves 31 de mayo.

La piscina de 50 metros de longitud -y tres de profundidad- será la instalación que más uso tendrá durante los Juegos puesto que acogerá la natación (23, 24 y 25 de junio) y también el waterpolo masculino y femenino (27, 28, 29 y 30 de junio y 1 de julio).

El Palau d’Esports deberá esperar a mediados de junio para completar su construcción definitiva. Hasta esa fecha no se darán por concluidos los trabajos de la cuarta fase que está ahora mismo en marcha, presupuestada en 2,4 millones de euros y consistentes en pavimentación, acabado de vestuarios e instalación de marcadores electrónicos y climatización. 

La aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno español demoró esta última fase de los trabajos, a la que tuvo que dar luz verde el Consejo de Ministros el 5 de diciembre de 2017 a causa de la intervención de la Generalitat, que financia los 18 millones de euros que ha costado las obras.

Durante los Juegos el Palau albergará el balonmano masculino, que contará con la presencia de la selección española -actual campeona de Europa- y la fase final femenina, cuya primera fase se celebrará en El Vendrell.

También a primeros de junio quedarán listos los trabajos de mejora del velódromo, instalación ubicada también en el anillo y en cuya zona central se celebrarán los deportes de bolas (petanca y bochas) -el ciclismo en pista no figura en el programa deportivo de los Juegos Mediterráneos-.

El Palau d'Esports afronta la cuarta fase de las obras. FOTO: TARRAGONA 2018

El pavelló del Serrallo, nueva sede 

En paralelo a las obras el programa deportivo de los Juegos Mediterráneos ha sufrido pequeñas variaciones tras la última reunión del Comité Internacional celebrada hace dos semanas en Tarragona.

Por un lado el Pavelló del Serrallo se ha convertido en nueva sede del evento. Acogerá la primera fase del voleibol  femenino ya que el aumento de la inscripción de equipos en este deporte, respecto a las ediciones de Pescara’2009 y Mersin’2013, hacía inviable que la Tarraco Arena Plaça fuera sede única como estaba programado inicialmente. 

Además se han modificado los días de competición de la petanca (28, 29 y 30 junio) y del tiro olímpico (23 y 24 de junio) y se han caído del programa deportivo debido a la baja inscripción categorías de algunos deportes concretos (un hecho bastante habitual en los Juegos Mediterráneos).

Las supresiones en concreto son: en atletismo, el 1.500 metros masculino paralímpico (modalidad T54); el Raffa (deporte de bolas) individual femenino y de dobles masculino y femenino; en lucha, los 125 kilos masculino; en boxeo, los -49 kilos masculino; en tiro, el skeet masculino; en halterofilia, el peso de los -62 kilos masculino; y en remo, el doble scull ligero de la modalidad femenina.

Temas

  • Juegos Mediterraneos

Comentarios

Lea También