Deportes VELA

Stanford separa a las hermanas Munté

Vela. Las hermanas rapitenses del CN Cambrils dejarán de competir juntas ya que Marta se ha marchado a la Universidad de Stanford, en California (EEUU)

ENRIC ALGUERÓ

Whatsapp
Carla y Marta Munté después de lograr la medalla de plata en el Europeo 49er FX. FOTO: CEDIDA

Carla y Marta Munté después de lograr la medalla de plata en el Europeo 49er FX. FOTO: CEDIDA

La exitosa carrera deportiva de Carla y Marta Munté como pareja en competición de vela olímpica clase 49er FX, parece haber llegado a su fin. Las hermanas rapitenses del Club Nàutic Cambrils han planificado su futuro sin que puedan seguir entrenando y compitiendo juntas.

Carla ha finalizado el Master de Administración de Hoteles y aunque piensa seguir compitiendo, está muy pendiente también de empezar su etapa laboral. Por su parte Marta ha aceptado una beca de la Universidad de Stanford de Estados Unidos, donde seguirá cursando sus estudios académicos y además le permitirá continuar su trayectoria deportiva.

Cuando Marta Munté, que el pasado mes de marzo cumplió 20 años, recibió la propuesta de una beca para estudiar el centro americano apenas tuvo dudas. Decidió aprovechar la oportunidad: «Para mí es como un sueño. El pasado mes de noviembre ya estuve de visita, viendo sus instalaciones y tuve un cambio de impresiones con el que será mi entrenador. La verdad es que salí impresionada», cuenta la deportista.

Stanford está considerada como una de las diez universidades de más prestigio en todo el mundo. Situada en el estado de California, a unos 56 kilometros al sudeste de San Francisco, en territorio del condado de Santa Clara. Con más de 8.000 hectáreas, cuenta con uno de los mayores campus de los Estados Unidos, con capacidad para 16.300 estudiantes y 2.180 profesores. De sus aulas han salido 64 ganadores del Premio Nobel, entre profesores y alumnos, y en las 36 modalidades en que sus deportistas compiten, han logrado infinidad de títulos nacionales con 270 medallistas olímpicos.

Marta continuará su actividad académica en la universidad norteamericana, después de haber estudiado en la Universidad Internacional de Catalunya un doble grado de Business Administration+Engineering Management. «En Stanford me convalidan uno de los dos cursos que había estudiado, por lo tanto, empezaré con el segundo de International Business Economics, y espero terminar los estudios en tres años», explica.

Al mismo tiempo seguirá con su carrera deportiva, aunque con diferente compañera. «Competiré con una embarcación denominada FJ Flying Junior. En principio tenemos regata cada semana, pero seguramente no será siempre con la misma compañera. El equipo está formado por una decena de deportistas. Todos estadounidenses a excepción de un regatista griego y yo», detalla.

Las sesiones de entrenamiento se llevan a cabo en la base de Stanford Crew, ubicada en el puerto de Redwood City, frente al conservatorio natural de Bair Island. El Boathouse mira hacia la bahía de San Francisco, con un edificio de dos pisos casi 1,500 metros cuadrados, vestuarios, una sala de conferencias, salón de banquetes, salas de capacitación e historia, lavandería y un área de cocina. Un gran espacio donde Marta deberá pasar muchas horas debido a que «el nivel de exigencia es alto a nivel académico, pero también deportivo, con entrenamientos diarios, será duro pero es una etapa que me ilusiona mucho».

La decisión no ha sido fácil. Después de tantos años de entrenar y competir con su hermana Carla con la que «empezamos a navegar juntas con 5 y 7 años, y competimos desde los 13 y 15. La verdad es que hemos compartido momentos inolvidables y logrado destacados resultados».

Han sido sobre todo unos últimos seis años con numerosos éxitos internacionales. En el 2014 lograron el título en el Mundial de Canadà, sumando después la plata en el 2015 en Gran Bretaña y el Europeo de Holanda en la clase 29r. A partir del 2017 continuaron los excelentes resultados en la clase Olímpica 49er FX, con las medallas en sub-23, bronce en el Mundial y plata en el Europeo en el 2017, campeonas de Europa en el 2018 y bronce en el 2019.

De momento la asignatura pendiente están siendo los Juegos Olimpicos. Las dos hermanas formaban parte del equipo preolímpico español, quedándose sin opciones de acudir a las olimpiadas de Tokio al decantarse los seleccionadores por una pareja muy experimentada, formada por la veterana Tamara Echegoyen de 36 años y la mallorquina Paula Barceló de 24. «El pasado mes de febrero el Comité de Preparación Olímpica de la Federación Española de Vela ya dio la lista de elegidas y nos quedamos sin opción, y aunque durante el confinamiento estuvimos entrenando para mantener la forma física, ya empezamos a planificar nuestro futuro».

En el caso de Marta, el más inmediato está vinculado con la Universidad de Stanford, a la que se incorporará ya el próximo mes de septiembre, si no se producen novedades con relación al Coronavirus.

Temas

Comentarios

Lea También