Más de Deportes

Suárez pone fin al culebrón del invierno

El Nàstic tuvo casi atados a varios porteros antes de que surgiese la opción del meta de Gijón que convence a todos

Juanfran Moreno

Whatsapp
José Aurelio Suárez en un entrenamiento con el Girona. FOTO: GIRONA FC

José Aurelio Suárez en un entrenamiento con el Girona. FOTO: GIRONA FC

El 21 de diciembre de 2020 era la fecha en la que el Nàstic y Wilfred anunciaban el fin de su relación contractual en una relación intensa y efímera que desembocaría en una marcha voluntaria de un portero andaluz que alegó motivos personales para abandonar Tarragona.

Su bajo rendimiento provocó que desde la entidad grana no vieran su marcha como algo traumático y se vio esta salida como una oportunidad para elevar el nivel competitivo de una portería que ya contaba con un prometedor portero como Gonzi.

La idea era que el sustituto de Wilfred llegara en pocos días tras la marcha del de Los Palacios. La intención era que el fichaje del nuevo guardameta no se dilatara en el tiempo y no se convirtiese en un culebrón. Ese era el deseo, pero lo cierto es que la realidad es que ha demostrado que cerrar el nuevo portero se ha convertido en una ardua tarea en la que ha habido muchos nombres muy cerca, pero que se han terminado rompiendo por un hecho u otro. Muchos problemas que han desembocado en que Gonzi haya sido el portero titular en los últimos tres partidos ofreciendo un gran nivel y que se encuentre en un contexto reforzado y no tenga miedo al nuevo compañero de meta.

El primer nombre que se relacionó con fuerza con el Nàstic fue el de René Román. La entidad tarraconense le transmitió su interés cuando conoció que había rescindido contrato con el Dinamo de Bucarest. Eso fue ya antes de anunciar la marcha de Wilfred, pero el portero andaluz rehuyó parcialmente el interés, ya que estaba a la espera de una oferta de Segunda División que finalmente llegó como se explicará posteriormente.

Bloqueada la opción de René Román surgieron distintos nombres como Manu Herrera, Rubén Miño, Miquel Parera, Nauzet Pérez y Manu García, siendo está la opción escogida por entonces. Allá por el 24 de diciembre el acuerdo con el jugador de la Ponferradina era total y desde la entidad tarraconense veían muy clara su llegada. No fue así porque el conjunto berciano no facilitó su salida y reclamó un traspaso que las arcas del Nàstic no se pueden permitir en estos momentos ante el contexto de crisis que está azotando al fútbol.

Finalmente el Nàstic tuvo que desestimar la opción de García y activar otras alternativas. Manu Herrera era el fichaje más asequible, ya que milita en el Intercity de Tercera División y no habría habido problemas para cerrar su contratación. Sin embargo, su nombre no le cuadraba al cuerpo técnico y la operación tampoco acabó fructificando aunque estuvo cerca de hacerse.

Ratón y Román, descartados

El nombre de Herrera cayó en la primera semana de enero y en la segunda es cuando se aceleró todo con Kiko Ratón como máximo exponente. El Nàstic llegó a un acuerdo total con el jugador y un Zaragoza que estaba dispuesto a cederle hasta final de temporada tras anunciar la llegada de René Román. Sin embargo, Román no pasó las pruebas médicas y la cesión de Ratón se rompió dejando al Nàstic sin portero.

La entidad tarraconense reaccionó con celeridad y apostó por intentar atar de nuevo a un René Román que entonces sí que aceptó la oferta de la entidad tarraconense e incluso llegó a entrenar con el entrenador de porteros, Manolo Oliva, en el Nou Estadi y le dio el OK a su llegada. Sin embargo, las pruebas médicas que impidieron su fichaje por el Zaragoza tampoco le permitieron fichar por un conjunto grana que terminó desechando su llegada. El viernes 15 de enero fue la fecha en la que Ratón y Román se quedaron sin opciones de defender la portería tarraconense.

El sábado 16 de enero los nombres de Toño Ramírez y José Aurelio Suárez estaban sobre la mesa. Dos últimas opciones que el Nàstic tenía claro que no se podían escapar. Era o uno u otro. Ramírez era un portero veterano con contrato en el AEK Larnaka, mientras que Suárez era un guardameta con proyección que quería salir del Girona para tener más minutos. Las facilidades de la operación y su vinculación con Promosport fueron claves para cerrar el culebrón de la portería en favor del portero gijonés.

José Aurelio Suárez será finalmente el portero del Nàstic y llega libre tras rescindir con el Girona. Ha firmado hasta final de temporada aunque con una campaña más opcional, tal y como anunció ayer la entidad tarraconense a última hora de la tarde.

Un jugador que ha estado las últimas cuatro temporadas en el Girona y que también ha pasado por el filial del FC Barcelona. Un guardameta en busca de minutos que quiere volver a disfrutar del fútbol y que ve en Tarragona el escenario ideal para ello.

Temas

  • Nastic

Comentarios

Lea También