Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Suenan las alarmas

El proyecto de Rodri se tambalea antes de recibir al líder, el Huesca, y cerrar el 2017

Jaume Aparicio

Whatsapp
El centrocampista de la Cultural Señé supera por alto a los defensores del Nàstic en el encuentro del domingo. FOTO: Peio García

El centrocampista de la Cultural Señé supera por alto a los defensores del Nàstic en el encuentro del domingo. FOTO: Peio García

La ‘Pax Romana’ dura poco en Tarragona. La pésima imagen que ofreció el Nàstic en la derrota frente a la Cultural Leonesa ha puesto el club en estado de alerta. Esperaban unas Navidades relajadas y tranquilas. Mirando de lejos los puestos peligrosos. Pero entre el sufrimiento ante el Sevilla Atlético, cuando dominaban 2-0, y el triste encuentro que ofrecieron el domingo, las perspectivas han empeorado. El Nàstic está obligado a ganar al Huesca para evitar cualquier posibilidad de pasar las fiestas en descenso.

En León, el equipo no hizo nada para ganar. Un solo disparo a puerta en todo el partido expone claramente el nulo rendimiento ofensivo. Y eso que Rodri pudo contar con sus dos mejores delanteros Uche y Barreiro. En la planta noble del Nou Estadi no gustó ver cómo de nuevo, los suyos se daban alas a un equipo de la parte baja. Un conjunto, el leonés, que además llevaba tres meses sin ganar, pero que pasó por encima del Nàstic durante los 90 minutos.

Rodri atraviesa uno de los peores momentos de su etapa en el Nàstic. El barcelonés está viendo como el castillo construido en sus primeras jornadas en el banquillo del Nou Estadi se descompone. Sigue con unos números más que dignos. Ha sumado 20 puntos de los 42 que ha disputado. Casi el 50%. Un ritmo de puntuación que aseguraría la salvación, holgadamente.

Pero el equipo ha perdido claridad en su fútbol. Todo lo que funcionaba ha dejado de hacerlo. Mesa se apaga en la banda, el juego por fuera es prácticamente inexistente y la dupla Barreiro-Uche no recibe balones. El dominio al que le sometió la Cultural dejó en evidencia los problemas para encontrar soluciones cuando el guión no es el esperado. 


El Nàstic se sostuvo en Soria, Valladolid y Córdoba gracias a un despliegue defensivo que absorbía las ideas del rival. Unido a un ataque veloz y preciso dibujó un Nàstic efectivo y práctico. Una línea de juego que se ha ido apagando a medida que el grupo ganaba en ansiedad y precipitación.


Sin Molina ni Javi Jiménez
El entrenador del Nàstic no solo perdió en León los tres puntos, y todas las buenas sensaciones generadas desde su llegada, sino que se quedó sin uno de sus hombres más importantes de cara a la última cita del año 2017. Xavi Molina fue amonestado en el minuto 83. Una cartulina tardía pero con consecuencias de cara al próximo encuentro. Era la quinta tarjeta que veía el capitán grana en la temporada, por lo que deberá cumplir ciclo ante el líder Huesca en el Nou Estadi, el sábado a las 16.00 horas. Molina llevaba apercibido desde el partido ante el Valladolid. Durante seis jornadas consiguió evitar la quinta amonestación. Y lo logró sin perder ni un ápice la intensidad.

El capitán quería despedirse de la temporada con un mejor resultado. Tratar de sumar los tres puntos frente al líder de la categoría e irse de vacaciones navideñas con otro sabor. Pero esa tarjeta en León se lo impedirá. 

El encuentro ante el Huesca será el primer partido que se pierda Xavi Molina de la temporada. El futbolista de La Canonja lo ha jugado todo hasta ahora. Ha sido titular en las 19 jornadas y únicamente ha sido sustituido ante el Cádiz. Esos 21 minutos fueron los únicos que se ha perdido en todo el curso, lo que indica la importancia del jugador en el esquema de Rodri. El entrenador barcelonés espera poder contar ya con Tejera.


Tampoco podrá participar del último encuentro del 2017 Javi Jiménez. El lateral zurdo jienense tuvo que ser sustituido antes del descanso por lesión. El primer diagnóstico es que sufre un esguince en el tobillo derecho. Falta por conocer el grado, que determinará el periodo de baja. En cualquier caso, está prácticamente descartado para el Huesca. 

Temas

Comentarios

Lea También