Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tete Morente, el nuevo dueño de la banda izquierda

El extremo linense está siendo el futbolista más desequilibrante del Nàstic en los últimos partidos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Tete Morente conduce el balón en el derbi. Foto: Alfredo González

Tete Morente conduce el balón en el derbi. Foto: Alfredo González

Tete Morente llegó a vislumbrar su futuro lejos del Nou Estadi. De hecho, su nombre se llegó a relacionar en el tramo inicial de este mercado de invierno con el Mallorca. En la primera vuelta, el extremo no había contado con todas las oportunidades que hubiera deseado. Acumuló solo seis partidos y solo frente el Alcorcón pudo ser titular.

Sin embargo, el 2018 arrancó con una realidad muy distinta para él. De pelear por entrar en las convocatorias pasó a ser escogido para ocupar la banda izquierda frente al Rayo Vallecano. Las bajas en los costados le dieron la oportunidad de poder salir de inicio. No defraudó. Actuó con un descaro y una verticalidad que encandiló a la hinchada grana y al cuerpo técnico.

Tal fue su exhibición de fundamentos que Rodri volvió a apostar por él frente al Almería. El linense volvió a dar un recital en el Estadio Juegos del Mediterráneo. Siempre buscando el uno contra uno, eléctrico, solidario en tareas defensivas y con una gran capacidad para combinar con Javi Jiménez en la izquierda. Además, logró el tanto del empate con un disparo de larga distancia al que la fortuna le sonrió tras rozar con un defensa del Almería.

Tras dos partidos como titular, el técnico grana decidió asentarle en el once titular y le volvió a situar en el flanco izquierdo frente al Osasuna. Aquel no fue un encuentro para el destape individual a nivel ofensivo. Le tocó demostrar que es un futbolista de equipo con gran capacidad de sacrificio. Su exhibición a nivel defensivo fue reseñable. No necesitó de regates inhumanos para volver a conquistar a la afición grana.

Ante el comienzo de 2018 de Tete, no sorprendió su presencia en el once frente al Reus en el derbi. Se lo había ganado por méritos propios. Por desgracia, el Nàstic sucumbió frente al Reus, pero la realidad es que el linense volvió a ser recurso más peligroso del conjunto grana en fase ofensiva. Cuando recibe, ya genera sensación de peligro, algo diferente puede ocurrir y eso es un don que no todos los futbolistas poseen.

Rodri decidió sacrificarle para dar entrada a Álvaro Vázquez en el 56’. Se cortaba así una racha de tres partidos completos para el extremo. Ahora, Morente vuelve a ver amenazado su puesto por Dumitru, el futbolista llegado del Alcorcón durante este mercado de invierno y que dejó detalles en su debut con el conjunto grana. No obstante, si algo ha demostrado el extremo de Cádiz es su capacidad para aprovechar sus oportunidades. No hay competencia que le atemorice. Tete Morente cree en si mismo y eso es más que suficiente.

Juan Muñiz, un caso similar

El caso del asturiano recuerda mucho al de Tete Morente ya que era un futbolista que no contaba para Rodri y que solo había disputado un partido de titular esta temporada y fue en la primera jornada frente al Almería. Muñiz también ha sabido aprovechar sus oportunidades y se ha hecho con el otro costado en el 4-4-2 de Rodri.

Pese a no tener un rendimiento tan excelso como el de Tete Morente,  resulta difícil pensar que vuelva a caer en el ostracismo. Quizás es el gran damnificado de la entrada de Álvaro Vázquez en el once titular, pero ha demostrado merecer ser una opción tanto desde el once titular como desde el banquillo. 

Temas

Comentarios

Lea También