Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

FOTOGALERÍA: Toda una vida de culto al cuerpo

Tarragona alberga una de las competiciones más importantes del mundo del culturismo

Alex Saltó

Whatsapp
FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

En el backstage del Palau Firal i de Congressos de Tarragona, centenares de atletas se relajan preparándose, cada uno a su manera, para saltar al escenario y exhibir su cuerpo. Estamos a pocos minutos de que arranque la segunda jornada del Campeonat del Mundo Master de la IFBB (Federación Internaciónal de Fisicoculturismo y Fitness) y los nervios están a flor de piel. 

La mayoría parmenecen en silencio, ya sea con auriculares o simplemente tumbados en el suelo completamente inmóviles. Otros realizan los últimos estiramientos, algunos inmortalizan su presencia en el Mundial con una fotografía, pero el brunzido de las conversaciones de los atletas con sus entrenadores predomina en la enorme sala donde centenares de deportistas esperan a su turno. 

Una de las personalidades más implicadas en la celebración del evento es Vicenç Redondo, competidor desde el 2009 hasta el 2017. Con un palmarés a las espaldas envidiable, el reusense ha logrado subcampeonatos de Catalunya, un quinto lugar nacional y numerosos campeonatos provinciales, además de ser campeón de Catalunya en otras disciplinas como en taekwondo y en Salvamento y Socorrismo. Hoy, disfruta organizando esta competición tan importante para este deporte y siendo el speaker oficial durante todo el fin de semana, además de regentar el gimnasio Live Free Reus. 

Unos 400 atletas se reúnen este fin de semana en Tarragona, que sumados a sus respectivas delegaciones, jueces y aficionados que se han acercado, suman prácticamente 800 persones, lo que demuestra que el fisicoculturismo implica a una cantidad de gente mucho más importante de la que se puede adivinar a primera vista.

Cuando por fin arranca la competición, la atención se centra en el escenario. Durante horas, diferentes modalidades y disciplinas del fisicoculturismo encontrarán pocos campeones del mundo y muchísimos intentos de ello.

Cuando por fin arranca la competición, la atención se centra en el escenario. Durante horas, diferentes modalidades y disciplinas del fisicoculturismo encontrarán pocos campeones del mundo y muchísimos intentos de ello.

Los competidores, por su parte, en un estado de concentración máximo, exhiben no solo su cuerpo, sino un estilo de vida saludable y una cantidad de horas de trabajo que pone a prueba los límites del ser humano. Y es que no vale con tener el cuerpo perfecto para alzarse campeón, esto solo es una parte del proceso. La otra es saber exhibirlo. Y es que, en cuestión de segundos, los jueces deben deliberar sobre un sinfín de detalles  prácticamente impercibibles. Una mueca, un mal giro de cuello, o una postura no clavada a la perfeción puede cambiar por completo el resultado final y echar a perder el trabajo que existe detrás.

Toshisuke Kanazawa (86 años), junto al presidente de la IFBB. Foto: Alfredo González.
Toshisuke Kanazawa (83 años), junto al presidente de la IFBB. FOTO: Alfredo González

Uno de los momentos del fin semana se vivió tras la primera prueba de la jornada, en la que se enfrentaban 18 atletas masculinos de más de 75 años. El presidente de la IFBB, Rafael Santoja –en el cargo desde 2006– subió al escenario para felicitar a todos los participantes por su labor, pero sobre todo se centró en el japonés Toshisuke Kanazawa, toda una institución en este deporte. Con 83 años, es el atleta con más edad de la competición. Kanazawa vivió en primera persona los bombardeos aéreos sobre Nagasaka y Hiroshima, y sigue amando este deporte como el primer día en un ejemplo de dedicación. 

En el plano deportivo, la selección española realizó un gran papel a lo largo de la competición, alzándose subcampeona del mundo, un resultado espectacular, solo superado por la todopoderosa Rusia. En el tercer puesto, Polonia completó el podio. La gala no terminó hasta las 20.30 horas, en una jornada larga pero que será recordada como un nuevo éxito de la organización del evento y el alto nivel de competición que se exhibió. 

Temas

Comentarios

Lea También