Toni Seligrat: «Yo no juego nunca partidos amistosos»

El técnico del Nàstic se mostró feliz de poder volver a competir y dejó un claro mensaje para el partido del sábado ante el Barça

Juanfran Moreno

Whatsapp
Toni Seligrat y Víctor Valdés charlando antes del partido. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Toni Seligrat y Víctor Valdés charlando antes del partido. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Nàstic volvió a jugar un partido de fútbol seis meses después y Toni Seligrat, técnico de los granas, no pudo disimular su alegría de haber podido dirigir de nuevo un partido desde el banquillo: «La valoración general es positiva, ya que llevábamos seis meses sin competir y eso es una bestialidad. Está claro que nos tenemos que adaptar a esta nueva situación y lo más importante era estar hoy aquí».

Para el técnico valenciano, la pretemporada va a ser clave y el hecho de llevar ya dos meses de preparación es un buen punto de partida: «Este año hemos una cosa muy bien que es avanzarnos a los acontecimientos. Sin saber cuándo empezaba la liga, comenzamos a entrenar y esta ya es la sexta semana de entrenamientos».

Será un año en el que se vivirá en la incertidumbre por el coronavirus y que será menos extenso a nivel de competición y Seligrat tiene claro que no se puede fallar desde el principio: «Tenemos que intentar desde la jornada uno estar arriba porque en cualquier momento se puede parar y acabar».

Preguntado por lo que le falta al técnico del Nàstic para dar por cerrada la plantilla, el valenciano reclamó dos llegadas, aunque podrían ser más: «En un principio nos faltan dos jugadores. Ha salido Goldar y tiene que venir un central y un pivote ofensivo. Si durante la pretemporada puede salir alguien y venir otro, pues sí».

Por último, Seligrat no tuvo reparos en darle la importancia que merece el partido del Barça del próximo sábado: «Yo no juego nunca partidos amistosos porque no quiero perder. Si me ganan ya no son amigos míos».

Gerard Oliva fue el otro protagonista grana en comparecer a pie de césped del Nou Estadi. El delantero de Riudecanyes hizo una valoración positiva, aunque realista del encuentro: «La primera nos ha costado y parecían ellos de Segunda B y nosotros de Tercera. En la segunda les hemos apretado más arriba y el equipo ha dado otra cara. Al final es el primer partido y los jugadores tenemos que ir cogiendo confianza y estoy contento con lo que he visto».

Por último, lanzó un mensaje que suena a palabra de capitán: «Yo tengo que ayudar a los jugadores porque si yo quiero subir a Segunda dependo de los demás. Voy a exigir a todos lo máximo porque cuanto más den ellos, más voy a dar yo».

Temas

Comentarios

Lea También