Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tony Martin logra la etapa y es nuevo líder

Los principales favoritos a la victoria final aguantan en la general sin grandes sobresaltos y mantienen posiciones
Whatsapp
Tony Martin, en lo más alto del podio con el maillot de líder.  Foto: EFE

Tony Martin, en lo más alto del podio con el maillot de líder. Foto: EFE

El «Tanque» alemán Tony Martin (Etixx), triple campeón del Mundo contrarreloj, se vistió de líder en la temida etapa de los adoquines disputada entre Seraing y Cambrai, de 223,5 kilómetros, en la que se impuso en solitario tras un ataque final que sorprendió al grupo de favoritos y velocistas que aspiraban al triunfo. Gracias a la victoria, consigue enfundarse el maillot oro en detrimento de Froome.

Martin jugó la carta ganadora a falta de 3 kilómetros. Saltó del grupo principal, unos 25 sobrevivientes de los 7 tramos de pavés, donde nadie reaccionó. Mientras se miraban para ver quien salía a por él, el ciclista del Etixx ya estaba celebrando la victoria.

El germano conquistó así la etapa más larga de la 102 edición después de 5.30 horas, con tres segundos de adelanto de su compatriota John Degenkolb y del eslovaco Peter Sagan. Con el mismo tiempo, el grupo de favoritos al título: Froome, Contador, Nibali, Quintana, Valverde y Purito.

La jornada del adoquín no fue ninguna carnicería, como muchos presagiaban. No hubo agua y los 7 tramos que completaban 13,5 kilómetros no fueron tan agresivos como los de hace un año, cuando quedó el Tour patas arriba.

El «Tiburón» Nibali, con el recuerdo de su exhibición de hace un año, se mostró muy activo en cada uno de los sectores. Metió miedo en los 1600 metros de viejo camino rural entre Quérénaing y Verchian, insistió con sus acelerones en Verchain, pero esta vez no hubo margen para la sorpresa. El BMC, en ocasiones el Tinkoff de Contador y el Sky no cayeron en la trampa

.A diez quilómetros del final, las opciones de la etapa apuntaban al alemán Degenkolb, al eslovaco Sagan o al francés Bouhanni. Aquello tenía pinta de esprint, pero un rodador de postín como Tony Martin tenia algo que decir

El triple oro mundial contrarreloj salió disparado, abrió unos segundos y frustró cualquier proyecto ajeno. Unos segundos de incertidumbre atrás fueron suficientes para que se llevara la victoria.

Hoy se disputa la quinta etapa entre Arras y Amiens, de 189 kilómetros, propicia para escapadas o llegada al esprint.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También