Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Trabajo sin recompensa (Alcoyano 1 - 0 CF Reus)

Derrota del Reus ayer en su visita a El Collao ante el Alcoyano, en un duelo de dominio alterno donde el tanto de Rubén Ramos al arranque del segundo acto fue decisivo. La reacción rojinegra resultó insuficiente para puntuar
Whatsapp
Foto: La Información de Alicante

Foto: La Información de Alicante

Un pasito. Tan sólo le faltó eso al Reus ayer para rascar algún punto del campo de El Collao ante el Alcoyano. El duelo no tuvo un claro dominador. Pero los locales, algo más incisivos en la primera mitad, lograron un tanto que les valió la victoria al arranque de la segunda. El equipo rojinegro buscó el empate en un escenario pasado por agua. Pero lo único que halló fue la impotencia de quien no encuentra recompensa a su trabajo. Faltó eso, un pasito.

Natxo González salió con Olmo en el lateral derecho, mientras que Semedo se situó de central junto a Moyano y Marín en la izquierda. La defensa fue lo mejor del cuadro rojinegro en todo el partido. Hubo mala suerte en el tanto de Rubén Ramos. El trallazo raso del local fue ligeramente desviado por Semedo, que sorprendió a Badia. Pese a ello, la zaga visitante solo se merece elogios.

La zona de creación no estuvo muy entonada en los primeros compases y el cuadro alicantino gozó de cierto control en el primer acto. En el segundo, ya con el 1-0 imperando en el luminoso, el cuadro reusense se vino arriba y envió un sinfín de balones al área, alguno con peligro. Tras una partida de dominio alterno, la pegada del Alcoyano se llevó el triunfo.

En los primeros minutos, el cuadro local mostró más insistencia en la elaboración y encerró a los visitantes en su campo. El Reus salía al contragolpe y cuando empezaba desde atrás lo hacía con paciencia, pero le costaba hallar huecos y las jugadas se perdían en algún balón largo o centros al área desaprovechados. Cazó alguno Edgar Hernández pero, en desventaja con el rival, no creó peligro. La más clara la tuvo en un testarazo, a centro de Olmo, desviado. Otra gran ocasión estuvo en una galopada de Masqué por la izquierda, pero su pase atrás lo echó a córner la muralla blanquiazul ante la llegada de Edgar.

Los alicantinos tampoco tuvieron muchas oportunidades, ya que la zaga rojinegra estuvo de matrícula de honor. Sin duda, Moyano era el capo de la defensa. Cortó bajo tirándose al suelo y por alto con seguridad. Las dos acciones más venenosas para los blanquiazules estuvieron en un centro raso de Alfaro que Semedo, al intentar cortar el pase, pincha hacia puerta, pero Badia salva al primer palo; y en un cabezazo picado tras una falta en tres cuartos de campo, que Edgar Badia vuelve a escupir con una palomita de película.

 

El gol de la desdicha

El arranque de la segunda mitad fue cruel. El gol del Alcoyano llegó tras un córner que el Reus rechazó a la banda diestra, pero la bola rodó rápido al centro, en el balcón del área, donde Rubén Ramos engancha un trallazo raso, que roza en Semedo, para superar a Edgar Badia (1-0).

Respondió el cuadro rojinegro al momento. Se hizo con la pelota y asedió a su rival de la misma forma que éste había encerrado al equipo visitante en el acto inicial... sin acabar de concretar de cara al gol. Hubo ocasiones, algunas muy buenas. Justo tras la diana local, Vítor disparó con maestría una falta local en el flanco zurdo al arco de Jero, que el guardameta local repelió a córner con una intervención de mérito.

El Alcoyano buscaba el segundo a la contra aprovechando la velocidad que la lluvia impregnaba al cuero. En una carrera el centro de Ramos al segundo no lo aprovecha Alfaro por poco. En otra, Francis Ferrón no alcanza el esférico por los pelos cuando estaba solo ante Edgar Badia.

El Reus insistía en construir las jugada con mimo, pero la precisión en el último pase se echaba en falta. Un balón de Marín a la grande provocó un córner, y en otro a Edgar Hernández se anticipó Jero, que demostró ser un portero fiable. En el tramo final, Natxo dio entrada a Sellarès y Fran Carbia. Con toda la carne en el ataque rojinegro la zaga blanquiazul echó el cerrojo. Todas las llegadas reusenses se topaban con una muralla. Falta botada por Vítor que achican los alicantinos;disparo cruzado de Muneta al que no llega Sellarès por poco;y centrochut de Marín que Jero escupe con apuros.

Segunda derrota consecutiva del Reus que sale de los puestos de ‘play off’ a la espera de la visita del Lleida la semana que viene. Esperemos que el equipo dé ese pasito para volver a ganar.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También