Más de Deportes

Triunfo de líder (Nàstic 3-1 Barça B)

El Nàstic derrota al Barça B por 3-1 con dos goles de Fran Carbia y uno de Brugui

Juanfran Moreno

Whatsapp
Los jugadores del Nàstic celebran uno de los tres goles conseguidos. Foto: Nàstic

Los jugadores del Nàstic celebran uno de los tres goles conseguidos. Foto: Nàstic

Para Fran Carbia no existen las causas perdidas. Donde no hay, él encuentra. Siempre ha sido un futbolista que no ha negociado el esfuerzo. Le saldrán mejor o peor las cosas, pero en su gen la resiliencia predomina. No se habían asentado prácticamente los dos equipos sobre el terreno de juego cuando Alex Quintanilla despejó un balón con la línea de fondo como destino. Pocos vislumbraban algo más ahí, pero el tarraconense apretó y sacó un córner de la nada. Fue el preludio de una jugada maestra. Fullana sirvió el córner a la frontal del área y Carbia enganchó una volea mágica que se coló por la escuadra de la portería de Arnau Tenas. El Nàstic hincaba el colmillo a las primeras de cambio. Mejor comienzo, imposible.

Aquel gol descolocó a un Barça B que comprobó de primera mano la capacidad del conjunto grana para morder sin balón y amenazar con él. Oliva pudo hacer el segundo en la segunda jugada, pero Tenas sacó una buena mano. El Nàstic olía la sangre y apretaba consciente de que el segundo podía llegar en cualquier momento. Y llegó de nuevo mediante Fran Carbia. Carlos Albarrán volvió a meter un centro perfecto al interior del área, una faceta en la que se está destapando en los últimos partidos, y el atacante tarraconense irrumpió desde el segundo palo para conectar un remate tenso con el interior ante el que nada pudo hacer el meta azulgrana. El 2-0 era un botín más que justo por lo visto en los primeros 12 minutos de partidos. El Barça B no estaba y el Nàstic volaba en una exhibición con y sin balón.

El festival no había llegado a su fin porque faltaba la firma del mejor jugador del Nàstic en lo que va de la temporada y uno de los mejores de la categoría. De eso ya no hay dudas y partido tras partido se confirma. Su evolución es imparable y no se le vislumbra techo inmediato. El jugador de Bàscara recogió el cuero en la esquina diestra del área y soltó un latigazo que se coló en la escuadra de Arnau Tenas. El quinto de la temporada. Otra obra de arte.

El 3-0 con cualquier otro equipo era un resultado para poder comenzar a dar por cerrado el partido. Sin embargo, ante el Barça B eso no era opción. Si alguien te puede remontar un choque con ese resultado tan adverso es el filial azulgrana. Andan sobrados de talento y lo mismo duermen que embisten. Con el paso de los minutos la presión del Nàstic fue bajando producto del cansancio y el Barça B comenzó a posicionarse en campo contrario. Allí es cuando tiene más peligro porque su juego de posición es único y siempre encuentran la grieta.

La jugada del gol llegó en un córner en una jugada embarullada que finalizaba con un disparo sin portero de Mármol que ponía el 3-1 y lanzaba un aviso a navegantes: quedaba mucho partido por delante. Lo pasó mal el Nàstic en el último cuarto de hora de la primera mitad porque el Barça B le atrincheró y le obligó a hacer un ejercicio de resistencia. Jandro Orellana pudo poner el 3-2 en el marcador con un magistral lanzamiento de falta que se estrelló en el larguero de la portería de Gonzi. La suerte le sonrió al guardameta navarro y al conjunto grana que se marchaba con un justo 3-1 en el marcador en una bonita primera mitad de juego ofensivo y colmillo.

El final de la primera parte fue un aviso para la segunda y Toni Seligrat supo interpretar lo que demandaba el guion del partido. Con un 3-1 en el marcador no había que exponerse tanto y atrincherarse con un sólido 4-1-4-1 fue la estrategia por la que se decantó en fase defensiva. Eso y esperar alguna transición ofensiva ante un Barça B que iba a amontonar muchas piezas en campo contrario.

En los primeros minutos de la segunda mitad casi borda el planteamiento el conjunto grana, ya que Francesc Fullana condujo un contrataque que estuvo a punto de terminar en gol sino llega a ser por la intervención de Arnau Tenas. Amenazó el Nàstic, pero el Barça B no se asustó.

El filial culé tuvo el balón en la segunda mitad, pero de forma estéril. En ningún momento encontró ventajas en campo contrario y sus centros laterales se perdieron en la nada ante a la superioridad física de la entidad tarraconense en ese contexto. Solo Manaj pudo recortar distancias, pero su remate a bocajarro no encontró portería.  

Pol Ballesteros, Pedro Martín y Javi Bonilla entraron en el ecuador de la segunda mitad para darle oxigeno al equipo. Fue una interpretación perfecta del encuentro del técnico valenciano que le dio al equipo piernas frescas cuando más lo pedía. El futbolista de Vilassar fue otra vez trascendente desde el banquillo. Esta vez no anotó un gol, pero si que provocó la tarjeta roja de Álvaro Sanz en el minuto 85 que le agredió sin el cuero en juego. Allí murió el partido y el Nàstic ató otra victoria más que le permite seguir como líder y mantenerse una jornada más invicto, ya van diez de manera consecutiva. Números de Pro.

Temas

  • Nastic

Comentarios

Lea También