Turno para Francesc Fullana

El medio balear del Nàstic será el encargado de suplir al lesionado Pedro del Campo

Juanfran Moreno

Whatsapp
Francesc Fullana en un partido en el Nou Estadi con el Nàstic. 
FOTO: GIMNÀSTIC DE TARRAGONA

Francesc Fullana en un partido en el Nou Estadi con el Nàstic. 
FOTO: GIMNÀSTIC DE TARRAGONA

Es hora de Francesc Fullana. El mediocentro balear ya sabe que va a ser titular el domingo ante el Linares, tal y como reconoció en rueda de prensa su técnico, Raül Agné: «Fullana es un gran futbolista, un gran profesional y una gran persona. Ya te digo ahora que jugará y lo hará bien y no tengo ninguna duda de ello. Si por mi fuera los pondría a todos, pero solo puedo poner a once jugadores. Ahora es cuando los jugadores de verdad dan un paso adelante y Fullana lo es».

Las palabras del entrenador de Mequinenza tienen el objetivo de motivar y generar confianza en un futbolista que la necesita. Fullana nunca ha sido lo que la afición del Nàstic ha esperado que fuera, pero lo más importante es que todavía está a tiempo de serlo porque si algo tiene es talento.

El Nàstic le fichó el pasado mercado de verano en una de las grandes operaciones del verano. Un fichaje de campanillas por un futbolista al que quisieron alguno de los proyectos más poderosos de la categoría de bronce. El Balear finalmente apostó por el conjunto grana rechazando ofertas con mayor componente sentimental como la que tuvo del Atlético Baleares, entidad en la que fue referente y capitán.

Lo cierto es que no fue una temporada fácil para el mediocentro balear. Su rendimiento no fue ni lo regular ni lo determinante que se esperaba. No hay que responsabilizar solo al jugador de este hecho, ya que en el banquillo había un entrenador que planteaba un ecosistema de juego en el que Fullana era difícil que pudiese destacar. Es un jugador intenso, que sabe sufrir con el cuero, pero que prefiere estar en contacto con él. En el Nàstic de Toni Seligrat el cuero apenas pasaba por el centro del campo y eso penalizaba a jugadores como el balear. A pesar de ello logró acumular 25 partidos en los que fue titular en 15 de ellos. Una pieza importante, pero no diferencial.

Este año con Raül Agné la cosa es distinta. El Nàstic es un equipo que quiere más el balón, que intenta progresar con él mediante la asociación si el contexto y el rival lo permiten y eso provoca que Francesc Fullana haya dejado entrever que se siente más cómodo en este ecosistema. No obstante, sigue sin ofrecer ese rendimiento diferencial que se espera de él. Por eso no ha asaltado la titularidad de manera definitiva, ya que en la izquierda ha perdido fuelle y en el centro hasta el momento la opción de Del Campo había sido la favorita para Agné. Ahora tras acumular cero minutos en Castalia se le abre un horizonte totalmente nuevo. Está ante su gran oportunidad.

Raül Agné apostó por el 4-3-3 ante el Castellón en Castalia un sistema que podría repetir frente al Linares y que provoca que Fullana pueda ocupar su posición favorita, el interior. Allí es un futbolista con capacidad de estar en permanente contacto con el balón, pero también con capacidad para llegar a metros finales desde segunda línea, una virtud que ha demostrado dominar a lo largo de su carrera.

La baja de Del Campo durante las próximas semanas le ha abierto las puertas de la titularidad a Fullana de manera abrupta e inesperada. Tendrá que competir por un puesto o por dos en función de si Agné regresa al 4-4-2 o sigue con el 4-3-3 planteado en Castalia. Sus rivales son Javier Bonilla y Jannick Buyla. Eso sí, al balear la favorece el hecho de que es el mediocentro que más características similares comparte con Pedro del Campo. Un hecho que no resulta anécdota y que puede ser determinante a la hora de tener un puesto asegurado en el once titular durante las próximas semanas. Al menos frente al Linares lo tendrá. Es el momento de Francesc Fullana. Se espera un paso al frente.

Temas

Comentarios

Lea También