Más de Deportes

Un Granada que asusta con su potencial ofensivo

El conjunto nazarí presenta unos números ofensivos demoledores. En defensa, no es tan fiable y fuera de casa solo ha ganado un partido de los cuatro disputados

Juanfran Moreno

Whatsapp
El Granada celebra uno de los tantos conseguidos frente al Córdoba. Foto: Granada CF

El Granada celebra uno de los tantos conseguidos frente al Córdoba. Foto: Granada CF

Granada es una ciudad que añora su etapa reciente en Primera división. El curso pasado diseñó un plantel con la obligación de pelear por el ascenso, pero la irregularidad de resultados y la inestabilidad en los banquillos provocó que la temporada finalizará con un regusto amargo.
Este año, a nivel de nombres el conjunto nazarí no es un equipo tan espectacular, pero sigue presentando una plantilla completa, con talento y con derecho a pelear por todo. La comanda un Diego Martínez que no terminó de cuajar la temporada pasada en el Osasuna y que busca resarcirse en tierras andaluzas de su mala experiencia en Navarra.

El Granada es un conjunto con un potencial ofensivo reseñable. Cuando tiene espacios no suele utilizarlos para hacer daño al rival. Cuenta con dos puñales por banda como son Vadillo y Puertas que llegan al Estadi en un estado de forma deslumbrante. El equipo lo sabe y los busca de manera permanente en fase ofensiva.

El cuadro nazarí por tanto es un equipo muy vertical, con capacidad para hacer daño por los costados y que tiene en la capacidad de penalizar los fallos del rival su mayor argumento ofensivo. Así destrozaron al Córdoba en la pasada jornada, todos los fallos que tuvieron en la salida de balón fueron aprovechados por los de Diego Martínez.  

El Granada cuando ataca va en tromba. Acumula muchos futbolistas en metros finales y por ello su peligro es evidente. 

Uno se da cuenta del potencial ofensivo que manejan cuando Rodri Ríos es el delantero suplente. Delante suyo tiene a un Adrián Ramos que cada vez recuerda más a aquel delantero cafetero que encandiló a la Bundesliga. 

En todo caso, el Granada es un equipo que todavía tiene muchos aspectos que pulir. Sobre todo en fase defensiva. Al ser un equipo con tantos futbolistas ofensivos en su once inicial, suele partirse en ocasiones. O bien cuando se le supera la primera línea de presión o bien cuando el rival está contundente y se le roba el balón en pleno ataque estático. 

Además, el conjunto nazarí no está siendo un rival fiable como visitante. Esto lo refleja los resultados cosechados hasta el momento lejos de tierras granadas. Y es que el cuadro de Diego Martínez solo ha conseguido sumar una victoria en los cuatro partidos como visiante que acumula hasta el momento.

El Granada es un equipo que al acumular tantos futbolistas ofensivas suele tener problemas para replegar. 

Cierto es que el último partido que disputó como visitante fue ante el Deportivo hace dos jornadas en un partido en el que compitieron ante uno de los conjuntos más temibles de la categoría esta temporada. De hecho, llegaron a tener el peso del partido mediante el balón, pero los gallegos le pagaron con su misma moneada y le penalizaron hasta el límite sus errores.

En definitiva, Al Estadi Municipal de Reus llega un rival en clara línea ascendente, con algunos de sus futbolistas más destacados en plena forma. El cuadro rojinegro deberá frenar a Puertas y Vadillo, dos extremos diferenciales que además comienzan a ver puerta en las últimas semanas.

Para ello, el CF Reus deberá mandar con el balón y destaparle todas las carencias defensivas a un Granada que intimida mucho más por su fase ofensiva que por su fase defensiva. Además, deberá recuperar esa contundencia defensiva de la que no hizo gala frente al Almería. De no hacerlo, un avión nazarí llega con ganas de seguir despegando a base de victorias.

Temas

Comentarios

Lea También