Un Nàstic frágil y sin ideas pierde ante el San Fernando (San Fernando 2-0 Nàstic)

Fútbol. Mal partido del conjunto grana que encajó dos goles por la pasividad defensiva. Dopi abrió el marcador poco antes del descanso y Biabany anotó el segundo en los primeros minutos del segundo tiempo. Manu García acabó expulsado.

Jaume Aparicio

Whatsapp
Un Nàstic frágil y sin ideas pierde ante el San Fernando (San Fernando 2-0 Nàstic)

Un Nàstic frágil y sin ideas pierde ante el San Fernando (San Fernando 2-0 Nàstic)

‘Chirigota’ grana en la bahía gaditana. Si en Sevilla el Nàstic mereció más, en San Fernando no mereció otra cosa que la derrota. Severa derrota para un conjunto que completó uno de sus peores partidos de la temporada. No se enteró de nada. Defensivamente fueron extraordinariamente frágiles y en ataque adolecieron de una falta absoluta de ideas. Todo fueron balones largos a la espalda de la defensa. Ni una partitura diferente. El planteamiento fue defectuoso y los cambios, arma habitual del técnico Raül Agné, no tuvieron ningún efecto. Para colmo, Manu García se fue expulsado por tocar el balón con las manos fuera de su área y será baja ante el UCAM Murcia. Todo mal.

REVIVE EL PARTIDO EN EL RESUMEN  CORTESÍA DE FOOTTERS

Si el Nàstic quiere estar en la parte alta de la tabla no puede permitirse los números actuales a domicilio. Es de los peores visitantes. Está muy bien que en el Nou Estadi no se pierda ni un punto, pero fuera de casa no es permisible los 3 puntos de 18 posibles. No da para subir. Ni siquiera para play-off.

El San Fernando, que no había ganado todavía en casa, dominó el partido a su antojo. Nacho Castro, técnico de los andaluces, ganó la partida táctica entre banquillos, mientras que sus jugadores hacían lo propio con los duelos en el verde. El delantero francés Biabany se vistió de costurero, haciendo trajes a medida a jugador grana que se le salió al paso. Joan Oriol fue el que más le sufrió sin conseguir pararlo en ninguna acción. Marcó un gol pero dejó una impresión de autoridad y domino de todos los aspectos del juego que le convierten en uno de los mejores futbolistas a los que se ha enfrentado el Nàstic. Entre él y Carbó, un mediocentro de clase práctica, sometieron a los granas con juego y en intensidad.

Ni Trilles ni Quintanilla llegaron a tiempo para viajar a la Bahía de San Fernando. Agné contemplaba ese escenario, pero lo que no se esperaba era que su zaga lo acusara tanto. La defensa tarraconense perdió toda solidez y se mostró frágil, lenta y pesada. Una combinación letal que concedió todas las facilidades posibles a los andaluces. 

La responsabilidad no es achacable solo a la ausencia de los centrales, ni siquiera a la reubicación de Pol Domingo como central junto a Aythami. Mucho menos la presencia de Albarrán que pasó de jugar 15 minutos tras varios meses lesionado a completar 75 minutos de encuentro. Fue un pésimo rendimiento colectivo. Una pasividad general y una falta de intensidad inaceptables.

En ataque no fue mejor la cosa. En un día en el que Fullana ofreció uno de sus mejores rendimientos, el equipo estuvo plano. Sin recursos más allá de los balones a la espalda de la defensa o a la cabeza de Pablo Fernández. Todo se concentraba en esas dos opciones. La A y la B, sin que ninguna diera mucho resultado más allá que la única oportunidad clara de gol en todo el partido. Fue doble y pronto, en el minuto 6 de partido. La tuvo Carbia en un mano a mano con Perales que resolvió a su favor el arquero balear, ex del Nàstic. El rechace le cayó a Pablo Fernández que soltó una zapatazo a botepronto merecedor del 0-1, pero el zaguero puso la cabeza para despejar el esférico sobre la misma línea. De nuevo el cuadro grana dejaba escapar una ocasión para ponerse por delante del marcador como visitante. Una penitencia que arrastra por todos los campos que ha visitado y que le está pasando factura.

Pese a esa buena acción que nacía de un pase largo de Robert Simón, el Nàstic no ofreció capacidad de control en ningún momento. Todo lo contrario que el San Fernando que poco a poco fue tejiendo su superioridad. Cada vez se iba acercando más al área de Manu García. El gol rondaba en la primera aparición del portero blocando fácil un remate blandito de Dopi y en otra segunda atajada en otro disparo fácil de Juanmi Callejón.

A la tercera fue la vencida. En una cadena de errores, a cuál peor, Dopi conseguía el 1-0. Mal despeje de Albarrán, endeblez defensiva de Pol Domingo que pierde el cuerpo a cuerpo ante Callejón y pésima reacción de Joan Oriol que se deja ganar el rechace.

Un tanto que llegó justo antes del descanso y que tuvo su continuidad nada más iniciarse el segundo tiempo. En otra concatenación de fallos, empezando por otro despeje horrible, en este caso de Aythami, Biabany remató solo desde el área pequeña frente a cuatro defensores granas colocados en línea bajo palos. Ninguno cubrió al atacante del San Fernando y tampoco evitó que el cuero se colara entre ellos.

El 2-0 pesaba pero aún más la frustración de ver que el equipo no encontraba fórmulas para llegar a la portería rival. Salieron Ballesteros, que generó una ocasión nada más salir pero que se fue apagando,  Pedro y Buyla sin que el panorama cambiara para bien. Lo hizo para mal en un contragolpe que obligó a Manu García a salir de su área. Tocó el cuero con las manos y se marchó expulsado. Su baja -como la posible de Pablo Fernández que se retiró lesionado, serán efectos secundarios del pésimo papel del Nàstic como visitante que le ha sacado de la zona de play-off.

Temas

Comentarios

Lea También