Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un Numancia que sueña bajo la estabilidad

Un equipo protagonista con balón. Ha hecho del Estadio de los Pajaritos un auténtico fortín. De hecho, solo ha perdido tres partido como local. Como visitante, no es tan fiable

Juanfran Moreno

Whatsapp
Imagen del partido de la primera vuelta entre Numancia y Nàstic

Imagen del partido de la primera vuelta entre Numancia y Nàstic

El Numancia habita en la estabilidad con una naturalidad envidiable. Lleva ya varias décadas huyendo de sobresaltos. Sabe que tiene su hueco en Segunda. De vez en cuando, escapa a Primera y cuando le toca regresar a la categoría de Plata no le importa volver a arremangarse. 

Con Jagoba Arrasate en el banquillo, el conjunto rojillo parece haber encontrado su mayor pico de tranquilidad, y ya es difícil. Con el técnico vasco, la identidad del Numancia no corre peligro. Las cosas pueden salir mejor o peor, pero nadie duda de que los experimentos y las estridencias no tienen cabida en tierras sorianas.

Esta temporada, los rojillos están peleando de manera firme por los play off. Bajo una capacidad extrema para sacar tajada como local, los de Jagoba Arrasate ocupan en la actualidad la cuarta plaza de la tabla. Nadie contaba con ellos por potencial de plantilla, pero se les da bien lo de hablar en el campo y no fuera de él. 

La realidad es que el Numancia como visitante es un conjunto mucho menos temible que como local. No obstante, su propuesta no varía. Sea cual sea el escenario, siempre quieren mandar mediante el balón. Sabe cuidarlo. Ataca y se defiende con él. 

Bajo el 4-2-3-1 tiene la capacidad de plantarse en el medio campo rival y asociarse con facilidad. Suele disfrutar de una circulación de balón fluida, por lo que sabe manejarse en trincheras rivales. Además, también sabe manejarse en las transiciones ofensivas. Contar con hombres como Pere Milla o Valcarce ayuda a ello. 

Sin embargo, el conjunto soriano también tienen sus puntos débiles. Si se les sabe atacar, es muy factible que puedan acabar besando la lona. La realidad es que el Numancia es un conjunto que ha tenido problemas para manejarse en su propia área. Sabe defenderse de manera organizada, pero peca de contundencia en algunas acciones. 

A nivel de nombres propios, el Numancia es un equipo que precisamente destaca por su coralidad, pero también hay que resaltar que cuenta con una serie de jugadores que suelen marcar la diferencia. 

El primero de ellos es Aitor Fernández, un portero que ha alcanzado su clímax futbolistíco en Soria y que colecciona paradas antológicas con una facilidad rutilante. Sin ir más lejos, una de sus muchas paradas fue elegida como la mejor de toda la Segunda División en el pasado mes de marzo. 
Por fortuna para el Nàstic, Arrasate no podrá contar con dos futbolistas que son capitales en su esquema. Ni Diamanka ni Iñigo Pérez, el doble pivote titular del Numancia en los últimos partidos, podrán estar presentes frente a los granas ya uno está lesionado y el otro sancionado. 

Sí que estará Pere Milla, un mediapunta o extremo con gran capacidad para generar peligro en los metros finales. Los seis goles y tres asistencias que acumula hasta el momento habla muy bien de la facilidad que tiene para sumar tangibles.

Por último. todo apunta a que Guillermo será el delantero titular del Numancia, pero tampoco sería sorprendente que fuera Higinio quien ocupara la punta de ataque, ya que el ariete murciano fue vital en la última victoria de los rojillos frente al Lugo con dos goles tras su entrada desde el banquillo. 

Temas

Comentarios

Lea También