Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un año y medio sin pisar el infierno del descenso

Desde que el CF Reus se encuentra en Segunda División, todavía no ha ocupado en ninguna jornada los últimos cuatro puestos de la clasificación

Marc Libiano

Whatsapp
Alfredo González

Alfredo González

bla de la buena trayectoria del CF Reus en Segunda División. Desde que ascendió, hace justo una temporada y media, el equipo rojinegro todavía no ha ocupado en ninguna jornada la zona de descenso directo. Es decir suma 63 partidos, una vez finalizada de la primera vuelta del actual curso, sin saber lo que significa ese pequeño infierno. Siempre se ha visto al Reus, por su inexperiencia en la categoría, como serio candidato a una de esas cuatro plazas, sobre todo el año pasado donde era novato en el fútbol profesional. En todo momento, el equipo reusense ha competido con dignidad y orgullo y ha roto cualquier tipo de previsión inicial.

Durante este viaje en la categoría de plata han existido momentos difíciles, en concreto dos, que han acercado al Reus a ese lugar en el que nadie desea estar. Fue punto de inflexión el trascendental triunfo ante el Nàstic, en el derbi de la segunda vuelta de la pasada temporada. Aquel gol de Máyor en el descuento catapultó al Reus, que se presentaba al partido con sólo tres puntos de colchón sobre el descenso y con uno margen sobre el Nàstic. Sin duda era el peor momento de los de Natxo González. El instante que más cerca vieron el pozo.

El Reus logró unos registros históricos, se salvó a falta de tres jornadas para el final del campeonato, precisamente en Elche, y sumó 55 puntos que le dejaron en el puesto 11. Un resultado totalmente apetecible en los presagios iniciales.
Ya en el nuevo tránsito, con Aritz López Garai al mando del Reus, los rojinegros tampoco no han abandonado los buenos hábitos. Han finalizado la primera parte del campeonato con 26 puntos, cinco por encima del Barcelona B, primer rival que marca la zona de descenso. Dispone de 10 de margen con los otros tres equipos de la quema, Sevilla Atlético, Córdoba y Lorca. Los registros permiten acceder al optimismo, a pesar del mal final de año de los reusenses. En todo caso, Garai deberá evitar relajaciones extra para no caer en las dificultades.

Ante el Lugo, este sábado, el Reus dispone de otra oportunidad para engordar su buen comportamiento en Segunda División.
La diferencia más escasa que ha separado al Reus del infierno es de un punto. Ocurrió en tercera jornada del actual curso, tras perder en Oviedo (3-0). Desde entonces, esa presión añadida que transmite la zona baja no ha afectado a los de Garai. En la cuarta jornada, la victoria ante el Numancia, con gol de Máyor, relanzó de nuevo al equipo.

Poco amigo del mercado invernal
En pleno mes de enero y con el mercado en ebullición, el Reus siempre ha enseñado equilibrio y no ha cometido operaciones estridentes. El buen hacer del equipo no ha provocado la necesidad absoluta de acudir a la subasta, normalmente hinchada de precio económico. Se espera que en el actual ejercicio, la actitud del club mantenga esa línea. En los mercados de invierno de los últimos cuatro años, desde que se inauguró el proyecto Oliver, solamente se han traído piezas que ocuparan huecos en la plantilla que habían quedado huérfanos.

Curiosamente, la llegada de Aritz López Garai jugador, en enero de 2016, se convirtió en la adquisición más rentable en rendimiento. El Reus acabó ascendiendo aquella temporada.

La dirección deportiva se encuentra expectante por si aparece alguna opción interesante que pueda mejorar la plantilla, aunque no se volverá loca. El Reus todavía dispone de una ficha libre para poder cubrir y no hay síntomas de salida de algún futbolista de la actual plantilla por ahora.

Temas

Comentarios

Lea También