Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Un baño, tres banderas y una cima: Cadiach volverá a intentar el Broad Peak (8.047 m.)

Como siempre hace antes de viajar a un ochomil Òscar Cadiach se dio ayer un remojón en el mar. Luego el alcalde le deseó suerte para ascender el Broad Peak (8.047 m.), que se le resistió en 2014.
Whatsapp
Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Òscar Cadiach tiene unas vistas privilegiadas desde la terraza cubierta de su casa. Cada mañana se despierta contemplando el Fortí de la Reina y el esplendor de la Platja del Miracle. Ayer bajó hasta su orilla y se dio un baño. Es una de sus costumbres justo antes de partir a cualquiera de las grandes cimas de Himalaya. Y aunque ayer no era el día de su marcha -hasta mañana no partirá rumbo a Islamabad (Pakistán)-, sí era la jornada en que la ciudad le despedía con todos los honores. Llevaba años sin un tributo de esa magnitud. Pero su expedición alBroad Peak posee un simbolismo más que especial. Si logra su cumbre principal, de 8.047 metros, se convertirá en el primer alpinista catalán en culminar los 14 ochomiles de la Tierra.

Asegura Cadiach que en esos baños encuentra la calma necesaria para afrontar sus grandes retos; que en el mar logra prepararse psicológicamente para ascender sin oxígeno artificial hasta la conocida como la zona de la muerte, donde la vida no es posible; a enfrentarse a temperaturas extremas que pueden llegar hasta los -40 grados, y al riesgo de padecer congelaciones y mal de altura; a progresar enmedio de la nieve profunda; a escalar esas paredes verticales de hielo y roca que se levantan frente a su figura;a combatir la fatiga; y a batirse con todos esos elementos. No siempre se sale con la suya. Hace justamente un año se quedó a sólo 22 metros de la gloria, pero tuvo «la sangre fría para no arriesgar más de la cuenta y saber detenerse cuando toca», recordaba ayer el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, en el acto en el que junto al teniente de alcalde Javier Villamayor, desearon suerte a Òscar. Ambos se mostraron convencidos de que conseguirá su objetivo. «Las montañas siempre están ahí y nosotros estamos de paso; siempre podemos volver», contestó Cadiach sobre el intento fallido de 2014.

El alpinista tarraconense partirá esta vez con la ventaja de conocer como nunca la montaña (en 1990 ya alcanzóademás su pico norte, de 7.600, yen 1992 el Central, de 8.020 m.). De ahí que haya alterado algunos aspectos de la estrategia que seguirá. Por un lado la ruta de acceso al campo 1, que varía sobre la convencional, y también la instalación de un campo IVadicional, a 7.500 metros, unos 500 por debajo de la antecima, el Rocky Summit, el punto exacto donde la temporada pasada Cadiach se dio la vuelta junto con Anna Pujol y JoanMarc Flores.

Pujol, la doctora de Ponts que entonces sufrió congelaciones en los dedos de los pies (ya se ha recuperado), vuelve a acompañarle. Esta vez junto con los gerundenses Carles Figueras y Jordi Bosch ‘Barraca’ y el navarro Patxi Goñi.

Cadiach, que espera hacer cima en la segunda quincena de julio, compartirá además sinergías en el Broad Peak con los vascos Alberto Zerain y Juanito Oiarzabal. Coincidirá con ellos ya en el campo base. Oiarzabal, que ya culminó los catorce ochomiles, trata de ser ahora el primer alpinista de la historia que los repite todos por dos veces. Le faltan cuatro ahora mismo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También