Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un mes de enero sin salir de casa para el CF Reus

Los rojinegros jugarán tres de los cuatro primeros partidos del año en el Estadi. Una buena oportunidad para rascar puntos

Marc Libiano

Whatsapp
Édgar Hernández y Lékic celebran un gol en el Estadi. Foto: A. González

Édgar Hernández y Lékic celebran un gol en el Estadi. Foto: A. González

El arranque de 2018 no va a mover al Reus de casa. Tres los cuatro partidos del mes de enero los va a jugar de local, en el Estadi. El otro tiene nombre propio; derbi y se disputará en Tarragona. Visitarán la casa reusense El Alcorcón, el 6 de enero como estreno en la última jornada de la primera vuelta; el Lugo el próximo 13 de enero y el Oviedo, para finalizar el mes, el 28. Por otro lado, el 21, los rojinegros completarán el desplazamiento más corto de la temporada. Se presentarán en Tarragona para medirse al Nàstic.

Garai confía en la fortaleza que sus chicos han mostrado en el Estadi para agarrar puntos en el estreno de 2018 y mantener al Reus en esa zona de confort en la clasificación. A día de hoy, los rojinegros suman 25 puntos, cinco de colchón con respecto a la zona de descenso.

Se ve como crucial esa primera cita ante el Alcorcón, sobre todo para romper una mala dinámica en el final de 2017, que desencadenó en el triste 5-0 de Córdoba. Vencer a los madrileños ofrecería muchísimas licencias. 28 puntos en la primera vuelta y la sensación de que en casa los reusenses no abandonan la firmeza. El Reus terminó con 30 puntos la primera parte del campeonato, en el pasado curso. Los registros no se diferencian mucho de aquella travesía dulce en la Segunda División. Hay colchón de seguridad con respecto al abismo, aunque no conviene confiarse demasiado y más con una segunda vuelta tan larga por delante y el mercado invernal a punto de abrirse.

Los equipos con urgencias acuden a los fichajes para hallar soluciones y es probable que rivales directos derrochen esfuerzos y dinero para apuntalar sus plantillas. En el Reus no aparece ese problema, por lo menos a simple vista. De hecho no se esperan operaciones extravagantes durante el mercado, a priori. A no ser que la planta noble se guarde algún as en la manga.

La plantilla y el cuerpo técnico completaron ayer por la tarde el último entrenamiento del año, ya que los jugadores disponen de fiesta hoy y mañana para poder pasar el fin de año con sus familiares. El Reus volverá a la actividad el día 2 ya para centrarse en el Alcorcón. Durante los dos últimos días, el equipo se ha ejercitado en doble sesión para recuperar el tono físico tras las vacaciones navideñas.

Ya entrenan con el resto del grupo y con normalidad Fran Carbia y Máyor. El delantero ya disputó el partido de Córdoba al completo por lo que podrá actuar ante su exequipo si Garai lo considera oportuno. 

El técnico no ha pedido refuerzos con urgencia, aunque no resulta descartable que durante los próximos días el Reus pueda cerrar alguna operación, sobre todo en las posiciones donde se encuentran sus debilidades, ya sea en el centro del campo o en el ataque. La dirección deportiva está atenta a que pueda surgir alguna buena oportunidad, aunque no nadie espera que el derroche económico al que quiere aspirar o al que puede aspirar el Reus acabe seduciendo a algún jugador de postín.

Temas

Comentarios

Lea También