Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un punto justo (Nàstic 0-0 Numancia)

El Nàstic tuvo dos ocasiones claras para marcar en la primera mitad, en las botas de Álvaro, mientras que el Numancia mandó un balón al poste en el segundo tiempo

Jaume Aparicio

Whatsapp
Final del partido en el Nou Estadi. FOTO: Jaume Aparicio

Final del partido en el Nou Estadi. FOTO: Jaume Aparicio

El empate que figuró en el marcador del Nou Estadi fue el resultado más justo. Hubo una parte para cada equipo. El Nàstic pudo y debió adelantarse en el marcador en el primer tiempo. A Álvaro Vázquez le falló la definición. Aitor Fernández, arquero del Numancia, también puso de su parte para que el delantero grana se quedara sin el premio del gol, con una parada espectacular.

La segunda mitad tuvo color soriano. Si el portero salvó al Numancia, al Nàstic le indultó el poste que repelió el disparo de Pablo Valcarce. Un punto que permite sumar de cara las 50 unidades necesarias para la permanencia.

El Nou Estadi es ideal para los árbitros. A lo largo de la competición deben exhibir personalidad para demostrar virtudes de cara a un posible ascenso de categoría. Mostrar carácter en el Carlos Tartiere, El Molinón-Quini o el Ramón de Carranza de Cádiz ante más de 15.000 espectadores requiere valor.

Es mucho más fácil ofrecer la versión casera y sacar amarillas a los visitantes aunque después el Comité de Competición te rectifique. Y así, los colegiados sacan su valentía en campos más modestos, como el del Nàstic. Aquí se ven capaces de mostrar dureza con los locales como reveló el árbitro vasco Sagues Oscoz desde los primeros minutos de partido.

No se lo pensó para en menos de seis minutos amonestar a Juan Muñiz y Abraham, al tiempo que condenaba acciones duras de los futbolistas sorianos. 

Le fue hasta bien al conjunto de Nano Rivas para calentarse, igual que el público, y entrar en el partido. Aceleró el ritmo para romper el ‘tejemaneje’ con el que había comenzado el Numancia de Jagoba Arrasate. La verticalidad que emplearon los futbolistas granas desarmaron a los numantinos. El medio del campo inyectó velocidad al juego para llegar rápido a la meta rival.

El primero que llegó fue Muñiz que probó fortuna desde el mismo punto del que marcó ante el Lugo. Tropezó con un defensor bien colocado. El asturiano que volvía al once titular salió inspirado en las jugadas a balón parado. 

Álvaro Vázquez asumió los galones del ‘9’ (aunque luzca el ‘15’). Capitalizó el ataque y tuvo el gol en sus botas en tres ocasiones. Pero apareció Aitor Fernández. El meta del Numancia se lució en el Nou Estadi. En el minuto 22 voló para despejar un testarazo perfecto del delantero de Badalona. Era más de medio gol. Una intervención digan de la mejor parada de la jornada, como poco. 

Más clara fue la que dispuso segundos antes del descanso. Sergio Tejera filtró uno de esos pases idílicos para el atacante. Un balón al hueco para la carrera de Álvaro. El delantero cedido por el Espanyol se plantó solo frente al arquero, pero no consiguió convertir la mejor ocasión del partido en gol. Disparó centrado sobre la posición de Aitor que blocó en dos tiempos.

En todo el primer tiempo, la defensa grana se impuso al ataque soriano. Ni Pere Milla ni Higinio pudieron conectar con sus compañeros. Las pocas iniciativas ofensivas visitantes fueron disparos lejanos sin importunar a Dimitrievski.

La balanza se decantó ligeramente al campo del Nàstic en el segundo tiempo. El juego se acerca acercaba a la portería de Gol de Mar que defendía el cuadro tarraconense. Pablo Valcarce remató al poste después de una buena jugada trenzada por el equipo soriano que atacó por la izquierda, ante un flojo Kakabadze, y finalizó en la derecha, con el remate del centrocampista. 

Nano Rivas detectó problemas en los suyos. Los jugadores granas habían perdido el hilo ofensivo y habían dado pasos de retirada. El técnico trató de reconducir la situación con Juan Muñiz como conductor en la mediapunta y Jean Luc arrancando desde la cal. No produjo incertidumbre en un Numancia que apretaba en busca del tanto de la victoria, aunque la salida de Javi Márquez sí contribuyó a romper el partido definitivamente. 

El duelo se situó en un punto medio fino que amenazaba con caer del lado más afortunado o preciso. Pero ni Nàstic ni Numancia asumieron los riesgos y la valentía para ir a por el triunfo. Ambos se conformaron con ese punto que permite seguir sumando a los dos conjuntos de cara a sus objetivos.

Temas

Comentarios

Lea También